Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consorcio de Residuos del Vinalopó-Alcoià pretende crear compost con el cuero del calzado

El proyecto, en el que participa Inescop y colabora el Consell, busca conocer el grado de biodegrabilidad de los zapatos para avanzar en la sostenibilidad del sector y obtener beneficios

Los técnicos realizando el proceso de mezcla de las pieles y cuero del calzado con la materia orgánica en la isla de compostaje comunitario de la planta de Villena. | INFORMACIÓN

El Consocio Crea, entidad encargada de gestionar los residuos de 14 municipios de l’Alcoià y el Alto y Medio Vinalopó, está inmerso en un estudio pionero que puede suponer una profunda transformación en el sector calzado de la provincia de Alicante. Se trata de un proyecto conjunto entre el ente público y el centro tecnológico Inescop, con la colaboración de la empresa Vaersa de la Generalitat Valenciana, mediante el cual se está procediendo a desarrollar un ensayo técnico de biodegradabilidad y compostabilidad de los restos del cuero y las pieles que generan las empresas dedicadas a la fabricación de zapatos y sus componentes, una industria esencial para el tejido económico del Vinalopó, que lleva décadas enfrentándose al problema que los residuos que genera en su fase de producción suponen para el medio ambiente y el ahorro de costes.

El proyecto lleva por nombre Bioreq II, está financiado por el Instituto Valenciano de la Competitividad Empresarial (Ivace) junto a los fondos FEDER, y se está desarrollando en la planta de tratamiento de residuos del Consorcio Crea, que se encuentra ubicada en Villena. El ente ha cedido una isla de compostaje comunitario y toda la materia orgánica necesaria para desarrollar el proceso en el que se introducen los residuos del calzado con el fin de poder analizar los resultados.

Por el momento se están haciendo pruebas con distintos materiales de la industria zapatera en diferentes condiciones de temperatura, humedad y mezcla para evaluar el mejor escenario de biodegradabilidad. Otro de los aspectos que pretende esclarecer el estudio son los microorganismos que intervienen en la fase de biodegradabilidad y su proceso de compostaje, así como la calidad del compost o abono obtenido que incluye los residuos del calzado. Con todo ello se determinará si un cuero cumple los parámetros para ser considerado sostenible, es decir, biodegradable y compostable, y también se podrán conocer cuáles son los principales microorganismos responsables de su descomposición.

El Consorcio de Residuos del Vinalopó-Alcoià pretende crear compost con el cuero del calzado

Según destaca el presidente del Consorcio Crea y alcalde de Villena, Fulgencio Cerdán, «los resultados que se obtengan serán muy importantes y valiosos para una zona como la nuestra, en la que el sector del calzado tiene una importancia económica y social clave». Además, considera que con el proyecto se van a conseguir vías de mejora de la sostenibilidad en la gestión de los desechos del calzado y, al mismo tiempo, se incentivan las colaboraciones entre los centros de investigación y las entidades públicas responsables de la gestión responsable de los residuos, «puesto que son beneficiosas por las sinergias generadas en el marco de una economía circular».

Precisamente hace un año el Consorcio elaboró y aprobó un plan estratégico de gestión de los residuos del calzado por la relevancia que tiene en su área de influencia. Para ello se decidió colaborar con los sectores claves del sector y de ahí surgieron los primeros contactos con Inescop en Elda, cuyos equipos ya llevan varios años trabajando en diferentes programas dentro de la misma línea de investigación. Por separado era complicado ejecutar el proyecto planteado. Básicamente porque Inescop cuenta con el conocimiento científico pero carece de las instalaciones y los residuos orgánicos, mientras el Consorcio Crea dispone de ambas cosas pero no de la capacidad tecnológica para desarrollar el estudio. Por eso la cooperación en este caso ha sido fundamental.

Materiales basados en fibras recicladas y acabados sostenibles

Una vez finalizado el estudio sus resultados serán transferibles y utilizables por el conjunto del sector calzado de la Comunidad Valenciana. Pero cabe destacar que Inescop también está trabajando, de forma paralela, en el desarrollo de materiales del calzado procedentes de residuos del cuero y de otras industrias, como es el caso de la agroalimentaria, a través de diferentes tipos de restos agrícolas y de biomasa. Esta investigación, difundida durante el pasado mes de junio y enmarcada en el proyecto denominado Greenmatshoe que financia el IVACE y los fondos FEDER, responde a los principios de la economía circular para impulsar un nuevo modelo de producción y consumo responsable.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats