Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fundador del Museo del Calzado de Elda rechaza que se amplíe con otros fondos culturales

Amat Amer considera un error que el Ayuntamiento quiera reunir en el mismo edificio las colecciones arqueológicas y etnológicas porque minimizará uno de los iconos de la ciudad

José María Amat Amer, fundador y presidente honorífico del Museo del Calzado de Elda, en la colección de zapatero artesano. | ÁXEL ÁLVAREZ

La intención del Ayuntamiento de Elda de trasladar las colecciones arqueológicas y etnológicas al edificio de la Fundación Ficia donde se encuentra el Museo del Calzado ha suscitado el rechazo frontal de José María Amat Amer, fundador y director honorífico del Museo del Calzado de Elda. A su juicio es «anacrónico y perjudicial» reunir los tres museos de la ciudad en el mismo inmueble por diversos motivos. «Un Museo Arqueológico precisa de muchos más espacios que los pírricos que podrían extraerse de una planta de un edificio. Además, normalmente están vinculados a lugares donde existen indicios de culturas antiguas, tal es el caso de yacimiento de El Monastil, y deben tener sus espacios propios y suficientemente amplios para poder desarrollar las actividades que este tipo de exposiciones demandan», advierte Amat Amer, añadiendo que «encastrarlo en un edificio donde habría que constreñir el propio Museo del Calzado es un error de libro». Y, en lo que respecta al Museo Etnológico, considera que se requiere de un edificio singular acorde a los fondos que custodia. «Elda todavía tiene algún edificio modernista que debía ser tomado en consideración para dotar al etnológico de unas amplias salas de exposiciones y, para más abundamiento, la ciudad necesita de una dispersión de lugares culturales y de ocio para que el visitante camine y visite cada uno de ellos». Una situación beneficiosa para comercios, cafeterías o restaurantes. «Congregar en un edificio ya de por sí de insuficiente espacio para el museo existente, que por otra parte se construyó expresamente para ser el Museo del Calzado, es poner un corsé a la expansión y ampliación de las actuales instalaciones», insiste su presidente honorífico precisando que el Museo del Calzado está concebido como un museo de artesanía de la industria básica familiar donde se muestran zapatos, maquinaria y utensilios de los primeros zapateros porque «así es como se rinde tributo a los oficios y así es como Elda honra a sus trabajadores».

Además de disponer ya de un anteproyecto destinado a crear el futuro Museo de la Ciudad, el equipo de gobierno de PSOE-EU ha cifrado en tres millones de euros la inversión necesaria para modernizar e impulsar el Museo del Calzado. Sin embargo para el presidente honorífico ese dinero debería emplearse para adquirir espacios adecuados donde crear los nuevos Museos Arqueológico y Etnológico de Elda. «De este modo se ensancharía el espacio cultural, todo lo contrario de lo que se pretende hacer, y en lugar de arrinconar, limitar o reducir, nuestros insuficientes espacios se podría dotar al Museo del Calzado de almacenes -actualmente inexistentes- y realizar mejoras en el actual edificio. Apostar por el hipotético Museo de la Ciudad sería minimizar uno de los mejores iconos de Elda, silenciar su nombre y limitar sus salas o sus fondos. Todo lo contrario de expandir la cultura zapatera de nuestra industria, la proyección de Elda como ciudad zapatera internacional, y un Museo del Calzado que hoy en día sigue siendo piropeado y evaluado como de los más importantes del mundo considerado por sus homólogos», manifiesta Amat Amer advirtiendo de que actuar en sentido contrario «sería un error irreversible para Elda».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats