El concierto de la banda del Ateneo Musical Maestro Gilabert de Aspe del próximo sábado 19 de noviembre, coincidiendo con la celebración de Santa Cecilia, se cerrará con un homenaje a la fallecida soprano eldense Ana María Sánchez.

La banda aspense, junto a la concejalía de Cultura y un grupo de vecinos de Aspe vinculados con la cantante de Elda, han querido recordarla tras su fallecimiento el pasado 17 de septiembre. Con tal fin se interpretará un pasodoble que lleva el nombre de "Soprano Ana María Sánchez".

Al acto de reconocimiento póstumo han confirmado la presencia su marido Pepe Rubio y otros miembros de su familia.

El concierto comenzará a las a las 20 horas en el Teatro Wagner. 

Ana María Sánchez ya tiene el nombre de una calle en Aspe y, además, en palabras del alcalde Antonio Puerto "el pueblo de Aspe siempre estará eternamente agradecida a la soprano que siempre se ha volcado cada vez que se le llamaba para actuar en beneficio de cualquier causa necesaria para la población".

La soprano eldense Ana María Sánchez Navarro (12 de marzo de 1959) falleció a los 63 años "en paz y rodeada de sus seres queridos". Una gran pérdida para la ciudad de Elda, para la provincia de Alicante y para la lírica española, de la que fue una gran defensora en sus treinta años de exitosa trayectoria.

En 2019 el cáncer le forzó a tomar la decisión de dar por finalizada su carrera musical. Ella misma reconoció en una entrevista concedida a este diario que la enfermedad le había restado la energía suficiente para subir a un escenario a cantar. Así que, "por respeto al público, a la música y a mí misma decidí que era el momento de terminar con esa etapa de mi carrera". A pesar de ello seguía demostrando una gran entereza y estaba agradecida a la vida "porque se ha portado muy bien conmigo".

Premios y distinciones

Licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de Alicante, que le concedió en el año 2000 el "Laurel de Oro de las Artes", se inició en el mundo del canto en el Orfeón Polifónico del Centro Excursionista Eldense, en el que ingresó a los 15 años. Estudió la carrera de Canto en el Conservatorio Superior de Música "Óscar Esplá" de Alicante con la soprano Dolores Pérez. Con una beca del Centro Excursionista Eldense continuó sus estudios en la Escuela Superior de Canto de Madrid, donde estudió con Miguel Zanetti e Isabel Penagos, obteniendo el Premio Extraordinario de Fin de Carrera "Lola Rodríguez de Aragón'".

Académica Numeraria de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de València desde febrero de 2005, recibió cuatro años más tarde la Encomienda de Número de la Real Orden del Mérito Civil por su contribución al Patrimonio Nacional en la difusión de la Música Española. Fue el rey Juan Carlos I quien le impuso el galardón en la ceremonia que se celebró en el Palacio Real de Madrid.

Además el Ayuntamiento de Aspe le dedicó una calle en la localidad y posteriormente el Ayuntamiento de Elda le dio su nombre al Conservatorio Profesional de Música.

La Soprano Ana María Sánchez en septiembre de 2019 cuando recibió el Premio Nacional «Cultura Viva» a la Lírica. ALEX DOMINGUEZ

Inicio de su carrera

Después de interpretar numerosos conciertos de ópera en Francia y Alemania, debutó en Palma de Mallorca con "Nabucco" de Verdi en 1994 y ese mismo año representó a Mathilde de "Guillaume Tell" en el Teatro San Carlos de Lisboa, iniciando entonces una brillante carrera lírica que le llevó a actuar en teatros de toda Europa, combinando sus actuaciones operísticas con conciertos y recitales de música de cámara y oratorio.

En su destacada trayectoria cuenta también con la Insignia de Oro del Centro Excursionista Eldense y un premio IMPORTANTE del diario INFORMACIÓN, además de haber sido finalista de los Premios de la Música en los años 2003 y 2005.

En marzo de 2019 recibió la Insignia de plata de la Escuela Superior de Canto de Madrid de manos de la profesora de la institución Carmen Torreblanca, catedrática de lengua francesa. Una distinción que se concede habitualmente a los profesores de la Escuela cuando se jubilan, por lo que Ana María Sánchez se convirtió en la segunda alumna en recibirla tras la entregada a la mezzosoprano Teresa Berganza.

Ana María Sánchez recibiendo la ovación del público en uno de sus conciertos en Aspe. INFORMACIÓN

El último gran reconocimiento a su exitosa carrera artística lo recibió hace ahora justo tres años. Fue el Premio Nacional "Cultura Viva" a la Lírica. Un prestigioso galardón reservado a instituciones o personalidades con una obra o trayectoria ejemplar en diversas áreas del conocimiento como la música, cultura, arqueología, literatura, poesía o ciencia.

"Paz para el alma"

Deja, por tanto, un amplio legado de galardones y honores aunque, como siempre dijo en vida: "el premio más grande que tengo es mi familia. El resto ha llegado, cada uno, en un momento importante de mi vida y han sido un antes y un después en mi carrera".

Elda dará este domingo el último adiós a una mujer vitalista y enamorada de su ciudad que siempre defendió el canto como expresión artística y como paz para el alma. "Y eso es algo que en este mundo hace muchísima falta", subrayó en su última entrevista.