Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rapapolvo al vestuario

Planagumà alza la voz delante de la plantilla y exige a los jugadores que den un paso adelante en las diez finales que quedan. El técnico ya advirtió al grupo nada más acabar el partido de Badalona que mostraría su enfado públicamente

Rapapolvo al vestuario

Rapapolvo al vestuario

El técnico del Hércules Lluís Planagumà ha mostrado esta semana su versión más dura en el vestuario del Hércules, de puertas hacia adentro con los jugadores. La horrenda segunda parte firmada ante el Badalona, que propició la inesperada remontada del equipo catalán (2-1), enervó al preparador blanquiazul, que elevó el tono delante del grupo hasta en dos reuniones tensas. La primera tuvo lugar el domingo, nada más acabar el encuentro. Planagumà tenía la clara sensación de que el Hércules había tirado el partido en la segunda parte de manera inexplicable por la poca tensión puesta en el juego, perdiendo casi todos los duelos y dejando a un lado la efectiva presión del primer acto, que maniató a un Badalona incapaz de dar dos pases seguidos. El joven técnico barcelonés no destaca por su autocrítica delante de los micrófonos pero el domingo tomó la decisión de cambiar el discurso y mostrar su lado más inflexible.

Y antes de hacerlo en la sala de prensa, entró al vestuario y se lo dijo primero a la cara a los futbolistas para que no se sorprendieran. Después ante los medios reconoció que es «el peor momento de la temporada» y calificó como «caótica y lamentable» la segunda parte, en la que, en su opinión, el Hércules «dejó de presionar y combinar» cuando tenía el partido de cara.

Las horas siguientes al choque de Badalona no fueron fáciles para nadie. La expedición llegó a las tres de las madrugada a Alicante y sin apenas tiempo para dormir la plantilla estaba citada, a las 10.00 en el Rico Pérez, para comenzar la semana de trabajo. Ahí Planagumà volvió a alzar la voz, esta vez durante más minutos y con más detenimiento.

Ya no hay red

El entrenador le hizo ver a los jugadores que sin un cambio de actitud sería imposible conseguir los objetivos y les recordó que solo quedan diez partidos, que cada cita es una oportunidad única y que lo sucedido en Badalona fue muy grave, impropio de un candidato al ascenso. El Hércules tenía en la mano una victoria que le hubiera dejado a solo dos puntos del líder Baleares, pero el traspié descolgó al cuadro alicantino hasta la quinta plaza y el liderato está ahora a cinco. Además, el calendario no ofrece ninguna tregua ya que el sábado (19.00) visita el Rico Pérez el rival directo Lleida, con quien el Hércules está empatado a 46 puntos. Cualquier empate permitiría al conjunto blanquiazul adelantar al de la Terra Ferma y volver a zona de promoción debido al 0-1 conseguido en el Camp d'Esports en la primera vuelta, con gol de cabeza de Álvaro Pérez.

La plantilla descansó el martes y ayer Planagumà les daba la bienvenida con una sesión de vídeo en la que analizaron los errores cometidos. El técnico está haciendo ver a los jugadores que el sábado tienen una ocasión inmejorable para reivindicarse ante el Lleida y mantener intacta la ilusión de una ciudad que este año se había convencido de que podía ser el decisivo para abandonar el pozo tras dos temporadas consecutivas sin ni siquiera jugar la promoción.

Para fomentar una mayor afluencia al Rico Pérez el sábado ante el Lleida, el Hércules ha lanzado dos promociones en la venta de entradas destinadas a abonados y aficionados. Los primeros disfrutan de un 3x1 y los segundos de un 2x1. El día del partido no hay promociones.

El «9» Benja, casi descartado para la «final» del sábado ante el Lleida

El Hércules prepara el trascendental choque del sábado frente al Lleida (Rico Pérez a las 19.00 horas) con la gran duda del delantero Benja, que está prácticamente descartado porque el martes le diagnosticaron una microrrotura en el sóleo de su pierna derecha. No trabajará junto a sus compañeros esta semana ya que la probabilidad de agravar el percance es alta. Benja reconoció en el descanso del choque ante el Badalona que tenía malas sensaciones y por eso Planagumà le cambió cuando apenas habían transcurrido 15 minutos del segundo acto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats