Viajar a la península desde las ciudades españolas en África de Ceuta y Melilla y pagando un billete como si se tratara de residentes, lo que les permitía una suculenta bonificación en el transporte, ha sido la última trama fraudulenta desarticulada por el Cuerpo Nacional de Policía.

Para ello, los beneficiarios utilizaban un certificado de viaje que realmente era falso, un documento que acreditaba que el poseedor era residente en una de ellas y, como ocurre con los residentes en las islas, cada vez que se desplaza a la península, ya bien sea a la ida o a la vuelta, el Estado corre con una buena parte de los gastos del viaje.

Gestora

En el comunicado facilitado ayer se daba por desarticulada por la Policía Nacional esta organización, en una operación en la que han sido detenidas nueve personas; entre ellas, dos empleados de una gestora administrativa afincada en Melilla. Entre los arrestados hay una persona de Elche y otra de Alcoy, según ha informado a través de un comunicado el Ministerio del Interior. Todos los detenidos están involucrados en la falsificación de certificados de viaje que "simulaban a los emitidos por la Administración Local, utilizados para viajar en barco a la península, aprovechándose fraudulentamente de la bonificación de transporte para residentes en Melilla".

Comisaría de Policía Nacional de Elche. INFORMACIÓN

La investigación tuvo su origen en una información facilitada por agentes de la Policía Nacional dando cuenta de la detección, durante la OPE del año 2021, de cuatro certificados de viaje que al ser cotejados digitalmente por sus Códigos Seguros de Verificación (CSV), resultaron estar falsificados.

Residentes

Los documentos falsificados fueron empleados indistintamente por personas residentes en Melilla como por otras domiciliadas en la península, por lo que para detener a todos los implicados hubo que requerir la colaboración de las plantillas policiales de Elche y Alcoy, quienes detuvieron a una persona implicada en cada una de ellas.

Igualmente, llamó la atención de los investigadores el hecho de que entre los usuarios de los documentos falsificados aparecían algunos menores de corta edad, pudiendo determinarse que fueron sus propios padres que viajaban con ellos los que presentaron los documentos fraudulentos a la hora de adquirir el billete de barco.

Los nueve detenidos, a los que habría que añadir a una persona más sobre la que se le activa una orden policial de detención, se les imputan los delitos de falsedad de documentos y estafa.