Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cáritas hereda la sede del Gobierno de la II República y la destina a fines sociales

El dueño de la finca El Poblet de Petrer la dona en su testamento a la entidad religiosa con la condición de no venderla y darle un uso benéfico - La propiedad acogerá un centro para la formación del empleo frente a la exclusión social

Rodríguez Zapatero pasea por los jardines de El Poblet de Petrer, durante su visita del pasado viernes, junto a representantes políticos y responsables de Cáritas. | INFORMACIÓN

La finca El Poblet de Petrer, donde el presidente Juan Negrín fijó la última sede del Gobierno de la II República antes de exiliarse con sus ministros tras la victoria franquista, ha pasado a manos de Cáritas Diocesana de Orihuela-Alicante. Su propietario, el alicantino Eliodoro Gras, fallecido en febrero de 2020 a los 103 años de edad, donó la propiedad a la entidad benéfica con dos condiciones: que no sea enajenada y que sea destinada a cualquiera de los fines que desarrolla la entidad religiosa. Concretamente promover, orientar y coordinar la acción social a través de diversas vías, sensibilizar a la sociedad y denunciar situaciones de injusticia social.

Pues bien, Cáritas ya ha decidido el destino que le va a dar a la histórica finca. La va a convertir en un centro para la promoción y formación del empleo frente a la exclusión social. El proyecto ya está elaborándose y se quiere poner en marcha el próximo año. Los responsables de Cáritas Diocesana, el director Víctor Mellado y el secretario general Javier Ruvira, han mostrado su buena predisposición para colaborar y alcanzar acuerdos con el Ayuntamiento de Petrer y con la Conselleria de Calidad Democrática. De hecho, ambos estuvieron presentes el pasado viernes en El Poblet tras autorizar la visita del expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la consellera Rosa Pérez, los alcaldes de Petrer, Elda y Monóvar así como varios concejales y responsables de la conselleria como Iñaki Pérez y Toñi Serna. Precisamente la alcaldesa de Petrer, la socialista Irene Navarro, agradeció a Mellado y Rubira que hubieran permitido la visita y destacó el compromiso que había con Cáritas Diocesana, como propietaria, de sentarse a hablar, negociar y compatibilizar el uso que se le vaya a dar a la finca «para que sea visitable con las condiciones que ellos dispongan».

El Poblet tiene una singular relevancia derivada de su protagonismo en las últimas semanas de la Guerra Civil. Constituye uno de los lugares más interesantes de la provincia de Alicante en ese contexto histórico. En febrero del año 1939 se convirtió en sede de la Presidencia del Gobierno de la II República Española. Una relevancia histórica que el Consell ha reconocido mediante su declaración como Bien de Interés Cultural.

32

Visita del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero al Fondo de Monóvar, última sede del gobierno Republicano AXEL ÁLVAREZ

Los orígenes de esta finca, ubicada junto a la autovía A-31 en sentido Madrid-Alicante, a unos dos kilómetros del casco urbano de Petrer y con una superficie de 30 hectáreas, se remontan a principios del siglo XIX. Confiscada durante los años de la Guerra Civil, se utilizó como colonia infantil para niños refugiados, hospital militar y, posteriormente, centro de control aéreo. Por ese uso militar recibió el nombre secreto de «Posición Yuste» durante la contienda. El lugar sirvió como residencia del presidente del Gobierno republicano, Juan Negrín, al menos entre el 28 de febrero y el 6 de marzo de 1939 y se celebraron los dos últimos Consejos de Ministros en los que participaron los principales miembros del gabinete político y militar de Negrín. Entre ellos el coronel Casado, María Teresa León, Rafael Alberti, Hidalgo Cisneros, el coronel Casado, María Teresa León, Rafael Alberti y Dolores Ibarruri «La Pasionaria».

La finca cuenta con tres edificios que son una mansión señorial, un pabellón y una tercera edificación más antigua. También dispone de un amplio y cuidado jardín con fuentes y estanques, un invernadero, una glorieta y esculturas clásicas. Fue en noviembre de 2019 cuando el Pleno del Consell aprobó el decreto por el que se declaró El Poblet Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de lugar histórico. Una protección que llegó una década después de que el Centro de Estudios Locales de Petrer realizase la primera solicitud formal para el inicio de la tramitación. Un proceso impulsado desde el primer momento por el historiador local Boni Navarro, gracias a su labor de investigación, divulgación y reivindicación mantenida durante décadas.

Contactos para permitir las visitas ciudadanas al enclave 


El Ayuntamiento de Petrer ya ha mantenido los primeros contactos con Cáritas para que El Poblet pueda ser visitado por los ciudadanos. La entidad religiosa no tiene ningún inconveniente en que así sea. La apertura al público de la histórica finca se quiere incorporar a la ruta «Del Vinalopó al exilio», un recorrido turístico a los principales enclaves y vestigios de la Guerra Civil en la que participan Elda, Petrer y Monóvar. En cualquier caso cabe puntualizar que todos los BIC deben permitir las visitas porque es una obligación que establece la propia Ley de Patrimonio en su artículo 32.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats