Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pleno de Elda aprueba la expropiación forzosa de viviendas para restaurar el castillo

Unanimidad en respaldar la petición del gobierno local para iniciar el expediente que permitirá reconstruir la barbacana del palacio condal

Viviendas próximas al castillo-palacio de Elda. Axel Alvarez

El Ayuntamiento de Elda sigue avanzando en la recuperación tanto del castillo-palacio de Elda, el emblema más relevante del patrimonio histórico local, como de su degradado entorno urbano. Con tal fin el pleno extraordinario y urgente de este martes ha aprobado, por unanimidad y sin intervenciones, iniciar el procedimiento de expropiación forzosa de las viviendas próximas al monumento para poder reconstruir la barbacana.

Esta estructura defensiva medieval se encontraba adelantada y aislada sobre la puerta y servía como soporte al muro de contorno. Las barbacanas estaban por lo general situadas fuera de la línea principal del bastión y conectadas a los muros de la ciudad por un camino fortificado. En el siglo XV con la mejora de la artillería las barbacanas perdieron su importancia pero en el caso de Elda su restauración supondrá un gran paso para que el castillo sigue recuperando su original fisonomía.

Precisamente el Plan Especial de Protección y Conservación aprobado por el pleno en febrero de 2021 estableció el objetivo de ordenar y regenerar los 41.000 metros cuadrados del deteriorado entorno urbanístico de la fortaleza. Aunque la mayor parte de las parcelas que hay en el entorno del castillo son de titularidad municipal».

El Ayuntamiento inició los primeros trámites en el año 2014 y el proyecto se desarrollará durante las próximas décadas, tratando de mantener el paisaje urbano del casco antiguo de la Elda Medieval, pero adaptado a los nuevos tiempos con calles más amplias, servicios renovados y recuperación de plazas. En su dimensión económica también es un plan ambicioso. La memoria valorada fija en 34 millones de euros la inversión necesaria para armonizar toda la manzana que rodea al castillo.

El nuevo plan obliga a que todas las intervenciones que se lleven a cabo alrededor del alcázar tengan una fisonomía y una tipología de vivienda concreta, además de respetar el entramado de calles de la época medieval. En este sentido le corresponde al Ayuntamiento actuar de promotor para impulsar esta revitalización en los próximos años, de la mano y con el apoyo de otras Administraciones Públicas.

El castillo-palacio de Elda en una imagen aérea. Axel Alvarez

Como ya se ha publicado, la puerta y el antemural son de época renacentista y se construyeron entre finales del siglo XV y principios del XVI. Se trata de una obra que forma parte de las intervenciones que llevó a cabo la familia Coloma en esa fase de la historia del castillo para reconvertirlo de recinto defensivo fortificado a palacio o alcázar. Además, en esa época tanto la puerta del antemural como la barbacana supusieron hitos arquitectónicos muy importantes. Entre otros motivos porque contribuyeron a reforzar la imagen monumental, palaciega y renacentista de un baluarte único en la comarca que ha permanecido abandonado demasiados siglos.

Fue en noviembre de 2021 cuando los trabajos de recuperación del arco del antemural del castillo-palacio de Elda, que comenzaron en el mes de mayo con las prospecciones de arqueología y continuaron a finales de julio con las obras de reconstrucción, entraron en su recta final. Desde la concejalía de Patrimonio se explicó entonces que “los trabajos han sido complejos, pero han ido avanzado a buen ritmoCon la finalización de esta obra ponemos en valor un enclave fundamental del Castillo y, además, concluimos un proyecto que desde hace décadas ha sido objetivo del Ayuntamiento. No hay que olvidar que para poder acceder al monumento y seguir con la recuperación hay que trabajar sobre esta puerta”.

Pues bien, para seguir avanzando en la recuperación del castillo era necesario trabajar en la adecuación de la barbacana interior, para lo cual ya se contaba en el último trimestre del año pasado con una subvención del Gobierno de España. Una obra que hará accesible y visitable todo el frente sur de la fortaleza.

Estado en el que se encuentra la zona central de la fortaleza de Elda. Axel Alvarez

Para la reconstrucción de la puerta de acceso los técnicos realizaron una cimentación nueva sobre la que se asentó el arco con la instalación de los sillares, utilizando para ellos todos los elementos constructivos que se pudieron recuperar durante la excavación.

Las obras de restauración de la puerta del antemural del castillo de Elda fueron ejecutadas por la empresa adjudicataria Sydca XXI, cuyos operarios colocaron la sillería y las piezas específicas del arco de entrada y de la coronación del monumento, requisito imprescindible antes de aplicar los tratamientos finales, la instalación del umbral de entrada y el pavimento de guijarros para completar este acceso al monumento BIC. Se finalizó así una intervención clave para la recuperación del alcázar eldense.

Dos años de trabajos

Fue en septiembre de 2020 cuando el gobierno socialista de Elda retomó los trabajos de restauración del alcázar. El propio alcalde Rubén Alfaro señaló entonces que el deteriorado monumento albergaría actividad en 2022 con rutas guiadas y actividades culturales. Esa fue su renovada previsión tras retomarse en esas fechas unos trabajos que comenzaron en 2015, pero que permanecieron parados un largo período de tiempo por desavenencias burocráticas entre la empresa adjudicataria y la Generalitat Valenciana.

La zona interior del castillo-palacio de Elda. Axel Alvarez

«La restauración y puesta en valor de nuestro castillo, con el propósito de que pueda ser visitable de forma permanente, es nuestro principal objetivo en materia de Patrimonio Histórico. Recorriendo el recinto se pueden comprobar sus grandes dimensiones, así como la importancia histórica y la complejidad arquitectónica que tuvo en el pasado», destacó el alcalde Rubén Alfaro relacionando esta «actuación prioritaria» con la puesta en valor del casco antiguo de la ciudad.

El antemural del castillo de Elda se construyó en los últimos años de los Corella y los primeros de los Coloma. Una de las familias de la alta nobleza que, tras adquirir la propiedad, llevó a cabo la mayor inversión en la fortaleza con un ejercicio de propaganda política para convertirla en su residencia. «Por eso más que una muralla defensiva o antemural los señores del castillo optaron por revestir la ladera como símbolo de poder», explica el arqueólogo municipal Juan Carlos Márquez. Precisamente el Ayuntamiento ha declarado 2022 como el Año Coloma por el quinto centenario del nacimiento de Juan Coloma, el primer conde de Elda.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats