El Partido Popular de Villena ha denunciado que, tras la suspensión temporal total de las obras de la Avenida de la Constitución con motivo de la celebración de las Fiestas de Moros y Cristianos, se han reanudado los trabajos tras su tercera paralización.

Los populares señalan que a los continuos retrasos en estas actuaciones se le suma algunos detalles que se encuentran aún sin finalizar, como es el caso del pavimento podotáctil ubicado en la esquina de la calle Salvadora. "Un suelo diseñado específicamente para facilitar el paso de personas invidentes pero que se ha hecho coincidir con una tapa de registro y con el hueco de un árbol, dificultando en ambos casos el uso del suelo por parte de sus destinatarios, que mediante las distintas guías y dibujos del pavimento saben cuándo se acercan a un cruce y por dónde deben cruzarlo", señala el portavoz popular, Miguel Ángel Salguero.

Esta situación, explica Salguero, ya ha sido denunciada en la Comisión de Accesibilidad del ayuntamiento, y “va a obligar a levantar la acerca para instalar correctamente este suelo”. Por ello, los populares piden al equipo de gobierno “que esté muy encima de la obra para que se ejecute bien y no haya que hacer modificaciones ni lamentar daños en el futuro”.

"Pedimos celeridad, porque hasta el momento la propia ejecución de la obra no ha sido ágil. Tengo aquí los informes mensuales de la obra de los últimos 4 meses, desde mayo. En todos ellos se indica que la actividad constructiva -hay 4 opciones: rápida, normal, lenta y sin actividad- está siempre marcada como "lenta", señala Salguero.

"Por ello, esperamos que esta nueva fase de las obras la actividad constructiva sea rápida, y evitamos generar un mayor perjuicio a nuestros comerciantes. Una obra genera dificultades. Pero debemos garantizar o velar porque sean lo menor posible", asegura el popular.

No cerrar la ciudad

El concejal de Infraestructuras, Javier Martínez, ha respondido a las críticas por presuntas deficiencias a algunos tramos de la Avenida de la Constitución que se encuentra en obras y ha explicado que “estamos en una obra que no se ha terminado, que se abrió expresamente para facilitar la movilidad en Fiestas y cuyos errores y deficiencias están registradas de antemano por parte de los técnicos municipales”. Para el edil, “señalar errores de ejecución cuando la obra no se ha terminado es una irresponsabilidad y un menosprecio a los técnicos municipales encargados del desarrollo y control de la obra”.

Martínez se refirió a algunos tramos de acerado donde se ha instalado pavimento podotáctil, pero avanzó “que son otras más las cuestiones que hemos detectado y que entendemos que hay que mejorar o corregir. Una situación que es normal en obras de esta envergadura”.

Estos tramos en obras fueron abiertos previamente ante el inicio de las Fiestas, periodo en el que se establece una paralización de las tareas del proyecto y que pretenden evitar "cuellos de botella" en la circulación de peatones.

Desde su punto de vista, “si se ven este tipo de cuestiones es porque tenemos abiertas las calles para el tráfico rodado como para peatones durante el proceso de obras para reducir molestias de movilidad. En otras ciudades, como en Alicante, donde se ha bloqueado por entero la ciudad, estas cosas pasan igual, lo que ocurre es que no se ven”.

Martínez ha declarado que “entiendo como precipitadas algunas críticas a proyectos no acabados, especialmente porque demuestran un evidente desconocimiento de la norma y de los usos de estos elementos, que están regulados por la norma de edificación y construcción”.

El propio concejal se ha comprometido a hacer un análisis de todos los elementos que tiene que ver con la accesibilidad y la garantía de seguridad del proyecto de la Avenida Constitución, que calificó de “ejemplo de cómo realizar una gran obra, al tiempo que se mantiene abierta el tránsito, tanto de peatones como de vehículos”.

Martínez también aclaró que la instalación de pavimento podotáctil, el que se instala en los puntos de las aceras para facilitar el paso a las personas con discapacidad visual, se ajustará a la normativa vigente. Martínez señaló que se trata de elementos que conjugan puntos y barras paralelas que tienen significados diferentes, unos como advertencia y otros direccionales. Estos últimos, según la norma, tiene un doble significado cuando se pone en paralelo a la acera o cuando es transversal.

El concejal señaló que “cada elemento tiene un significado, dicen cosas distintas y tienen un sentido diferente, que para quienes no necesitamos estos elementos muchas veces son incomprensibles”. Además, apuntó que “cuando hablamos de estas cosas, lo realmente responsable es que no generemos dudas, ni contribuyamos a la confusión, porque hay personas que necesitan seguridad y confianza para andar por nuestras calles aun cuando no puedan ver. Y no ayudan cuando se afirman cosas desde el desconocimiento”.