Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El proyecto de la primera central fotovoltaica de Elda avanza pese a la oposición de los ecologistas

La planta Lobo ocupará 43 hectáreas en el paraje de Bateig y se extenderá por Novelda para instalar 60.000 módulos solares - La Administración considera su tramitación prioritaria

Protesta de ecologistas y vecinos ante el Ayuntamiento de Elda, en diciembre de 2021. | MATÍAS SEGARRA

El proyecto para construir una central fotovoltaica de 43 hectáreas de superficie entre los términos municipales de Elda y Novelda, en el paraje rústico de Bateig, ya se encuentra sometido a exposición pública en el Boletín Oficial de la Provincia siendo su tramitación de carácter prioritaria y urgente. La actuación también cuenta con la Declaración de Interés Comunitario (DIC) aprobada desde el pasado 5 de octubre de 2021. Por lo tanto, no parece estar surtiendo ningún efecto la presión que los ecologistas y los vecinos del Medio Vinalopó afectados por estas plantas solares están ejerciendo, especialmente durante los últimos meses, para exigir a la Administración que no permita que este tipo de instalaciones se ubiquen ni en el campo ni en el monte.

El proyecto denominado Lobo contempla la instalación de 59.696 módulos fotovoltaicos de 670 W y 16 inversores de 2.255 kWn; un edificio de interconexión y control donde se alojarán las celdas del sistema de media tensión de 30 kV, equipos auxiliares, de control, medida, protección y corriente continua así como una subestación eléctrica elevadora 30/66 kV, ubicada en Elda, que conectará con la red y su correspondiente infraestructura de evacuación de la energía generada, que estará compuesta por una línea eléctrica aérea de 2.210 metros que enlazará con la subestación eléctrica de Salinetas.

La actuación, que abarca 19 hectáreas en el término de Elda y 24 hectáreas en el de Novelda, parte con un presupuesto de 17.880.905 euros y entre sus principales características destaca una potencia máxima total de los módulos fotovoltaicos de 40.000 kW; una potencia nominal de los inversores de 36.080 kW; una potencia instalada de 36.080 kW y una capacidad de acceso concedida de 35.470 kW.

La instalación de la central solar afecta a 38 parcelas y entre sus propietarios figuran tanto los Ayuntamientos de Elda y Novelda como la Diputación de Alicante y las empresas Bateig Piedra Natural y Mármol Spain. La vida útil del proyecto se estima en 30 años. No obstante, al término de este período se evaluará mantener en operación la planta, pudiendo ser su vida útil de otros cinco o diez años más en función del estado de la misma. Desde el punto de vista de la eficiencia de la planta hay que tener presente que se produce un aumento de las pérdidas de año en año, estimándose que al final de su vida útil el rendimiento se podrá haber reducido en torno a un 20 o 25% aproximadamente.

La propia Declaración de Interés Comunitario (DIC) del proyecto otorga un plazo de caducidad de seis meses tras su aprobación, a contar desde el 7 de octubre de 2021, para solicitar la licencia municipal urbanística, la cual requiere necesariamente de la previa obtención de la Declaración de Impacto Ambiental, la Autorización Administrativa Previa y la Autorización Administrativa de Construcción. Por lo tanto estas tres licencias habrán de ser otorgadas por los órganos competentes antes del 8 de abril de 2022.

El proyecto ha sido adaptado, no sólo a la DIC y sus condicionantes, sino a todos y cada uno de los informes recabados en el seno de la tramitación que han sido informados favorablemente por los Ayuntamientos de Elda y Novelda, la Diputación de Alicante, la dirección territorial de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, la Confederación Hidrográfica del Júcar, la dirección general de Carreteras del Ministerio de Transportes, los Servicios de Ordenación del Territorio y Planificación de la Conselleria de Política Territorial, la Administración de Infraestructuras Ferroviarias, la dirección general de Cultura y Patrimonio, el Servicio de Infraestructura Verde y Paisaje así como el Servicio Territorial de Industria y Energía de Alicante.

El acceso a la instalación de la planta solar se realizará a través de la autovía A-31 por la salida que conecta con el camino de Bateig y, posteriormente, con una vía rural sin nombre que bordea la cantera de piedra hasta alcanzar finalmente el camino de la partida Estación Monóvar. Todo el contorno del complejo solar se vallará abarcando una superficie aproximada de 5.600 metros. Así consta en las características técnicas del proyecto Lobo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats