Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hércules CF: Tres rojas y un liderato

El Hércules es primero tras un partido loco que tuvo de cara pero que acabó pidiendo la hora tras las expulsiones de Emaná (68') y Nieto (70')

En consonancia con lo sucedido horas antes en los aledaños del Rico Pérez entre ultras del Hércules y el Castellón, el derbi regional resultó ser una locura. Dos goles, tres expulsados y un reparto de puntos que no contenta a nadie pero que al menos le vale al conjunto de Planagumà para recuperar en solitario el liderato antes de visitar el próximo domingo El Collao.

El Hércules lo tenía todo de cara para vencer, convencer y gustarse ya que su oponente, colista, llegaba a Alicante con la autoestima por los suelos y los nervios a flor de piel. Además el partido se puso de cara muy pronto. En el minuto 14, el central Carlos Delgado agarró a Paco Candela dentro del área cuando se disponía a cabecear un centro desde la izquierda y el colegiado decretó penalti. Carlos Martínez lo ejecutó con un derechazo alto que envió el balón dentro de la portería tras golpear en el larguero.

El viento soplaba de cola ya en el primer cuarto de hora y el Castellón no acertaba a dar dos pases seguidos. El Hércules mordía en la recuperación y después intentaba hacer más daño a la contra, algo que casi consigue Pol Roigé en el 25' tras un extraordinario servicio desde la banda contraria de Juli. El extremo catalán consiguió rematar en posición forzada con tan mala suerte que el balón fue repelido por el palo con Campos ya superado.

El Hércules tenía tan controlado el partido y su oponente daba tan pocas señales de vida que la única manera de que llegaran los problemas era en errores propios. El primero, en el 33', lo cometió Nani en una mala entrega en la salida de balón, lo que aprovechó Cubillas para avanzar metros y dejar solo al aspense Máyor ante Falcón. El zurdazo a bocajarro del canterano del Hércules fue repelido por el gaditano con una gran mano. Nada pudo hacer el portero en el 1-1 del 43'.

José Fran, ayer de nuevo desbidujado, poco participativo y errático en la toma de decisiones, cometió una falta lateral innecesaria que costó muy cara. Verdú sirvió con la zurda un muy buen balón que Cubillas cabeceó sin oposición dentro del área para delirio de los 150 «orelluts» ubicados entre Fondo Norte y Preferente.

La primera parte finalizó con el regusto amargo del gol albinegro pero Planagumà no varió piezas y confió en seguir haciendo daño con Carlos Martínez y Juli como referencias ofensivas, más la profundidad de la banda derecha con Juanjo Nieto y Pol Roigé.

Al igual que en el primer acto, el segundo se puso de cara bien pronto, en el 48', porque el central Delgado vio la segunda amarilla al agarrar a Juli cuando el alcoyano ya le había superado con una filigrana y se colaba en el área. El Hércules se frotaba las manos y rondó el segundo gol en varias llegadas, casi todas por la banda derecha. En el 54', el central Castells envió el balón al larguero de su propia portería en un intento de despeje y, en el 67', Carlos Martínez se topó con el palo en su intento de definición.

Todo saltó por los aires en el 68' cuando Emaná, que llevaba tres minutos en el campo, vio la roja directa por juego peligroso al levantar la bota a la altura de la cara del meta Álvaro Campos. Se igualaron las fuerzas y cuando Planagumà reordenó sus piezas llegó la expulsión de Juanjo Nieto sólo dos minutos después (70'). El lateral protagonizó una de sus características arrancadas y al final cayó al notar el contacto de un zaguero. El colegiado Escudero Marín le mostró la segunda amarilla por simular y dejó al Hércules hecho unos zorros.

Los últimos 25 minutos fueron agónicos y los blanquiazules acabaron defendiendo con ocho porque Nani apenas se podía mover por molestias en la rodilla. En el 92' Falcón evitó el gol del lateral Rubén con una gran mano y en el 94' Pol Bueso despejó sobre la línea de gol un balón que se colaba.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats