Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El «boom» solar se dispara en el Vinalopó por el precio, la orografía y la conexión

Las compañías fotovoltaicas se decantan por el interior de la provincia en busca de suelos de secano, soleados, llanos, baratos y próximos a las estaciones eléctricas para reducir al máximo los costes de construcción de las plantas

Imagen aérea de una planta fotovoltaica de la comarca del Alto Vinalopó instalada en una finca arrendada por un agricultor de Beneixama. | ÁXEL ÁLVAREZ

Imagen aérea de una planta fotovoltaica de la comarca del Alto Vinalopó instalada en una finca arrendada por un agricultor de Beneixama. | ÁXEL ÁLVAREZ

El boom por construir plantas fotovoltaicas se ha disparado en toda la provincia. Pero en los últimos meses las compañías energéticas están mostrando un especial interés por las zonas del interior. Sobre todo por el Alto y Medio Vinalopó. De hecho, el número de proyectos presentados para instalar plantas solares en ambas comarcas supera el medio centenar y se extienden principalmente por los términos municipales de Villena, Salinas, Monóvar, Sax, Petrer, Elda, Novelda y Monforte del Cid.

Los motivos responden a cuestiones de carácter fundamentalmente económico aunque también hay condicionantes técnicos. Los promotores de este tipo de instalaciones de energía renovable quieren suelos de secano, soleados, baratos y de una orografía llana para no tener que llevar a cabo costosos movimientos de tierra. Pero también buscan terrenos que se encuentren próximos a las estaciones de la Red Eléctrica de España para poder verter, de forma rápida y cómoda, toda la energía que obtengan del astro rey. Esos son los requisitos fundamentales para construir una macroplanta.

Pero no ocurre lo mismo con las pequeñas instalaciones. Según explica Carlos Arribas, responsable de Ecologistas en Acción, en esos casos vierten la energía a las líneas de media tensión de 20 KV, por lo que necesitan estar cerca de esas infraestructuras. Es el caso, por ejemplo, de las dos planta cuya ejecución se acaba de aprobar en Novelda y El Rebentó de Petrer, cerca de la autovía A-31 de Alicante-Madrid. Producirán menos de 5 MW por lo que podrán inyectar toda su producción energética a la subestación eléctrica que se encuentra situada en los baños de la Sal.

El valor de los terrenos es otro de los factores por el cual los planes para el desarrollo fotovoltaico están aumentando su presión en el interior de la provincia. En la costa el suelo es más caro como producto de los movimientos especulativos asociados en muchas ocasiones al turismo. Por contra, en las zonas de cultivo de secano es muy apetecible para un agricultor alquilar sus tierras por una renta fija. «Les están ofreciendo entre 1.500 y 1.800 euros por hectárea al año. Un rendimiento que es mayor que el que obtienen de los cultivos de secano trabajándolos todo el año», argumenta Arribas.

El ambientólogo Santiago Hernández Puig también pone el foco en la búsqueda de terrenos próximos a las estaciones eléctricas de Beneixama y Rocamora por parte de las grandes compañías. «Ambas son estratégicas a escala provincial y es un factor clave para las empresas del sector porque, de ese modo, pueden reducir la instalación de nuevos tendidos eléctricos, que son bastante complejos a nivel de tramitación administrativa». En cualquier caso, según advierte Hernández Puig, las dos estaciones están ya prácticamente saturadas con lo que, si realmente se quieren poner en funcionamiento todas las plantas que están sobre la mesa, será necesario ampliarlas para aumentar su capacidad receptora y distribuidora de energía.

Alegaciones

En el Vinalopó la zona más demanda es Villena con una veintena de proyectos para instalar plantas solares. En su mayor parte se acumulan en los núcleos de Sierra Salinas y La Encina-Alforins. La Asociación Salvatierra-Ecologistas en Acción de Villena ha presentado alegaciones a todos los proyectos de centrales fotovoltaicas que se hallan actualmente en exposición pública. Son concretamente la planta «FV Argos de 88,8 MW y 191,93 hectáreas en la zona del Collado de Salinas y en la zona de la Encina-Albarizas; y las plantas «FV La Oliva» de 59,95 MW y 115 hectáreas y «FV Benejama Rotonda I» de 57,53 MW y 88,46 hectáreas. En las alegaciones a la instalación del Collado de Salinas se ha contado con un informe de la UA que informa de la existencia de especies de flora incluidas en el Catálogo Valenciano de Especies de Flora Amenazadas, y también en Peligro de Extinción en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Una amenaza para la Vía Augusta y el Camino de Aníbal

El paraje de la Encina-Albarizas del término municipal de Villena ya acumula cuatro propuestas de grandes centrales fotovoltaicas, algunas de ellas incluidas en áreas catalogadas como «Paisaje de Relevancia Regional». Desde la Asociación Salvatierra de Villena se advierte de que la presión sobre esta zona hará casi inviable la supervivencia del cernícalo primilla, además de implicar la destrucción de un paisaje agrícola tradicional y acabar con la posibilidad de valorizar la Vía Augusta y el Camino de Aníbal, dos trazados de un singular valor histórico para las provincias de Alicante y Valencia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats