Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Villena estudia una moratoria para adecuar el PGOU a las plantas solares

Los ecologistas de Monóvar siguen los pasos de la asociación vecinal de Salinas y convocan un acto de protesta contra la destrucción del paisaje

Vista de la sierra de la Umbría en Salinas donde está proyectada una central fotovoltaica. | ÁXEL ÁLVAREZ

Vista de la sierra de la Umbría en Salinas donde está proyectada una central fotovoltaica. | ÁXEL ÁLVAREZ

El Ayuntamiento de Villena quiere proteger el conjunto del término municipal ante la avalancha de proyectos destinados a implantar centrales fotovoltaicas en parajes agrícolas. Una de las preocupaciones del equipo de gobierno es, precisamente, ordenar las actuales 30 solicitudes de plantas solares, además de otras licencias presentadas de explotaciones mineras o instalaciones eólicas. Sobre esta cuestión los concejales de Medio Ambiente, Francisco Iniesta, y de Infraestructuras Verde, Paula García, son partidarias de acogerse a la moratoria que ofrece la aplicación del Decreto Ley 4/2020, de 7 de agosto, del Consell, de medidas para acelerar la implantación de instalaciones para el aprovechamiento de las energías renovables por la emergencia climática y la necesidad de la urgente reactivación económica. «Como están haciendo otros municipios, esta norma nos permite aprovechar un periodo de dos años y establecer una moratoria a la implantación de estas infraestructuras, mientras adecuamos nuestro PGOU y ordenamos dónde se puede, y dónde no se puede, por su afectación al medio ambiente, al paisaje o al suelo agrícola productivo», comentó Iniesta durante la reunión telemática mantenida días atrás con la secretaria autonómica de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Paula Tuzón.

El edil de Villena entiende que «no podemos negarnos al desarrollo de fuentes de energía verde y sostenibles, pero no puede ser a costa de nuestro territorio. Estamos a favor de esta energía, pero debemos ordenarlo bien y limitar al máximo su impacto».

El creciente rechazo social que la fiebre descontrolada de la energía solar está generando en los municipios del interior de la provincia, sobre todo en las comarcas del Alto y Medio Vinalopó, ha llevado al grupo ecologista Heliaca de Monóvar, que preside Antonio Martínez, a convocar una concentración de protesta el próximo jueves 29 de julio, a las ocho de la tarde, en el Jardín de la Iglesia. El acto reivindicativo, de cuya organización también participa la agrupación local de EU, pretende dar un toque de atención al equipo de gobierno socialista ante la falta de información que la ciudadanía tiene respecto a los proyectos de instalación de numerosas centrales fotovoltaicas en el término municipal. Los ecologistas advierten de que los planes que pretenden desarrollar diversas compañías energéticas afectarían a un total de 1.400 hectáreas de la localidad. Por eso desde Heliaca exigen «transparencia en este tema, que se respete el patrimonio natural de Monóvar y la voluntad del pueblo, y que se haga una transición energética sostenible y respetuosa con nuestra tierra. Por eso los ciudadanos tenemos que movilizarnos para defender lo que es nuestro», señalan las organizaciones convocantes haciendo un llamamiento a la máxima participación.

En la vecina localidad de Salinas la asociación de vecinos ya realizó en marzo un acto de protesta contra las macroplantas solares proyectadas en parajes de gran valor paisajístico y agrícola. A esta primera muestra de rechazo se suma la recogida de firmas en contra «del mayor cambio paisajístico que va a sufrir Salinas en toda su historia y del que nadie nos informa». En este caso advierten de que las placas solares serán visibles en todas direcciones: camino de Villena y de Monóvar y debajo de las sierras de Salinas y la Umbría.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats