Cada vez menos gente paga en efectivo. Basta acercarse a la caja de cualquier supermercado o a la barra de un bar para ver que los que utilizan la tarjeta de crédito o el móvil para pagar son muchos. Además, otros métodos digitales de pago como Bizum o incluso las criptomonedas se están instaurando poco a poco en algunos locales de nuestro país. En esto, otros países europeos nos llevan mucha ventaja. Tanto que incluso hay uno que se podría estar planteando olvidarse del dinero en efectivo en 2023. ¿Te imaginas cuál puede ser?.

El país que podría olvidarse del dinero en efectivo en 2023

Uno de los países más avanzado en cuanto a nuevos métodos de pago se refiere es Suecia. En el país nórdico el uso del dinero en efectivo ya es a día de hoy bastante limitado y podría serlo mucho más aún de cara al próximo año.

Un cliente retira dinero de un cajero automático. EFE

Aquí se emitió el primer billete

Lo cierto es que Suecia siempre ha sido pionera en temas económicos. No en vano fue el primer país del mundo que emitió un billete. Fue en 1661 y lo emitió el Banco de Estocolmo.

Suecia fue el primer país del mundo en emitir billetes para hacer pagos. EUROPA PRESS - ARCHIVO

Mucho ha llovido ya desde entonces y ahora el uso de los billetes y las monedas en el territorio sueco es casi testimonial. Según explica el Banco Central Sueco en su página web, durante los últimos años se ha producido una gran bajada en el uso de los métodos tradicionales de pago. Si en el año 2010 el 39% de su población utilizaba billetes y monedas para pagar sus compras, en 2020 el porcentaje era solo de un 9%. Y menos aún ( solo un 7%) en el pasado año. Así las cosas, se espera que los datos sigan disminuyendo hasta ser casi anecdóticos en 2023.

Marion Laboure, analista de Deutsche Bank Research, ya destacaba esta posibilidad en un artículo titulado 'Una sociedad sin efectivo: un pequeño paso para Suecia, un gran salto para los pagos'.

Siempre a la vanguardia en métodos de pago

Te puede interesar:

Suecia siempre ha estado a la vanguardia en métodos de pago. Además de emitir el primer billete también fueron pioneros en el uso de las tarjetas de crédito y de débito. Si continúan con esa tendencia los suecos podrían convertirse en los primeros en dejar de pagar sus compras con dinero en efectivo.

La siguiente pregunta que surge es si el país escandinavo será el primero de muchos otros. Aunque la tendencia parece ir en el camino del aumento progresivo de los métodos de pago digitales, lo cierto es que en muchos países el pago en efectivo aún sigue siendo el mayoritario por lo que todo parece indicar que esta tendencia sueca tardará muchos años aún en convertirse en un fenómeno globalizado.