30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pinoso retira el vertido de lodos fecales acumulados en el cauce del Rodriguillo

La Concejalía de Medio Ambiente lo achaca a un caudal hídrico excesivo por las persistentes lluvias que la depuradora no tiene capacidad de tratar

Los trabajos para retirar los fangos de aguas fecales en el cauce del Rodriguillo.  | INFORMACIÓN

Los trabajos para retirar los fangos de aguas fecales en el cauce del Rodriguillo. | INFORMACIÓN

Un nuevo vertido de aguas residuales de la depuradora de Pinoso al cauce de la pedanía del Rodriguillo ha obligado al Ayuntamiento a actuar con rapidez para limpiar la zona y retirar los lodos. Una excavadora está procediendo a extraer los fangos acumulados en el cauce y el próximo viernes, una vez que estén secos, serán retirados de este enclave conectado con el humedal del Prado. Según ha explicado la concejala de Medio Ambiente y Aguas, Silvia Verdú, no se trata de un vertido de lodos sino de carga orgánica. En su opinión, el problema se ha producido por la falta de capacidad de la estación depuradora de aguas residuales para tratar todos los caudales que le han llegado en el último mes a consecuencia de las persistentes y abundantes lluvias primaverales. Cabe precisar que en el casco urbano de Pinoso las aguas pluviales se unen a las aguas residuales a través de la misma conducción que conecta con la planta.

El lodo procedente de las aguas residuales depositado en el cauce del Rodriguillo. INFORMACIÓN

La obra llevada a cabo en febrero de 2020 para instalar un arquetón en la misma depuradora, proyecto de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales en el que se invirtieron cerca de 600.000 euros, ha filtrado eficazmente los residuos sólidos impidiendo el paso de las toallitas y compresas que se arrojan indebidamente al alcantarillado. Pero no ha podido evitar que parte de las aguas fecales alcancen el cauce. Una circunstancia en la que también ha influido la eliminación, durante el pasado mes de marzo pasado, de una escollera artificial de piedra que evitaba el retranqueo del caudal procedente de la depuradora. La situación ha vuelto a generar malestar entre los vecinos de la pedanía más poblada de Pinoso por los fétidos olores que llevan soportando desde el pasado fin de semana y el riesgo a sufrir una plaga de mosquitos, cuyas picaduras pueden trasmitir enfermedades infecciosas como la leishmaniosis. Un problema de salud pública al que los ecologistas suman el daño ambiental generado y que ha podido afectar a la población de pez fartet que había establecido su hábitat en este hidrohumedal.

El fango extraído del cauce será retirado el viernes cuando se haya secado. INFORMACIÓN

«La escollera que quitamos se colocó de nuevo donde estaba a mediados de abril y el cauce ya se ha limpiado en profundidad. De hecho, las aguas ya vuelven a ser cristalinas como antes», ha asegurado la concejala anunciando que la solución definitiva llegará con un nuevo proyecto de la Conselleria de Medio Ambiente, valorado en un millón de euros, en el que el Ayuntamiento lleva varios años trabajando junto a la Dirección General de Aguas. La actuación consistirá en prolongar dos kilómetros la tubería desde la carretera de El Rodriguillo para evitar vertidos y lograr una naturalización de todo el cauce. Así lo ha explicado Silvia Verdú enumerando todas las actuaciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento durante los últimos años para acondicionar el cauce del Rodriguillo y garantizar la calidad de vida de los vecinos de la pedanía, «evitando que puedan sufrir malos olores y mosquitos».

Con cargo a las arcas municipales este año se ha eliminado el carrizal, se han limpiado todos los restos sólidos acumulados en el cauce desde hace años y también se han aplanado los accesos laterales. Todo ello para intentar acabar con una problemática que se repite desde hace décadas suscitando continuas quejas de los vecinos. Sobre todo con los calores de la primavera y el verano.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats