Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El túnel de Villena aumenta el peligro de la A-31 al generar largas colas en días festivos

La limitación del paso de vehículos a 80 km/h provoca retenciones kilométricas en sentido Alicante-Madrid que ocasionan frecuentes accidentes - El problema se agudiza en las dos últimas décadas y se solucionaría elevando la velocidad permitida

El túnel de Villena en dirección Alicante-Madrid se encuentra situado en el punto kilométrico 184 y es el único de todo el trazado de la A-31. | ÁXEL ÁLVAREZ

La autovía A-31, el principal pasillo de comunicación por carretera entre Alicante y Madrid, sigue inmersa en un proceso de saturación y peligrosidad a su paso por el Alto y Medio Vinalopó que el Estado ignora en sus Presupuestos Generales de cada año. A su alta densidad circulatoria y su índice de siniestralidad cada vez más elevado se suma un problema que se ha ido agravando en las dos últimas décadas. El túnel de Villena, el único que hay en toda la A-31, se ha convertido en un «cuello de botella» para los desplazamientos por la A-31 en días festivos, puentes, fines de semana y vacaciones.

Las retenciones y el tráfico lento son habituales durante los días festivos entre Elda y Villena. | ÁXEL ÁLVAREZ

Al estar limitada la velocidad a 80 km/h en un tramo de 500 metros el tránsito de vehículos se reduce generando el llamado «efecto tapón». Es por tanto habitual que en la franja horaria de mayor afluencia de tráfico se produzcan colas que, en momentos puntuales, abarcan hasta 16 kilómetros de longitud llegando a alcanzar los términos municipales de Elda y Petrer. Entonces la circulación se detiene por completo o se vuelve lenta e intermitente provocando las típicas colisiones por alcance que agravan más la situación.

Conscientes del problema de seguridad vial que supone este punto, los agentes de la Guardia Civil de Tráfico refuerzan su presencia en las salidas del túnel para tratar de reactivar el paso de vehículos. Pero ni siquiera así se consigue evitar una situación cíclica de congestión y riesgo circulatorio que podría solucionarse elevando simplemente la velocidad a 100 km/h. De este modo no se produciría la actual reducción de 120 a 80 km/h con lo que el «cuello de botella» del túnel se ensancharía y se ganaría fluidez en el tráfico. Es una decisión que depende del Ministerio de Transportes y Movilidad tras petición formal y estudio técnico de la propuesta.

Las colas que genera el túnel de Villena se han vuelto a repetir durante el pasado puente del Pilar y en los meses de verano son habituales casi todos los fines de semana entre las 13 y 15 horas. Aunque el problema es más acuciante en dirección Alicante-Madrid también se da en sentido contrario. Si bien en dirección Madrid-Alicante se puede desviar la circulación por el casco urbano de Villena. Una posibilidad que no se da en el caso contrario. Es más, la falta de apartaderos para retirar los vehículos siniestrados antes de acceder al túnel supone un problema añadido. Y si se produce un siniestro o avería en el interior el colapso circulatorio pasa a ser mayúsculo.

El concejal de Seguridad Ciudadana de Villena, Andrés Martínez, recuerda que los dos túneles que atraviesan la sierra de La Villa fueron construidos en 1978 y 1991 aproximadamente. «Su dimensión no se ha ampliado desde entonces mientras el incremento del tráfico es patente», puntualiza. Considera que la solución pasa por aumentar la dimensión en anchura de los túneles para poder elevar la velocidad máxima permitida a 90 o 100 km/h aumentando, así, la capacidad de la autovía. Sin embargo los expertos consultados creen que no sería necesario acometer ninguna obra para tal fin, y ponen como ejemplo el incremento de la velocidad en los túneles de Navarra.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats