Dos fallecidos por ahogamiento es el trágico balance de un accidente ocurrido a las 14.30 horas de este viernes en el barranco de Bolulla, un pequeño municipio situado en el interior de la comarca de la Marina Baixa.

El suceso ha ocurrido en la cascada final del barranco al arrastrar la corriente a un hombre de 43 años, que hacía las funciones de guía, y a una mujer, de 31 años, que formaba parte de un grupo de seis personas que estaba realizando una sesión fotográfica para un anuncio publicitario.

El fallecido era un conocido empresario de La Vila dedicado al sector turístico de los deportes de aventura. No estaba descendiendo el barranco. Era un experimentado guía de montaña y de barrancos, y con el actual caudal sabía que era una absoluta temeridad hacer algo así.

Tras la desafortunada caída al cauce la corriente lo ha arrastrado hasta situarlo debajo de la cascada y la fuerza del agua le ha impedido escapar. Posiblemente ha sufrido un golpe en la cabeza con las rocas impidiéndole reaccionar a tiempo.

Sin embargo, otro miembro del grupo que ha corrido la misma suerte sí ha conseguido salir ileso al sujetarse a la cuerda que le han lanzado sus compañeros desde la orilla. Pero la mujer también ha sido absorbida por el remolino de la cascada y ha fallecido ahogada.

El Grupo Especial de Rescate del Consorcio Provincial de Bomberos de Alicante se ha desplazado rápidamente a la zona con el helicóptero Alpha 01 y los bomberos han conseguido extraer del agua a las dos personas con síntomas de ahogamiento. El personal médico del SAMU le ha practicado la reanimación cardiopulmonar al guía, que ya se inconsciente, pero finalmente ha fallecido. Mientras tanto la mujer, que presentaba dificultades respiratorias, ha sido atendida por el personal médico desplazado en el Alpha 01 y también se le han realizado maniobras de reanimación cardiopulmonar. Tampoco en este caso se ha podido conseguir que recuperase las constantes vitales.

Los otros cuatro miembros del grupo se encontraban bien físicamente pero emocionalmente destrozados por el trauma vivido.

En el operativo también han intervenido tres bomberos del Parque de Benidorm, los servicios sanitarios de Emergencia y agentes de la Guardia Civil y Policía Local de Bolulla.

Las tareas de reanimación realizadas a una de las víctimas en el barranco de Bolulla. INFORMACIÓN

Precisamente el pasado domingo un experimentado barranquista alicantino de 42 años estuvo a punto de perder la vida en el Estret de les Penyes. Mientras se asomaba al estrecho cauce del barranco de Bolulla para inspeccionar el caudal se resbaló, con tan mala fortuna que cayó en una poza quedando sumergido debajo de la cascada. No podía subir ni bajar por el cauce así que su compañero cortó la cuerda de rappel que lo tenía inmovilizado. En ese momento la fuerza del agua lo arrastró 150 metros haciéndole perder incluso el casco de protección. Pero dentro del infortunio tuvo la suerte de acabar en una zona de contra corriente, en el interior de una cueva, evitando así una muerte segura. Los bomberos del GER lo rescataron ileso unos metros más abajo y lo trasladaron con el helicóptero Alpha 01 al parque de San Vicent del Raspeig.

Esta misma semana, el miércoles concretamente, desde el Consorcio Provincial de Bomberos de Alicante se dio un toque de atención por el alto riesgo que entraña practicar barranquismo durante estos días en la provincia. Las persistentes e intensas lluvias de las últimas semanas han elevado el caudal de los barrancos, sobre todo en el norte de la provincia, situando la práctica deportiva en un nivel superior a experto.

Los bomberos del GER del Consorcio de Alicante durante las prácticas de esta semana en el barranco de Bolulla. INFORMACIÓN

Por lo tanto, la posibilidad de sufrir un accidente es muy alta. De ahí que se aconseje a los aficionados, pero también a los expertos de este tipo de deportes de aventura, que no corran riesgos innecesarios hasta que el caudal se reduzca.

Precisamente la veintena de miembros del Grupo Especial de Rescate (GER) de los Bomberos del Consorcio Provincial de Alicante han podido examinar esta semana la excepcional y peligrosa situación en la que se encuentra el barranco de Bolulla.

Desde el lunes y hasta ayer jueves los bomberos de este grupo especializado que dirige el sargento jefe Salva Luque han estado realizando prácticas en este escarpado enclave de montaña. Los dos primeros días empapados bajo la lluvia, soportando temperaturas por debajo de los diez grados y colgados de las paredes del barranco durante horas buscando vías seguras de rescate. Todo ello con el fin de que las 20 horas de prácticas individuales se asemejen a una situación lo más real posible.

Los bomberos del GER del Consorcio de Alicante han comprobado esta semana la situación de extremo peligro del barranco de Bolulla. INFORMACIÓN

El propio Salva Luque ya vaticinó el pasado miércoles que "mucho nos tememos que el próximo fin de semana, aprovechando que llegan días de sol y una buena temperatura, muchos aficionados a descender barrancos acudan al Bolulla. Ya lo hicieron algunos el martes lloviendo y eso es una absoluta temeridad porque puede llegar de golpe una avenida de agua y arrastrar a quienes estén dentro del cauce", indicó Luque aconsejando que no haga nadie barranquismo en Bolulla "porque incluso los super expertos pueden correr riesgos", subrayó.