Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell rechaza un vertedero privado de residuos industriales en Monóvar

Medio Ambiente también aclara que la propuesta para instalar una planta de basuras domésticas del Consorcio Crea en el paraje rural La Solana"está por estudiar y analizar"

Vista del paraje rural La Solana de Monóvar. INFORMACIÓN

La Generalitat Valenciana ha descartado que esté promoviendo o autorizando la instalación de un vertedero privado de residuos peligrosos e industriales en la partida rural La Solana de Monóvar. Es más, desde la dirección general de Calidad y Educación Ambiental se considera "muy difícil" o de "imposible implantación" una planta de estas características si finalmente, y en virtud del interés público, el Consorcio de Residuos Crea decide ubicar en los mismos terrenos el vertedero de rechazos de residuos domésticos que no se pueden reciclar.

Cabe recordar que esta entidad, de la que forman parte la Diputación de Alicante y la Generalitat Valenciana, gestiona las basuras de 14 municipios repartidos por las comarcas del Alto y Medio Vinalopó, l'Alcoià y la Foia de Castalla. Son concretamente Banyeres de Mariola, Beneixama, Biar, Campo de Mirra, Cañada, Castalla, Elda, Monóvar, Onil, Petrer, Pinoso, Salinas, Sax y Villena.

Además, respecto a este último proyecto desde la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica se advierte de que todavía es un asunto que "está por estudiar y analizar".

Las poblaciones del Consorcio Crea llevan cuatro años sin una planta propia para depositar las basuras no reciclables durante los próximos 20 años. Como este diario ya ha publicado, la planta de Villena que gestionaba Vaersa, la empresa pública de la Generalitat Valenciana, no recibe basuras desde que a mediados de 2018 alcanzó su capacidad máxima. El vaso 1 se colmató en junio de 2010 y el vaso 2 en septiembre de 2018. Desde ese momento dejaron de depositarse residuos de rechazo y tuvo que buscarse una solución provisional para dar salida a las 62.000 toneladas de desechos que se generan anualmente en el Plan Zonal 8 Área de Gestión A-3. Al principio se utilizó el vertedero de la empresa Reciclados del Mediterráneo en Villena, pero en la actualidad los rechazos se llevan a la planta privada de Lurima en Novelda.

Es, en cualquier caso, una medida transitoria antes de encontrar una solución definitiva que permita al Consorcio, actualmente presidido por el alcalde de Villena Fulgencio Cerdán, la autosuficiencia en materia de residuos. Ese es el gran reto que persigue la junta general de Crea. De hecho, la decisión sobre la ubicación del nuevo vertedero debería haber sido acordada antes de que acabase el año 2020 por los ayuntamientos. Sin embargo la única propuesta planteada hasta la fecha son los terrenos de La Solana en Monóvar. Hace justo un año los responsables autonómicos de Medio Ambiente también se interesaron por conocer el estado del vertedero privado de Las Cañadas de Elda como posible emplazamiento de la futura planta. Pero todo parece indicar que está posibilidad ha sido rechazada. Al menos de forma provisional.

En la primera semana de agosto vecinos y ecologistas de Monóvar llevaron a cabo el primer acto público de rechazo a los dos proyectos de vertedero que una empresa privada y el Consorcio Crea pretenden desarrollar en el paraje rural de La Solana. Los miembros de la plataforma desplegaron una pancarta en el Ayuntamiento con el lema "No al macrovertedero" en el momento en el que la Corporación local se disponía a celebrar el pleno de agosto. Se niegan a que Monóvar reciba residuos industriales en un vertedero promovido por una empresa privada y también a albergar una planta acoger las basuras que generan los 14 municipios de l'Alcoià, la Foia de Castalla y el Alto y Medio Vinalopó integrados en el Consorcio Crea.

Tanto los miembros del grupo naturalista Heliaca como el portavoz del medio centenar de viviendas del paraje afectado, Javier Payá, intervinieron en el punto de ruegos y preguntas del pleno para pedir explicaciones al gobierno socialista de Monóvar. La plataforma rechaza frontalmente este tipo de instalaciones "por la contaminación ambiental, acústica y lumínica que producen, los malos olores que generan, la destrucción de un paraje situado a las faldas de la sierra de la Umbría de Salinas o de las Barrancas de Elda y el tránsito diario de vehículos pesados por el término municipal". Así lo señaló Payá para quien la gestión municipal está adoleciendo de la "transparencia, participación e información pública que requiere un asunto de tal magnitud".

De momento lo que ya han conseguido vecinos y ecologistas es que el gobierno que lidera Alejandro García se haya pronunciado públicamente en contra de la iniciativa de una empresa privada con sede en la localidad, que pretende desarrollar en los mismos terrenos un vertedero de residuos industriales repartido en dos recintos que abarcaría una superficie total de 22 hectáreas. En este caso el Ayuntamiento y la Conselleria comparten el mismo criterio.

Sin embargo los dirigentes municipales de Monóvar han dejado abierta la opción de que se instale en La Solana el vertedero del Consorcio Crea, siempre y cuando los informes medioambientales sean favorables. Son conscientes de que acoger esta planta supondría una importante fuente de ingresos para una depauperadas arcas municipales.

En la actualidad, según afirmaciones del propio alcalde monovero durante la presentación de la Agenda 2030, "los técnicos de la Generalitat se encuentran valorando la idoneidad de los terrenos escogidos en el paraje de La Solana”. García también apuntó a finales de julio que "este proyecto está incluido en la Agenda 2030 de Monóvar como un factor clave para impulsar la economía circular desde el reciclaje”.

En cualquier caso, para que la actuación prospere los estudios geotécnicos y geológicos deben confirmar la idoneidad de los terrenos. También habría que aprobar un cambio de uso de los terrenos afectados, ya que el PGOU vigente los califica como suelo rústico de especial protección. De ahí la necesidad de una modificación del Plan General de Ordenación Urbana de Monóvar o el desarrollo de un plan especial para poder instalar la macroplanta.

Nueva ley autonómica de residuos

Durante el mes de julio de 2022, se ha dictaminado por parte de la Comisión de Medio Ambiente de las Cortes Valencianas el proyecto de ley de residuos y economía circular en la Comunidad Valenciana. Está previsto que en septiembre se pueda aprobar la nueva ley, que crea de manera definitiva en las provincias de Alicante, Valencia y Castellón una nueva estructura, necesaria, para dar una prioridad de gestión adicional y mayor a los recursos que contienen los residuos. La nueva agencia de residuos y economía circular de la Comunidad Valenciana. Sin duda, un proyecto de ley, que durante su tramitación se ha adaptado a las consideraciones de la nueva ley estatal ley 7/2022, de 8 de abril, de residuos, que supondrá un antes y un después en la gestión de residuos domésticos y otros en la Comunidad Valenciana. Y asimismo, con la aprobación de esta normativa, se derogará la actual ley 10/2000 de residuos de la Comunidad Valenciana.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats