De pena en pena. El Hércules cayó derrotado (3-2) este domingo en casa del HérculesEspanyol B en un partido que comenzó ganando gracias a un gol de penalti de Carlos Martínez.

Engullido por el inmovilismo y la indecisión, Jesús Muñoz lleva seis semanas seguidas sin encontrar la manera de ganar y el Hércules sigue atrapado en los puestos de descenso a Tercera División.

El filial perico pudo adelantarse en el marcador con dos picotazos de Soni y Miha pero Falcón, como siempre, evitó el sonrojo a las primeras de cambio. En su primer y tímido acercamiento (minuto 28) el Hércules obtuvo petróleo y un remate en semifallo de Borja dio en la mano de un defensor local. El árbitro decretó penalti y Carlos acertó en el disparo.

Un milagro al que se aferraron los blanquiazules, pero no bastó. El exblanquiazul Moha Ezzarfani establecía el empate en un lanzamiento de falta lateral y así llegó el descanso.

El Hércules no salió descompuesto tras la reanudación pero sí sin puntería. Los de Muñoz no aprovecharon ninguno de los siete córners de los que dispusieron y lo pagaron caro. De nuevo Moha Ezzarfani, líder absoluto del filial perico, perforó a Falcón en un disparo desde la frontal que desvió Íñiguez.

El Hércules no le perdió la cara al encuentro hasta que en el 75' Jutglà remataba a placer en área pequeña. Era el 3-1 y sólo un zapatazo de Olmedo en el tiempo de descuento mantuvo viva la machada un par de minutos. El canterano marcó un golazo desde la frontal pero el Hércules cayó derrotado y sigue con su particular vía crucis.