Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primer permiso carcelario para la exalcaldesa Milagrosa Martínez

La noveldense disfruta de unos días fuera de la prisión de Villena tras cumplir tres de los nueve años de condena por el caso Gürtel

La ex consellera Milagrosa Martínez antes de una de las vistas en el TSJCV.

La ex consellera Milagrosa Martínez antes de una de las vistas en el TSJCV.

La expresidenta de la Cortes Valencianas, exconsellera de Turismo y exalcaldesa de Novelda por el PP, Milagrosa Martínez, está disfrutando de su primer permiso penitenciario tras haber cumplido tres de los nueve años de prisión que le impuso el TSJ por el caso Gürtel. Su salida de tres días de la cárcel de Villena, donde está cumpliendo la condena, ha sido aprobada por la junta de tratamiento penitenciario al haber cumplido un tercio de la pena y mostrar un buen comportamiento. De hecho, Milagrosa Martínez colaboró mucho en los primeros meses de la pandemia, junto a otras reclusas del módulo de mujeres, trabajando en la confección de mascarillas para evitar los contagios de covid-19.

Cabe recordar que ingresó en el centro Alicante II de Villena en mayo de 2018 para cumplir la condena impuesta por la primera pieza separada de las seis en las que se dividió el caso Gürtel. Concretamente la relativa al pabellón valenciano en Fitur, en la que también fueron condenados los cabecillas de la trama: Francisco Correa y Pablo Crespo, a 13 años de prisión, y Álvaro Pérez «El Bigotes» a 12 años y 3 meses, por las irregularidades cometidas en la contratación del expositor de la Generalitat Valenciana en Fitur entre las ediciones de 2005 y 2009.

La tranquilidad y entereza que Milagrosa demostró desde que ingresó en la cárcel no hizo necesario que las funcionarias la incluyeran en el Programa de Prevención de Suicidios. Un protocolo que se aplica en función del estado anímico de la nueva reclusa y a través del cual una interna de confianza, a la que se llama «sombra», vigila las 24 horas del día a la recién ingresada para evitar que pueda atentar contra su vida.

La expresidenta de las Cortes tuvo una buena y rápida adaptación a un régimen penitenciario que implica permanecer 15 horas al día en una pequeña celda con váter y ducha, y donde puede ver la televisión pero sin conexión a internet. Sus dos hijos solo pueden ingresarle en el peculio un máximo de 80 euros a la semana para gastar en productos de higiene y alimentación que puede comprar en el economato del módulo. Las visitas son una a la semana en los locutorios y cada dos meses un vis a vis familiar que con la pandemia se interrumpió, de forma preventiva, para ser sustituido por videollamadas. Sus conocimientos jurídicos -es abogada- los está utilizando para ayudar a otras reclusas a redactar sus recursos y peticiones ante la dirección de la cárcel. Una predisposición que le ha granjeado una gran popularidad en el módulo.

La cárcel de Villena donde cumple pena Milagrosa Martínez. | ÁXEL ÁLVAREZ PÉREZGIL

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats