Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oleada de robos de catalizadores en coches en Novelda

Esta pieza de los tubos de escape se vende en el mercado negro porque contiene platino y las reparaciones les cuestan a los propietarios 3.000 euros

Imagen del material intervenido por la Guardia Civil durante la detención de tres hombres en Cocentaina por el robo de catalizadores durante el pasado verano. INFORMACIÓN

El intendente de la Policía Local de Novelda, Rafael Sarrió, ha confirmado la presentación de varias denuncias en los últimos días por el robo de catalizadores de los tubos de escape de varios vehículos estacionados en la vía pública. Esta pieza de los vehículos contiene platino y los ladrones la venden en lugares no autorizados. Reparar los destrozos ocasionados cuesta a los propietarios de los vehículos cerca de 3.000 euros. En mayo de 2016 este diario ya informó de que una banda de ladrones especializada en sustraer los catalizadores de los tubos de escape estaba actuando en Elda y Petrer. Por este tipo de piezas usadas se están pagando en el mercado negro más de 200 euros. Un botín muy apreciado para ladrones con conocimientos de mecánica y cierta pericia. Unos días antes, el 23 de abril de 2016, los ladrones sustrajeron en una sola madrugada cinco tubos de escape en coches y furgonetas aparcados en diferentes calles de Villena. Seis años después la historia se repite. De hecho, en el pasado mes de julio la Guardia Civil detuvo en Cocentaina a tres hombres de nacionalidad búlgara, de entre 42 y 22 años, por robar catalizadores de coches aparcados en la calle. Los sospechosos fueron sorprendidos por una patrulla cuando se marchaban con una pieza robada en una zona industrial. Según informó la Comandancia de la Guardia Civil, el modus operandi había consistido en levantar los bajos del coche, con varios gatos hidráulicos, para que uno de ellos se pudiera colocar debajo y llegar así más fácilmente a la pieza que querían sustraer. Motivo por el que los sospechosos estaban manchados de tierra cuando fueron identificados por la patrulla. Después, cortaron la pieza con la intención de extraer una serie de metales (paladio, rodio y platino) con los que obtener un beneficio económico. Todo lo contrario a lo que le esperaba al dueño del coche: una reparación muy cara.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats