Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elda potencia la limpieza rural tras retirar 320 toneladas de basura en tres años

El coste del plan de choque supera los 35.000 euros y las sanciones para los infractores van de los 600 a los 30.000 euros - El cauce del río, la partida El Sapo y las faldas de la sierra de Camara y los montes Bolón y Marín son las zonas más degradadas

Paneles de fibra de vidrio en El Sapo, uno de los puntos del extrarradio más afectados por los vertidos incontrolados en Elda. | ÁXEL ÁLVAREZ

El Ayuntamiento de Elda sigue combatiendo el vertido incontrolado de residuos en la zona rural y la periferia de la ciudad. Una lucha en la que la Concejalía de Medio Ambiente lleva inmersa con especial intensidad durante los tres últimos años y que no parece tener fin. Precisamente estos días se ha puesto en marcha una nueva campaña de retirada de escombros, enseres y residuos contaminantes depositados en parajes del extrarradio y zonas rurales del término municipal. En las tres campañas anteriores, las realizadas en los años 2018, 2019 y 2020, la empresa especializada contratada por el Ayuntamiento retiró 320 toneladas de residuos, escombros y envases contaminantes. Un plan de choque de limpieza extraordinaria que ha supuesto para las arcas municipales un coste superior a los 35.000 euros. Cantidad a la que habrá que sumar la intervención de 2021 cuando finalice.

Muebles y colchones en la cuneta y suciedad en el río Vinalopó. | ÁXEL ÁLVAREZ

De nuevo las zonas donde se concentra la mayor cantidad de basura se sitúan en el paraje de El Sapo y la Estación, las faldas de la sierra de Camara, de las peñas de Marín y del monte Bolón así como a lo largo del cauce del río en las zonas interurbanas.

La presencia de escombros de obra en el término rural ha aumentado en los dos últimos años por las reformas de vivienda durante la pandemia. | ÁXEL ÁLVAREZ

La concejala de Medio Ambiente, Sarah López, ha recordado que «el abandono de residuos y enseres en parajes rurales del término es un problema muy importante, que además se ha agravado en los dos últimos años ya que la crisis sanitaria ha hecho que en muchos hogares se hayan realizado pequeñas obras y reformas, de tal modo que los escombros y el mobiliario desechado de esos trabajos han acabado en cualquier zona de campo alejado y sin vigilancia en lugar de ser depositados en el ecoparque».

Elda potencia la limpieza rural tras retirar 320 toneladas de basura en tres años

Las sanciones por cometer este tipo de acciones van de los 600 euros de las infracciones leves a los 30.000 euros de las más graves. Pero, según establece la ordenanza municipal, cualquier vertido de voluminosos o escombros, salvo que la cantidad sea muy escasa, se considera como grave. Para la concejala del área «son actos incívicos que, además, suponen un coste muy importante para las cuentas del Consistorio. Es decir, para el bolsillo de todos los y las eldenses». De igual modo Sarah López ha querido agradecer la colaboración ciudadana de muchos vecinos que alertan a la concejalía sobre estos vertidos. «Tanto vecinos como caminantes e incluso conductores llaman para denunciar estas prácticas y también la Brigada Verde de la Policía Local realiza batidas por el término rural para localizar los puntos negros con el fin de eliminarlos y aumentar la vigilancia», añade la edil recordando que en Elda todos los ciudadanos pueden depositar los diferentes tipos de residuos, sin coste alguno, en el ecoparque. La instalación permanece abierta de martes a domingo en el siguiente horario: de martes a jueves de 10 a 14 y de 17 a 19 horas, y sábados y domingos de 10 a 14 horas. Además, existe un servicio de recogida de muebles y enseres puerta a puerta previa llamada y un ecoparque móvil que se traslada por diferentes puntos de la ciudad. «Por eso, con tantas facilidades, no tiene ningún sentido ni justificación que este tipo de actitudes incívicas persistan en el tiempo», subraya Sarah López.

Elda potencia la limpieza rural tras retirar 320 toneladas de basura en tres años

El año pasado se batió el récord de tonelaje de basuras retiradas del término rural eldense con respecto a 2019. La cifra alcanzó en diciembre de 2020 más de 116 toneladas de escombros y 5,8 toneladas de residuos. En 2019 la cifra fue inferior y en 2018 fueron 170 las toneladas que se recogieron de los puntos negros citados. «Y este año todo apunta a que vamos a batir de nuevo ese récord», advierte la responsable del área aludiendo a la peligrosidad y toxicidad de muchos de los desechos encontrados. «Hay fragmentos de uralita de tejados, paneles de fibra de vidrio, fluidos industriales muy contaminantes, electrodomésticos, neumáticos...y todos esos residuos con el paso del tiempo y la erosión van desprendiendo partículas químicas nocivas que se filtran a las aguas subterráneas», precisa.

Este año la Policía Local ha interpuesto varias denuncias a ciudadanos de Elda y también a otros procedentes de municipios vecinos. Pero es un problema que no se puede abordar únicamente desde la vía policial y coercitiva. Solo se podrá atajar con un mayor grado de conciencia social y sensibilidad ecológica, que es lo que se reclama desde Medio Ambiente.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats