Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Muñecas Antonio Juan inicia una campaña de donaciones a entidades vinculadas a la infancia y la tercera edad

Cada mes, bajo el título “Un año compartiendo sonrisas”, la firma de Onil donará 3 lotes de sus creaciones

Algunas de las muñecas incluidas en las donaciones

Muñecas Antonio Juan ha estado vinculada desde sus inicios a aportar bienestar y felicidad a la sociedad a través de sus creaciones dirigidas especialmente a los más pequeños y a las personas mayores. Consciente de la importancia del juego para el desarrollo de los niños y niñas y de los beneficios que aportan las terapias con muñecas para personas mayores con demencia o alzhéimer, la compañía ha querido consolidar las donaciones que ya venía realizando de forma esporádica y convertirlas en una campaña para que todos los meses, durante un año, una entidad vinculada con la infancia o el colectivo de personas mayores reciba lotes de sus productos.

Con el título “Un año compartiendo Sonrisas” la campaña ha arrancado con el envío de tres lotes de una decena de muñecas cada uno a: la ONG Remar, creada para ayudar, promocionar y desarrollar a las personas en situación de exclusión social; a la Fundació Concepció Juvanteny, que trabaja en la defensa de los derechos de los niños y jóvenes especialmente en situación de exclusión, y Centro de Día Valle Lentiscal, para pacientes con Alzheimer.

La campaña se ha puesto en marcha aprovechando la celebración del Día Internacional de la Sonrisa. La efeméride se ha elegido por los beneficios para la salud y el bienestar de las personas asociados a la sonrisa, muy similares a los que aporta el juego. Sonreír, destacan desde la empresa, estimula la liberación de sustancias como dopamina, serotonina y endorfinas, neurotransmisores que contribuyen a aumentar la sensación de bienestar, y reduce los niveles de cortisol, una hormona que se segrega como respuesta al estrés y la ansiedad.

Muñecas Antonio Juan lleva años colaborando con entidades sociales y ONGs que se han puesto en contacto con la empresa solicitando donaciones de muñecas. Especialmente en los últimos años, las cesiones han ido destinadas a diferentes asociaciones de familiares y amigos de enfermos de Alzheimer, para facilitar las herramientas con las que poner en práctica la Dollterapia, una terapia no farmacológica que se está aplicando en muchos centros y con la que a través del uso de muñecas se consigue mejorar el estado emocional de los pacientes. Dado el número de donaciones realizadas en el último año, la empresa ha decidido lanzar una campaña anual con la que adquirir un mayor compromiso con las entidades que trabajan a favor de la infancia y la tercera edad.

Asimismo, a través de su pionero servicio de post venta “La Peque Clínica” en el que se atienden diferentes incidencias relacionadas con sus muñecas, se invita a los usuarios a donar el coste del servicio (que no se cobra al cliente por parte de la empresa) a ASPANION la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de la Comunidad Valenciana.

Según explica la responsable de Marketing de la firma, Josabel García “ en la empresa llevamos tres generaciones dedicadas a la fabricación de muñecas, y somos conscientes de la importancia del juego en el desarrollo de los más pequeños, así como de los múltiples beneficios que las muñecas aportan a cualquier edad a nivel de conocimiento, autoestima, empatía, comunicación… y a pesar de ello aún hoy nos llegamos a sorprender cuando vemos todo lo que el juego con muñecas puede llegar a despertar en las personas”. En este sentido, señala que con estas donaciones “queremos seguir aportando sonrisas y favoreciendo el desarrollo de las personas al lado de aquellas entidades que de forma altruista están al lado de los más vulnerables”.

Sobre Muñecas Antonio Juan

Nace en 1958, en la localidad de Onil, provincia de Alicante, cuna de la industria juguetera española desde finales del siglo XIX. Una modesta empresa familiar, hoy con la tercera generación al frente, especializada en la fabricación de muñecas bebés y que no ha parado de crecer hasta convertirse en un referente bajo los principios de calidad, tradición y sostenibilidad.

Su compromiso con el cambio climático y el futuro de los más pequeños se ha materializado con la puesta en marcha de una serie de actuaciones dirigidas a reducir la contaminación ambiental en toda la cadena de producción, aportando soluciones concretas e inmediatas que contribuyan a frenar el efecto invernadero. Estas actuaciones le han valido la certificación Zero Waste. Asimismo, ha sido la primera empresa del sector en incorporar los tejidos orgánicos en la confección de la ropa de sus muñecas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats