Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cifra de siniestros se dispara en la A-31, la «autovía del infierno»

Dos nuevos accidentes vuelven a colapsar la carretera - El peligro aumenta a primera hora de la mañana por el denso tráfico y cuando más deslumbra el sol

La subida del Portichol, en Monforte del Cid, es uno de los puntos negros de la A-31. | ÁXEL ÁLVAREZ

Saturación y siniestralidad se han convertido en dos conceptos íntimamente asociados a la A-31. La «autovía del infierno» volvió a colapsarse en la mañana del martes a su paso por la comarca del Medio Vinalopó tras registrarse dos nuevos accidentes de tráfico. Ambos en dirección Madrid-Alicante, en el término municipal de Monforte del Cid. Uno a la altura de la salida de Orito y el otro en la subida del Portichol. Concretamente entre los puntos kilométricos 215 y 218, a las 8.31 y 8.50 horas respectivamente, provocando colas de más de cinco kilómetros. La Guardia Civil de Tráfico desplegó varias patrullas en la zona y los tres heridos -una mujer de 46 años y dos hombres de 51 y 52- fueron trasladados en ambulancias al Hospital de Alicante con un pronóstico inicial de cervicalgia y contusiones.

Seis vehículos implicados, cuantiosos daños materiales, aumento de la contaminación y cientos de conductores y acompañantes atrapados en la carretera sin poder acudir a sus puestos de trabajo ni a sus centros de estudio viéndose muchos de ellos obligados a aplazar viajes y citas hospitalarias, administrativas y judiciales. Esta problemática no es nueva en la A-31 a su paso por el Alto y Medio Vinalopó pero desde el pasado verano se ha agravado de forma considerable.

Los accidentes se suceden casi a diario y las condiciones de circulación se hacen cada vez más complicadas por la saturación de vehículos que se desplazan en dirección Madrid-Alicante, sobre todo en las horas punta de entrada y salida de las empresas, comercios y colegios. Además, en estas semanas se está dando la circunstancia adversa de la escasa visibilidad que tienen los conductores que circulan al amanecer en sentido Madrid-Alicante. La razón es el deslumbramiento de los rayos solares. De hecho, entre los términos de Novelda y Monforte, la intensidad lumínica de la salida del sol -fenómeno que se produce en estas fechas unos minutos antes de las ocho de la mañana- limita de forma apreciable la visibilidad.

85 víctimas en 2020

Los múltiples intentos de los ayuntamientos del Vinalopó por obtener inversiones para subsanar una situación que ya es insostenible no han surtido ningún efecto en los últimos veinte años. De hecho, el Gobierno ha vuelto a dejar fuera de sus Presupuestos la mejora integral de la seguridad vial y la instalación del tercer carril en los tramos más peligrosos de la A-31. Una carretera nacional reconvertida en autovía que en 2020 registró 48 accidentes con 85 víctimas. De todas ellas tres fallecieron y cuatro resultaron graves.

Las habituales colas en la A-31 tras un accidente. | ÁXEL ÁLVAREZ

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats