Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos años y medio de cárcel a un conductor ebrio y drogado que mató a un ciclista en Villena

El acusado de arrollar a un conocido hostelero y a su hijo de 8 años y darse a la fuga se declara culpable - Un juez acuerda la suspensión de la condena, por lo que no ingresará en prisión

El conductor condenado, a la izquierda, conversa con su abogado, José Luis Sánchez Calvo, antes de declararse culpable. | HÉCTOR FUENTES

Un conductor ebrio y drogado que atropelló mortalmente a un ciclista en Villena e hirió a su hijo de 8 años, que circulaba en otra bicicleta, no ingresará en prisión al ser condenado ayer a dos años y medio de cárcel por homicidio imprudente y omisión del deber de socorro y acordar el juez la suspensión de la condena, siempre que no cometa otro delito en cuatro años. El acusado se declaró culpable en el juzgado de lo Penal número 4 de Alicante tras un acuerdo de conformidad entre su abogado defensor, José Luis Sánchez Calvo, y la Fiscalía y la abogada de la acusación particular, Cristina Costa. Además de la pena de cárcel le castigan con tres años sin carné de conducir y la pérdida del permiso.

El fiscal pedía inicialmente sendas penas de 4 y 3 años de prisión por delitos de homicidio por imprudencia grave y omisión del deber de socorro, pero tras el acuerdo rebajó la solicitud a 2 años y seis meses de cárcel al estimar las atenuantes de reparación del daño y confesión, solicitud a la que se adhirió la acusación particular.

El conductor condenado ya tenía en suspenso otra pena de dos años y medio de cárcel por agredir e intentar violar a una menor de 17 años en Villena en 2016. Su abogado alegó ayer para pedir la suspensión que es un condenado no habitual y las penas separadas no exceden de dos años, además de estimar que no debe tenerse en cuenta su pena por agresión sexual al ser delitos heterogéneos.

Por contra, la abogada de la acusación particular se opuso a la suspensión y afirmó que «es un peligro para la sociedad, tiene antecedentes penales y no es merecedor de este beneficio».

El atropello mortal ocurrió minutos antes de las diez de la noche del 8 de julio de 2018 en el kilómetro 3,1 de la carretera CV-799, que va de Villena a Biar. Según la acusación admitida por el procesado, el ahora condenado circulaba en un Opel Corsa cuando ocurrió el accidente. Debido a «la pérdida de reflejos» por la ingesta de alcohol y consumo de sustancias tóxicas y a obviar «las más elementales normas de cuidado y de seguridad en la circulación de vehículos a motor», invadió el arcén por donde circulaban en bicicleta el conocido hostelero de Villena Antonio Díaz Doménech y su hijo de 8 años.

A causa del impacto el menor fue desplazado y cayó a la cuneta sufriendo policontusiones, mientras que su padre murió en el acto.

El acusado se dio a la fuga sin detenerse a comprobar el estado de los ciclistas, pero fue localizado pasada la medianoche por la Guardia Civil en una pinada junto al polideportivo municipal de Villena. Tras ser trasladado a dependencias de la Guardia Civil se sometió a la prueba de alcoholemia y de drogas y dio positivo en ambas. Pese a que había pasado casi tres horas del accidente, en alcohol arrojó una tasa de 0,33 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, mientras que en el drogotest dio positivo en cocaína. Un informe pericial cifró en 0,55 la tasa en el momento del atropello.

La Fiscalía pedía indemnizaciones por valor de más de 250.000 euros para los familiares más directos del ciclista fallecido, aunque no se reclamó ayer en la vista oral al haberlos pagados la compañía aseguradora del coche del acusado.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats