Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La memoria de Petrer

Un documental muestra a las víctimas mortales de la represión franquista a través del recuerdo de sus familias

Isabel Ginés y Carlos Gonga y, a la derecha, Minerva García. | INFORMACIÓN

«La memoria de Petrer» es el título del documental grabado por Isabel Ginés y Carlos Gonga, periodistas especializados en Derechos Humanos y en Memoria Histórica, que recuerda a los petrerenses que sufrieron la represión franquista hasta la muerte y rememora las desgarradoras vivencias de la Segunda República, la Guerra Civil y la posguerra. El trabajo encargado por el Ayuntamiento cuenta con rodaje en La Ciudad Sin Ley, donde estuvieron las fábricas textiles que durante algunos meses de la contienda entre 1938 y 1939 se convirtieron en fábricas de armas para la República. Pero también hace un recorrido histórico por Petrer, desde la Segunda República hasta la represión franquista, desde la ermita de San Bonifacio o la iglesia San Bartolomé hasta el castillo, sin obviar la plaza de toros de Monóvar y las actuales exhumaciones en las fosas comunes de Alicante.

El documental ofrece el valioso testimonio de los familiares de muchas víctimas de la represión franquista, como el de Montserrat Rico, nieta de Pedro Rico Cerdán; el de Antonia Soler, sobrina de Constantino Pascual Payá, o los de Violeta Espí Payá y del concejal de EU, Rafael Masiá Espí, sobrina y sobrino nieto de Salustiano Espí Reig, fusilados todos ellos en la tapia del cementerio de Alicante tras terminar la Guerra Civil y enterrados en una fosa común. También intervienen en la grabación Fernando Portillo, concejal de Cultura, Patrimonio y Memoria Histórica, y la alcaldesa Irene Navarro.

Pero de entre todos los testimonios de los familiares de represaliados cobra una especial fuerza humana y simbólica el de Minerva García, hija del último alcalde de Petrer durante la Segunda República, Rosendo García Montesinos, más conocido por el apodo «Pelele». En los años previos a la Guerra Civil ayudó a la población a tener acceso a agua potable y comida y luchó firmemente por lograr el bienestar de sus vecinos. Sin embargo fue el único vecino de la localidad que terminó siendo fusilado en la tapia del cementerio de Petrer. Una advertencia pública de lo que podría pasarle a quien prestara su apoyo al Gobierno de la República o a quienes profesaran su ideología. Tras ocho meses de vejaciones y torturas «Pelele» fue asesinado, dejando a Minerva, de seis meses de edad, a otra hija de once meses y a su mujer. Su cuerpo fue arrojado a una zanja y actualmente cuenta con un monolito en el cementerio, que costeó su propia familia, para que sus hijas pudieran llevarle flores y a rezar por él. «Pelele» fue muy conocido por su vida pública, por su lucha social y, sobre todo, por ser un buen hombre. Su hija llora su muerte por no haberlo podido conocer y se rebela contra una guerra fratricida que sigue causando dolor.

La memoria de Petrer PÉREZGILPÉREZGIL

En 90 intensos minutos el documental trasmite los testimonios vitales de los descendientes de las víctimas mortales de la represión franquista en Petrer, familiares directos que llevan años clamando por la justicia y la reparación y que cuentan con una información clave. Los autores Isabel Ginés y Carlos Gonga han contado en su relato con la cooperación del edil Fernando Portillo, del director del Museo Dámaso Navarro, Fernando Tendero, y especialmente de Boni Navarro, el historiador local que lleva décadas de lucha por preservar la memoria histórica. El reportaje acaba de finalizar tras varias semanas de rodaje y producción, y será presentado en las próximas semanas, en Petrer, como homenaje póstumo a quienes perdieron la vida por defender la libertad.

«La memoria de Petrer» es el título del documental grabado por Isabel Ginés y Carlos Gonga, periodistas especializados en Derechos Humanos y en Memoria Histórica, que recuerda a los petrerenses que sufrieron la represión franquista hasta la muerte y rememora las desgarradoras vivencias de la Segunda República, la Guerra Civil y la posguerra. El trabajo encargado por el Ayuntamiento cuenta con rodaje en La Ciudad Sin Ley, donde estuvieron las fábricas textiles que durante algunos meses de la contienda entre 1938 y 1939 se convirtieron en fábricas de armas para la República. Pero también hace un recorrido histórico por Petrer, desde la Segunda República hasta la represión franquista, desde la ermita de San Bonifacio o la iglesia San Bartolomé hasta el castillo, sin obviar la plaza de toros de Monóvar y las actuales exhumaciones en las fosas comunes de Alicante.

El documental ofrece el valioso testimonio de los familiares de muchas víctimas de la represión franquista, como el de Montserrat Rico, nieta de Pedro Rico Cerdán; el de Antonia Soler, sobrina de Constantino Pascual Payá, o los de Violeta Espí Payá y del concejal de EU Rafael Masiá Espí, sobrina y sobrino nieto de Salustiano Espí Reig, fusilados todos ellos en la tapia del cementerio de Alicante tras terminar la Guerra Civil y enterrados en una fosa común. También intervienen en la grabación Fernando Portillo, concejal de Cultura, Patrimonio y Memoria Histórica, y la alcaldesa Irene Navarro.

Pero de entre todos los testimonios de los familiares de represaliados cobra una especial fuerza humana y simbólica el de Minerva García, hija del último alcalde de Petrer durante la Segunda República, Rosendo García Montesinos, más conocido por el apodo «Pelele». En los años previos a la Guerra Civil ayudó a la población a tener acceso a agua potable y comida y luchó firmemente por lograr el bienestar de sus vecinos. Sin embargo fue el único vecino de la localidad que terminó siendo fusilado en la tapia del cementerio de Petrer. Una advertencia pública de lo que podría pasarle a quien prestara su apoyo al Gobierno de la República o a quienes profesaran su ideología. Tras ocho meses de vejaciones y torturas «Pelele» fue asesinado, dejando a Minerva, de seis meses de edad, a otra hija de once meses y a su mujer. Su cuerpo fue arrojado a una zanja y actualmente cuenta con un monolito en el cementerio, que costeó su propia familia, para que sus hijas pudieran llevarle flores y a rezar por él. «Pelele» fue muy conocido por su vida pública, por su lucha social y, sobre todo, por ser un buen hombre. Su hija llora su muerte por no haberlo podido conocer y se rebela contra una guerra fratricida que sigue causando dolor.

En 90 intensos minutos el documental trasmite los testimonios vitales de los descendientes de las víctimas mortales de la represión franquista en Petrer, familiares directos que llevan años clamando por la justicia y la reparación y que cuentan con una información clave. Los autores Isabel Ginés y Carlos Gonga han contado en su relato con la cooperación del edil Fernando Portillo, del director del Museo Dámaso Navarro, Fernando Tendero, y especialmente de Boni Navarro, el historiador local que lleva décadas de lucha por preservar la memoria histórica. El reportaje ha finalizado tras varias semanas de rodaje y producción y será presentado en las próximas semanas, en Petrer, como homenaje póstumo a quienes perdieron la vida por defender la libertad.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats