Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Descubren una entrada desconocida en el mayor refugio antiaéreo de Novelda

Los operarios buscaban una fuga de agua en la calle pero han desenterrado el acceso a una galería subterránea para 4.000 personas junto a la fábrica de armas de la Guerra Civil - El Ayuntamiento se prepara para poder estudiar su interior

Descubren una entrada desconocida en el mayor refugio antiaéreo de Novelda AXEL ÁLVAREZ

Un inesperado hallazgo ha permitido localizar la entrada del refugio antiaéreo más grande de Novelda de cuya existencia no se tenía ningún conocimiento. Los operarios estaban excavando en la calle Goya, en las inmediaciones del parque Tremecén, buscando el origen de una posible fuga de agua cuando han observado los ladrillos del arco de acceso al recinto subterráneo. «Por testimonios conocíamos que en una calle paralela se encontraba una antigua fábrica de armas de la Guerra Civil y también se sabía que había varias entradas. Pero desconocíamos donde estaba exactamente», ha explicado Concha Navarro, arqueóloga municipal de Novelda durante treinta años y actualmente jubilada. «Suele ocurrir que hallazgos espectaculares surgen de forma fortuita como ha ocurrido este miércoles», añadió entusiasmada.

También acudió rápidamente al lugar la concejala de Cultura y Patrimonio. «Ha sido una grata sorpresa y parece estar muy bien conservado pero ahora hay que hacer mediciones e informar a la Conselleria para poder acceder a su interior», señaló Mado Abad.

14

Descubren una entrada desconocida en el mayor refugio antiaéreo de Novelda AXEL ÁLVAREZ

Este refugio fue el que utilizaron durante la Guerra Civil los trabajadores de una de las dos fábricas armamentísticas de la ciudad. Concretamente la «Número 4», de la que todavía quedan algunos vestigios. Se encontraba en la confluencia de la calle Sentenero con Maestro Ramis, ocupaba una superficie de 13.000 metros cuadrados y se construyó sobre una antigua bodega.

La dirigió un comité de la CNT-FAI, con una producción semanal de 112.000 kilogramos y la existencia del único polvorín conocido en la población. Esta factoría se dedicaba a la fundición, laminación y corte en disco del material necesario para la fabricación de cartuchos, balas, laminado y fuselaje de aviones. Albergó el refugio antiaéreo más grande de la ciudad, con capacidad para 4.000 personas, y en 1940 se convirtió en una cárcel. La «Número 4» se desmanteló durante la posguerra y parte de sus vigas de acero se emplearon para terminar de construir el Santuario de Santa María Magdalena. Además, la escoria del metal fue recogida por los pobres de la ciudad para poder venderla a peso y ganarse el sustento diario.

Según explica José Luis Pellín Payá, archivero municipal y técnico de Memoria Democrática, se han documentado en el Archivo Municipal la existencia de 13 refugios antiaéreos en Novelda. Todos ellos comenzaron a construirse a partir de mayo de 1938 a medida que el frente se desplazaba hacia el Levante y Teruel. De los 13 refugios sólo se conservan dos planos en el Archivo y destaca el emplazado en la actual Glorieta donde también se instaló, en la azotea de un edificio próximo, una ametralladora antiaérea y una alarma que sonaría en el momento del avistamiento de los aviones enemigos. Es curioso constatar que en Novelda no cayó nunca ninguna bomba, aunque sí es cierto que se avistaron muchos de los aviones que se dirigían a Alicante y su costa, provocando una gran alarma en la población.

Los 11 refugios restantes están documentados pero requieren de una ardua labor de localización salvo el que apareció años atrás en la plaza de España durante unas excavaciones arqueológicas próximas al Ayuntamiento. Suman un total de superficie construida de 1.913 metros cuadrados con capacidad para albergar 15.355 personas. Los que daban protección a los operarios de las fábricas de armas, como el desenterrado ahora, se encuentran excavados a nueve metros de profundidad, con un techo bóveda de tres metros de grosor de hormigón armado distribuyendo el espacio para galerías de 455,65 y 273,30 metros cuadrados en departamentos electrificados, con botiquín y servicios sanitarios.

Pero toda esta información, publicada en marzo por este diario siguiendo las investigaciones de Pellín, tendrá que ser revisada y actualizada tras el último hallazgo. Un descubrimiento que, además, se produce en un mes en el que la población está inmersa en las jornadas «El final de la Guerra Civil española en Alicante. Represión y Exilio». Por eso la concejala Mado Abad ha indicado que «este enclave urbano es un punto caliente de la Memoria Democrática». De hecho, el Ayuntamiento tenía previsto colocar el próximo viernes, en la plaza Tremecén, las placas conmemorativas de los dos noveldenses que fueron deportados por los nazis al campo de exterminio de Mauthausen.

Trabajos de localización con el uso de un georadar

El Ayuntamiento de Novelda desarrolló el mes pasado los trabajos técnicos destinados a localizar los 13 refugios antiaéreos ocultos en el casco urbano. Para ello se empleó un georadar multicanal que recorrió las calles donde hay de vestigios de la Guerra Civil. El equipo de geodetección dirigido por Lázaro Lagostena, catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Cádiz, está actualmente elaborando el informe definitivo. De este modo se podrá conocer la ubicación de todos los refugios, su estado de conservación y su acceso original.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats