Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "10" apunta al banquillo más de 100 días después

El delantero Carlos Martínez no es suplente desde el derbi de El Collao del pasado 18 de noviembre y Planagumà valora darle descanso en busca de más velocidad, verticalidad y mordiente

Gesto de rabia del delantero Carlos Martínez durante el Hércules-Castellón disputado en el Rico Pérez.

Gesto de rabia del delantero Carlos Martínez durante el Hércules-Castellón disputado en el Rico Pérez. Jose Navarro

Corren nuevos tiempos en la delantera del Hércules tras la llegada de Jona Mejía y Benja en sustitución de Carlos Fernández y Stephane Emaná. Y algunos roles preestablecidos hasta ahora pueden saltar por los aires porque sólo quedan 12 partidos de Liga regular y la competición no espera a nadie.

Aunque el técnico blanquiazul Lluís Planagumà protege con su habitual hermetismo el once que tiene en mente para el choque del sábado(18.45 horas) frente al filial del Valencia, es muy probable que Carlos Martínez lo comience en el banquillo debido al considerable bajón experimentado en las últimas semanas.

El punta de Mataró, máximo goleador de la plantilla con siete dianas, sólo ha sido suplente en un partido desde que arrancó el curso, hace más de 100 días en el derbi de Alcoy disputado el 18 de noviembre (1-0). En aquella cita el técnico Lluís Planagumà experimentó con tres mediocentros y sacrificó al «10», hasta el momento intocable y que tuvo que entrar en la segunda parte para intentar una remontada que nunca llegó.

Desde entonces ha sido siempre titular pero su influencia en el juego es cada vez menor. Hace tres semanas, en el Rico Pérez frente al Ebro, quiso ejecutar el penalti que significaba el 2-3 para recuperar parte de la confianza perdida. Lo anotó pero este gol tampoco tuvo un efecto milagroso y en el partido siguiente, ante el Teruel, fue cambiado en el minuto 59. También se marchó al vestuario antes de tiempo el pasado domingo ante el filial del Levante (minuto 66) y la entrada de los atacantes Benja y Pol Roigé le cambió la cara al equipo hasta el punto de rozar la remontada (1-1).

Benja, al once

El sábado ante el colista Mestalla se da por hecho el debut de Benja en la alineación inicial tras su gol en Buñol y no sería descartable que descansaran de inicio tanto Carlos Martínez como Jona. Para Planagumà es innegociable que sus delanteros corran al espacio, sean verticales y mantengan la presión alta, algo que ha brillado por su ausencia en los dos últimos encuentros y que le venía como anillo al dedo por sus características físicas al camerunés Emaná.

Carlos Martínez fue el primer fichaje que cerró el director deportivo Javier Portillo el pasado verano como piedra angular del ataque del nuevo Hércules. El punta de Mataró había decidido poner fin a su aventura exótica en Japón, donde firmó un gran contrato (con el Tokyo Verdi de la segunda categoría nacional) tras brillar como goleador en Segunda B con el Olot y el filial del Villarreal. Aunque todos los gallos de la categoría de bronce llamaron a su puerta, Portillo, tras consulta con Planagumà, puso toda la carne en el asador y le ofreció un contrato irrechazable por dos temporadas.

El delantero barcelonés, de 32 años, es el segundo jugador más utilizado de la plantilla (2.146 minutos), sólo por detrás del cerebro Diego Benito (2.211), por delante de otros intocables como el central Samuel (1.980), el mediocentro Fran Miranda (1.712), el lateral Nani (1.768) o el incombustible Chechu Flores (1.768).

Recientemente, Planagumà defendió la aportación de Carlos Martínez, destacó su influencia en otros aspectos «que no se ven» y le reforzó positivamente. Aunque mañana pueda ser suplente, el técnico barcelonés sabe que su paisano debe ser clave a la hora de la verdad.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats