Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Navidad de la metamorfosis

El Hércules afronta esta semana festiva con la urgencia de ultimar quién sale y quién entra en el equipo en un mercado de invierno que se prevé frenético - Paquito Escudero y Paco Martínez buscan los fichajes, pero Ramírez tendrá siempre la última palabra

El lateral Rulo celebra el 0-2 del Hércules, el domingo, en Tarragona.

El lateral Rulo celebra el 0-2 del Hércules, el domingo, en Tarragona. lof

La cabeza pide calma y el cuerpo, tralla. Mucha tralla. Una mutación fulgurante, un cambio de 180 grados. Que el equipo que inicie el 2020 poco se parezca al que ha afeado en esta primera vuelta el escudo de una institución centenaria como el Hércules. La plantilla disfrutó ayer de su primer día de descanso pero los despachos, más bien los teléfonos móviles de Paquito Escudero y Paco Martínez, los hombres elegidos por Ramírez para fichar, echan humo. La Navidad de la metamorfosis.

La victoria en Tarragona del pasado domingo ha rebajado en parte la potencia de la llama que amenaza al Rico Pérez después de siete jornadas seguidas en descenso a Tercera División, pero no varía en nada la hoja de ruta de la nueva dirección deportiva. Habrá un jugoso intercambio de cromos en el inminente mercado invernal que se abre la próxima semana. Sin embargo, Vicente Mir, poco dado a la mesura, volvió a repetir en la rueda de prensa pospartido que la revolución no será tal. También que no es juez ni parte de esos fichajes, que esa tarea recae en los hombros de otros. El tiempo dará la razón.

Lo que está claro es que el Hércules acudirá al mercado por una necesidad atropellada. Por el momento, la última palabra la tiene Juan Carlos Ramírez, protagonista sin presentación oficial de la nueva era en el Hércules. Tiene voz y voto, pero de puertas adentro. Paquito y Paco Metralla peinan el mercado, presentan las propuestas y esperan la dirección del pulgar del mandatario vasco, dueño del club junto a Enrique Ortiz y líder de la parcela deportiva tras el adiós forzado de Javier Portillo.

Al Hércules le urgen las caras nuevas y Vicente Mir ya ha expresado, en privado y en público, que quien llegue ha de hacerlo cuanto antes. No hay tiempo que perder. El club lleva unas semanas hablando con Chechu Flores, excapitán del equipo que se marchó el pasado verano por la puerta de atrás. De momento, nada ha fructificado y el jugador continúa perteneciendo al Orihuela, con el que tiene dos años más de contrato y que se remite a la cláusula de rescisión.

Ramírez quiere cambios en todas las líneas del equipo. La cuestión económica limita la capacidad de maniobra. Solo Falcón se sabe titular indiscutible, se lo ha ganado pese a que el equipo ya ha recibido en lo que va de primera vuelta los mismos goles que en todo el curso pasado.

En defensa la llegada de un central es segura para suplir al lesionado Samuel. El Hércules no gastó la ficha del alicantino y el nuevo zaguero será el primero en llegar. Después, todo dependerá de las salidas. Antes de entrar, dejen salir. El Hércules traerá a un mediocentro, pero Mir lleva dos partidos seguidos utilizando de titulares a los tres que tiene el equipo. Fran Miranda, Diego Benito y Yeray. Precisamente en los dos partidos en los que el equipo ha dado señales de vida. La derrota «constructiva» ante el Recreativo en Copa del Rey y la victoria ante el Nàstic del domingo. La elección no es sencilla.

El colombiano Alvarado, el cuarto en discordia, se marchará en enero con su selección para disputar el Preolímpico, y no estará en el mes más importante del Hércules. El futbolista pertenece al Watford, que lo ha cedido al conjunto blanquiazul en las dos últimas campañas. Es improbable que él sea el elegido para marcharse porque ocupa ficha sub-23 y el mercado es muy limitado, más aún en la próxima ventana de fichajes.

En la delantera el baile de nombres también es constante. Alejandro Alfaro tiene pie y medio fuera del club, aunque el Hércules busca de qué manera evitar una rescisión de su suculento contrato. Jona, llegado en el último mercado invernal, también podría abandonar Alicante.

Tres meses y medio en descenso

El Hércules lleva 14 jornadas en descenso de las 18 que se han disputado. Ahora lleva siete seguidas, las mismas con las que empezó el curso, salvadas entre medio por el oasis que supuso el inicio de Jesús Muñoz en el banquillo. El club solo había estado en descenso seis jornadas en sus 16 temporadas anteriores en Segunda División B.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats