Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El huerto terapéutico del Hospital de Elda cumple tres años

Está cuidado por la Unidad de Hospitalización Psiquiátrica y el Hospital de Día de Salud Mental

Las tomateras del huerto terapéutico del Hospital de Elda.

Las tomateras del huerto terapéutico del Hospital de Elda. INFORMACIÓN

El huerto terapéutico para pacientes de la Unidad de Salud Mental del Hospital General Universitario de Elda, un huerto urbano que está gestionado y cuidado desde la Unidad de Hospitalización Psiquiátrica y desde el Hospital de Día de Salud Mental, cumple tres años con excelentes resultados. Esta iniciativa fue impulsada junto con el Servicio de Mantenimiento del Departamento de Salud de Elda y en el año 2017 se introdujo en el Hospital de Elda un cambio sustancial en la Unidad de Hospitalización Psiquiátrica: la apertura de las puertas de esta planta. La incorporación de estas prácticas terapéuticas positivas e innovadoras, basadas en valores como la empatía y la corresponsabilidad en el tratamiento, incorporan cambios en el paradigma del tratamiento a los y las pacientes que están produciendo resultados muy positivos en su recuperación.

 En la atención a las personas con enfermedad mental grave en una unidad de hospitalización psiquiátrica los objetivos prioritarios son el tratamiento farmacológico y psicoterapéutico. Sin embargo, hay otros muchos aspectos que son fundamentales durante el ingreso, y que ayudan a crear hábitos de vida saludables, a mejorar aspectos psicosociales y a mejorar su calidad de vida, durante y después del ingreso, colaborando en el mantenimiento de la salud. En este sentido, los resultados que se han observado en la planta de hospitalización psiquiátrica del Hospital de Elda desde que se han abierto las puertas de la unidad son consistentes, con una mejor valoración del ingreso, menor uso de contenciones físicas y mejor recuperación.

 Por otra parte, cada vez con más ahínco, se trabaja de manera que las personas con enfermedad mental puedan formar parte activa y reintegrarse en la comunidad que les rodea, con el objetivo de que puedan tener una vida lo más normalizada posible.

 La integración en la comunidad es un factor importante en la prevención del aislamiento social, y es un factor promotor de la salud, que predispone a llevar una vida normalizada e integrada, mejorando la calidad de vida. En este sentido, promover desde el hospital la participación en una actividad que implica la integración en la comunidad puede ayudar a reducir el estigma presente en la sociedad respecto a las enfermedades mentales.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats