Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aulas menos ruidosas en Elda y Petrer

Voluntarios de la Asociación de Personas con Discapacidad Auditiva elaboran botas de lana para colocarlas en las patas de las mesas y sillas de las aulas

Calzan con botas de lana las patas de las mesas y sillas de las aulas de los colegios de Elda y Petrer.

Calzan con botas de lana las patas de las mesas y sillas de las aulas de los colegios de Elda y Petrer. INFORMACIÓN

La Asociación de Personas con Discapacidad Auditiva, Apanah, de Elda ha lanzado “Trenzando Redes por la Inclusión”, una iniciativa que pretende reducir al máximo la reverberación de las aulas para eliminar las barreras de comunicación y para que el ruido no interfiera en los procesos de aprendizaje del alumnado con discapacidad auditiva y otros trastornos en la comunicación. La trabajadora social de Apanah, Anto Noya, ha indicado que “en las aulas el ruido ambiente causado por el movimiento de las sillas aísla y dificulta el seguimiento en el aula a niños y jóvenes con discapacidad auditiva”.

Para reducir el ruido se van a poner unas botas de lana tejidas por voluntarias y voluntarios en las patas de mesas y sillas. El objetivo es conseguir 5.000 botitas para el 3 de diciembre, Día de las Personas con Discapacidad, y poder cubrir así las aulas de los centros educativos de ambas poblaciones cuyos ayuntamientos colaboran con la iniciativa. También colabora la Obra Social de Caixapetrer que ha editado una guía con las características y las instrucciones para tejer las botas. La lana se entrega de forma gratuita en la Tourist Info de Petrer o en la sede de Apanah.

La alcaldesa de Petrer, Irene Navarro, ha indicado que “esta llamativa iniciativa permitirá además concienciar a todo el alumnado sobre el problema que supone para algunos compañeros y compañeras los molestos ruidos”, y ha agradecido a Apanah, al resto de instituciones, así como a las voluntarias y voluntarios que van a tejer las botas por el trabajo en común para conseguir este objetivo tan importante. Las botas de lana van a permitir amortiguar la contaminación acústica en las clases, cuando los niños y niñas se levantan o mueven sus pupitres.

Ambiente sonoro

Mejorar el ambiente sonoro es imprescindible para mejorar la calidad educativa. No hacerlo puede provocar déficit de atención y memoria, alteración de la capacidad lectora, discriminación auditiva, falta de motivación, nerviosismo, alteraciones en el sueño, estrés y ansiedad. La concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Elda, Alba García, ha indicado que la asociación local de amas de casa de la población van a participar y “hemos pedido a los directores de los colegios que nos informen de las necesidades que tienen”.

Por su parte María Dolores Pastor, vicepresidenta de la obra social de Caixapetrer, ha subrayado que cuando Apanah les presentó el proyecto “nos pareció muy interesante, y un tema aparentemente tan sencillo como unas botitas han creado sinergias entre alumnos, alumnos beneficiarios, personas mayores de Petrer y Elda, y de asociaciones y entidades que se han volcado”. España es el segundo país más ruidoso del mundo, tras Japón. La OMS (Organización Mundial de la Salud) advierte de que la contaminación acústica pone nerviosos a los pequeños, más vulnerables que los adultos ante los efectos nocivos del ruido. La exposición de los niños al ruido puede causar problemas de sociabilidad y otras amenazas al desarrollo cognitivo infantil.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats