Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El milagro del Fondillón

Postal de Andrea Ibernon.

Estos días asistimos a la representación de la Festa ó Misteri d'Elx, sin duda el auto sacramental más bello e importante del mundo que se basa sobre todo en la Asunción de la Virgen María. Durante décadas he acudido como espectador invitado por Biel Sansano y he oído cantar a mi también amigo Lluís Gómez. El milagro de la Asunción de la Virgen es más milagro al saber que este acto teatral se ha conservado vivo durante varios siglos. Y es que Elx procura otros milagros que a los amantes del Fondillón nos interesa mucho.

En el año 1791 se publicó en Roma un libro, «escrito en Toscano» sobre la causa de beatificación de Andrea Ibernon, escrito por el padre Vicent Mondina, un fraile franciscano nacido en Villarreal y muerto en Valencia en el convento de San Juan de Ribera en 1806. Andrés Hibernón Real, nombre castellano del beato, nació en Murcia en 1534 y desde Alcantarilla donde vivía su familia, pasó a Valencia donde trabajó para su tío Pere Ximénes. A los veinte años decidió volver a casa con ochenta ducados de plata y al llegar a la frontera de los dos reinos le asaltaron y robaron todo. Andrés ingresó en la orden de los descalzos de San Pedro de Alcántara y en 1563 fue destinado al convento de San Josep en la ciudad d'Elx donde confraternizó con San Pascual Bailón. Un día, apoco antes de Navidad, salieron a predicar el padre Silvestre Sanz y el beato Andrés Hibernón y se quedaron hospedados en casa del párroco Joan Candela. Éste último con tal de agradar a sus invitados y mientras estaban merendando, mandó al criado a por una jarra de un vino particular llamado Fondillón. Volvió el criado diciendo que no quedaba y entonces Andrés, encomendándose a Dios y sonriendo, le dijo que bajase de nuevo a la bodega y al instante volvió el sirviente diciendo que el barril estaba totalmente lleno y pudieron beber hasta después de Reyes. El «Milagro del Fondillón» y otros muchos, le valieron a Andrés Hibernón su beatificación en el año 1791 casi doscientos años después de su muerte en Gandía en 1602.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats