Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pinoso pide mejorar la seguridad en la CV-83 tras una veintena de muertes en accidentes en 30 años

El Ayuntamiento reclama dos glorietas o un radar de velocidad en los puntos más peligrosos El trazado recto de la carretera y su baja densidad circulatoria le confieren un mayor riesgo

La larga recta de la CV-83 en Pinoso donde se han registrado numerosos accidentes. | ÁXEL ÁLVAREZ

Una veintena de personas ha perdido la vida durante las tres últimas décadas en accidentes de tráfico ocurridos en la CV-83, la carretera que une las localidades de Elda, Monóvar y Pinoso. El trágico siniestro ocurrido tras la colisión frontal de dos vehículos el pasado 1 de octubre, con un balance de tres fallecidos de 63, 19 y 16 años, y tres heridos -dos de ellos graves- de 17, 18 y 43 años, ha llevado al Ayuntamiento de Pinoso a solicitar nuevas medidas para incrementar la seguridad vial de una carretera que, paradójicamente, no ofrece un trazado peligroso, no se encuentra mal conservada ni soporta una alta densidad de tráfico. En el estado en el que se encuentra actualmente, su complicación, como cualquier otra vía, viene dada por las inclemencias meteorológicas, sobre todo por la niebla y en pleno invierno por las placas de hielo que se forman en la calzada. También la cruzan muchos animales -jabalíes y liebres sobre todo- lo que ha originado algún que otro accidente con heridos graves. Pero el principal problema de la CV-83 estriba, precisamente, en que al tratarse de una carretera «fácil» genera un exceso de confianza en los conductores, lo que lleva aparejada más velocidad y menos precaución. Y eso es lo que el equipo de gobierno de Pinoso quiere evitar para que el negro balance de víctimas no continúe creciendo.

El alcalde Lázaro Azorín ya ha fijado una reunión con los responsables de la Conselleria de Obras Públicas y Movilidad para abordar esta cuestión. Son dos las propuestas que el primer edil pondrá sobre la mesa. Una de ellas es la instalación a la altura de la pedanía del Culebrón de un radar de la DGT para disuadir a los conductores de circular con exceso de velocidad. Pero, en caso de no ser posible, solicitará la construcción de una glorieta en el mayor tramo recto del trazado entre Monóvar y Pinoso. La segunda petición es la instalación de una rotonda -aunque sea de menor tamaño- en el transitado cruce de las pedanías de Las Encebras y Tres Fuentes, unos metros antes del cambio de rasante que da acceso al casco urbano.

La visibilidad y buen estado de la carretera lleva a muchos conductores a elevar la velocidad. | ÁXEL ÁLVAREZ

El alcalde Lázaro Azorín ya ha fijado una reunión con los responsables de la Conselleria de Obras Públicas y Movilidad para abordar esta cuestión. Son dos las propuestas que el primer edil pondrá sobre la mesa. Una de ellas es la instalación a la altura de la pedanía del Culebrón de un radar de la DGT para disuadir a los conductores de circular con exceso de velocidad. Pero, en caso de no ser posible, solicitará la construcción de una glorieta en el mayor tramo recto del trazado entre Monóvar y Pinoso. La segunda petición es la instalación de una rotonda -aunque sea de menor tamaño- en el transitado cruce de las pedanías de Las Encebras y Tres Fuentes, unos metros antes del cambio de rasante que da acceso al casco urbano.

La CV-83 forma parte de la Red Básica de Carreteras de la Comunidad Valenciana, recorre de Oeste a Este los núcleos de Pinoso, Monóvar y Elda, y conecta, en la rotonda del punto kilométrico 0+000, con los ramales del acceso Sur a Elda de la autovía A-31, así como con el viario urbano hacia esta población industrial. Esta vía, que registra una intensidad media diaria de 13.454 vehículos, de los que un 6,4% son pesados, es frecuentemente utilizada para desplazarse a los centros de trabajo, en trayectos de medio recorrido, entre las poblaciones de Monóvar, Elda y Petrer y los núcleos de mayor densidad ocupacional de la provincia, Alicante y Elche, situados a una distancia de 32 y 30 kilómetros, respectivamente, a través de las autovías A-31 y A-7.

Ha pasado mucho tiempo pero todavía se recuerda en Pinoso la larga lista de víctimas mortales que se ha cobrado la CV-83 en las últimas décadas. El accidente más reciente -antes del ocurrido el pasado 1 de octubre con tres fallecidos, dos heridos graves y uno leve- se produjo hace ahora justo un año. Una joven pinosera de 22 años perdió la vida tras volcar el turismo en el que se dirigía desde la pedanía de Xinorlet a su trabajo en un restaurante de la localidad. En el siniestro se vio implicado un segundo vehículo pero tanto el conductor como su acompañante resultaron ilesos. Doce años atrás también murió en el cruce del Culebrón tras una colisión un matrimonio de personas mayores que circulaba con su coche en dirección a Pinoso. Hace quince años, a la altura de la estación de Hidroeléctrica, perdieron la vida tres miembros de una familia y dos resultaron heridos. Y hace 27 años la misma carretera fue escenario, junto a la escollera nueva de las Encebras, del fallecimiento de cuatro albañiles que se dirigían desde Benidorm a una obra de Jumilla en la que estaban trabajando. Son algunos de los desgraciados siniestros ocurridos en el término de Pinoso. Pero en el trazado de la CV-83 que pasa por Monóvar también se han registrado varios accidentes con víctimas mortales al igual que en Elda. En este último caso el más reciente se remonta a julio de 2020, cuando un eldense de 54 años perdió la vida al chocar frontalmente la furgoneta que conducía con un camión en el kilómetro 0,650 de la CV-83. En definitiva, demasiadas vidas rotas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats