Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comienza la segunda fase de mejoras urbanas en el barrio La Tafalera de Elda

Las obras cuentan con una subvención de la UE y permitirán sustituir el alcantarillado, reforzar el firme y renovar el asfalto del Paseo de la Mora

Las nuevas tuberías de la red de saneamiento con el Altico de San Miguel al fondo. ÁXEL ÁLVAREZ

El Ayuntamiento de Elda acabará en las próximas semanas con las fugas en las viejas conducciones del alcantarillado y con el mal estado del pavimento en el Paseo de la Mora de La Tafalera. La segunda fase del proyecto de rehabilitación de la barriada ha comenzado y permitirá la mejora del saneamiento y el refuerzo del firme con la posterior renovación del asfalto. Así se eliminará el actual desnivel existente en una carretera llena de socavones que soporta una alta densidad de tráfico por tratarse de una circunvalación que da acceso al casco urbano desde la carretera comarcal de La Torreta y la autovía A-31 de Madrid-Alicante.

La actuación también ofrecerá una mejora en el tratamiento de las aguas residuales que se generan en las viviendas de la zona.

Esta segunda fase de obras vienen a complementar los trabajos realizados hasta la fecha, que han permitido la renovación de la red de agua potable y la accesibilidad tanto del propio Paseo de la Mora como a diferentes viales adyacentes como las calles Escudo, Gredos y Aitana.

Además, durante la ejecución de estas labores también se ha procedido a la instalación del nuevo alumbrado público y a la mejora de la conexión de la calle Alonso de Coloma con el barrio de Numancia.

Cabe recordar que la primera fase de las obras ha sido incluidas dentro de la subvención de 1’5 millones de euros de los fondos Next Generation de la Unión Europea que ha recibido el Ayuntamiento de Elda, donde también se incluye la remodelación de la Plaza de Arriba y la plaza de Joan Miró.

Zona de la acera acotada con vallas por las obras en La Tafalera. ÁXEL ÁLVAREZ

En ese sentido, la nueva actuación tendrá una duración estimada de tres meses y contempla la desviación de la red de alcantarillado, que bajará desde el Paseo de la Mora al margen izquierdo de la zona del Peri del Vinalopó hasta conectar con la red existente. Posteriormente se procederá al refuerzo y reparación del firme existente así como la sustitución de bordillo y aceras en los tramos afectados.

“La renovación del Paseo de la Mora cumple con una necesidad y una demanda de la población, ya que es una zona muy transitada por los vehículos que utilizan esta vía para circunvalar la ciudad”, ha señalado el concejal de Inversiones y Servicios Públicos Sostenibles, José Antonio Amat, subrayando que "en la primera fase de los trabajos hemos mejorado tanto el agua potable como la accesibilidad, un proyecto que ha sido subvencionado por los fondos Next Generation por su valor para la mejora de la movilidad de las personas, y ahora vamos a dar un paso más en la rehabilitación integral del Paseo de la Mora para ofrecer una solución duradera a los desperfectos que se han ocasionado en los últimos años".

Los trabajos de renovación del alcantarillado de La Tafalera se están acometiendo actualmente en el PERI del Vinalopó. ÁXEL ÁLVAREZ

En agosto de 2018 el Paseo de la Mora tuvo que cerrarse al tráfico por peligro de hundimiento al aparecer algunas grietas de gran tamaño. En aquel momento el entonces concejal de Obras, Eduardo Vicente, señaló a las fugas de agua en las calles adyacentes como origen de los pequeños desprendimientos que alertaban de que la calzada estaba deteriorándose a gran velocidad. De hecho el asfalto comenzó a ceder a pesar de que ya se habían realizado pequeños parches que habían solucionado problemas puntuales. Sin embargo, el edil ya adelantó cuatro años atrás que los primeros indicios alertaban de que la problemática era más compleja de lo que en un principio se preveía.

Días después se confirmaron los peores pronósticos. Una cámara subterránea permitió supervisar el estado del subsuelo. De este modo los técnicos municipales pudieron comprobar que el alcantarillado estaba prácticamente desaparecido y el relleno que soportaba el suelo de hormigón se había diluido por los arrastres del agua. Una adversidad que hizo necesario cortar el tráfico varias semanas y buscar la solución a largo plazo que se está acometiendo ahora con las obras en La Tafalera.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats