Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jesús Muñoz adelanta en la carrera a Munitis y hoy puede ser oficial

El técnico de 43 años vio al Hércules en directo en el Rico Pérez ante el Villarreal B y el Sabadell y ejerció de segundo entrenador de Paco Jémez en el Rayo Vallecano y el Granada

Jesús Muñoz, en el Almería la pasada temporada. VOZ DE ALMERÍA

El Hércules despidió el lunes a su entrenador Lluís Planagumà y en la carrera por ocupar el banquillo parte ahora con ventaja el conquense Jesús Muñoz por delante de Pedro Munitis. El fichaje de este último estaba apalabrado por el director deportivo Javier Portillo a finales del curso pasado, pero Enrique Ortiz y Juan Carlos Ramírez le instaron a renovar a Planagumà y el acuerdo saltó por los aires. Parecía que Munitis era el mejor colocado tras la salida de barcelonés, pero Jesús Muñoz gusta mucho a Portillo pese a su inexperiencia como «primer espada». Y el conquense conoce muy bien al Hércules porque ya le siguió en directo en los amistosos disputados en pretemporada en San Pedro del Pinatar y también acudió al Rico Pérez frente al Villarreal B y el Sabadell.

De confirmarse hoy la contratación de Jesús Muñoz sería su estreno como primer entrenador, ya que hasta el momento ejerció de ayudante de Paco Jémez (en el Rayo y en el Granada) y la temporada pasada de Fran Fernández en el Almería, además de una breve incursión en el fútbol chino. El nombre de Muñoz se vinculó el pasado verano con el Córdoba y el Recreativo, pero finalmente se quedó sin equipo y empezó a seguir muy de cerca al Hércules, aunque desde el Rico Pérez negaran ayer que tuviera ese encargo.

Nacido en Mota del Cuervo (Cuenca) hace 43 años, Jesús Muñoz empezó su carrera futbolística con el Albacete. A los 19 años debutó en Primera División con Benito Floro (95/96) y después militó en el Atlético de Madrid (en Segunda con Luis Aragonés), Zaragoza (donde conoció a Paco Jémez), Terrassa y Deportivo de La Coruña.

Como entrenador destaca por su trato cercano con el futbolista y era el responsable de las acciones a balón parado con Paco Jémez. Portillo espera que el nuevo técnico conlleve un cambio de sistema y que el Hércules sea más dominador de los partidos, tenga el balón y sea ambicioso. Pero más allá de los sistemas, lo que necesita el equipo alicantino es una reacción inmediata ya que ocupa puestos de descenso a Tercera tras haber sumado únicamente un punto de 12. De la mano de Planagumà, el cuadro blanquiazul empató en la primera jornada ante el Prat (1-1) y después encajó tres inesperadas derrotas consecutivas frente al Villarreal B (1-2), Levante Atlético (1-0) y Sabadell (0-2).

«Ahora es muy importante recuperar psicológicamente al vestuario», explicó Portillo, quien se reunió ayer con la plantilla al término del entrenamiento dirigido por José VegarJosé Vegar, ayudante de Planagumà. «No tengo dudas, confío en estos jugadores, aunque también ha llegado el momento de que varios den un paso al frente para revertir esta situación», añadió. El director deportivo tiró de diplomacia para responder sobre su fría relación con el ya extécnico blanquiazul, quien ayer abandonó Alicante para regresar a Barcelona. «Yo hubiera preferido que Lluís hubiera acabado la temporada para darle estabilidad al club, algo que en muchos momentos no ha tenido, pero los resultados mandan. Teníamos que cambiar alguna cara y Lluís tenía que salir», concluyó.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats