Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo Íñiguez: «Voy a un psicólogo porque quiero volver a sacar lo mejor de mí y ayudar al Hércules»

Fue uno de los bastiones del Hércules que casi asciende a Segunda la temporada pasada - Desoyó los cantos de sirena y decidió renovar por convicción, gratitud y con la promesa de redoblar la apuesta del ascenso

Pablo Íñiguez: «Voy a un psicólogo porque quiero volver a sacar lo mejor de mí»

Pablo Íñiguez: «Voy a un psicólogo porque quiero volver a sacar lo mejor de mí»

Un chico del siglo XXI. Preparado, reflexivo, crítico, claro. Pablo Íñiguez (Burgos, 1994) es futbolista, pero tiene inquietudes más allá del deporte. El defensa fue un fijo en las alineaciones del año pasado, en el Hércules más ilusionante de los últimos tiempos. Decidió renovar por tanto cariño recibido y por haber sacado en Alicante su mejor versión. Ahora, con el equipo incrustado en los puestos de descenso a Tercera, no rehúye ninguna crítica.

Poco que brindar en estas Navidades y sí mucho por lo que pedir...

Yo en estas ocasiones siempre pido salud y fuerza para afrontar la tarea que tenemos por delante. Salud para poder salir al campo y estar a disposición del míster y fuerza para sacar al equipo del descenso.

Imagino que estará deseando que acabe este 2019.

Sí, tenemos el mal recuerdo del mes de junio, cuando no pudimos ascender, y después este inicio de 19-20, que ha sido para olvidar. La victoria ante el Nàstic nos dio algo de tranquilidad para estas fiestas y vamos a coger fuerzas, que nos van a venir bien para cargar las pilas para salvar al equipo.

Con lo que bien se inició 2019, ¿qué se perdió por el camino?

Mire, yo renové con la intención de volver a hacer un gran año, de estar arriba, de ascender. La plantilla se confeccionó para ello pero el inicio no fue el esperado y el equipo ha entrado en un bucle del que es muy difícil salir porque eres un equipo hecho para ascender. Lo primero que debemos hacer es asimilar la tarea que tenemos por delante, que es salir del descenso.

¿Necesita un cambio radical el vestuario en el mercado?

Para mí el problema no es la plantilla. Si en julio hubiésemos preguntado, seguro que todo el mundo habría dicho que era un equipazo. Sería ventajista decir ahora que la plantilla no es buena. Hay que conseguir que cada uno saque lo mejor que lleva dentro y abstraernos de toda la situación que rodea esta mala dinámica.

¿Es un problema mental?

Yo al equipo lo veo bien físicamente y talento hay en el vestuario. Pienso que esto es un problema de confianza. Tenemos que jugar tranquilos y relajados, creyendo en uno mismo y en el compañero. Cuando un equipo hace eso, todo fluye. Y está claro que hasta ahora no hemos fluido.

¿Vio bien que el club fichara a un coach para ayudar?

Yo creo mucho en la figura de un psicólogo deportivo. Mire, no lo he hecho público, pero me parece un buen momento porque no tengo nada que esconder. A mitad del curso pasado empecé con un psicólogo a trabajar y me ayudó mucho, a partir de ahí se vio al mejor Pablo. Esta temporada sigo trabajando y tengo la idea de intensificar porque está siendo una temporada complicada.

Es bueno normalizar que los futbolistas son primero personas y que también les afecta la vida.

Claro, todo el mundo puede necesitar a un psicólogo. Además, nosotros estamos expuestos a mucha presión y cada fin de semana tenemos un examen donde te miran muchos ojos. A mí me ayuda, luego si el club quiere uno para todo el equipo ya no es decisión mía.

¿Cómo está Pablo, la persona?

Pablo está tocado. Mi aspiración fue seguir porque me sentí muy querido y saqué mi mejor versión. Renové con la intención de mejorarlo y no lo he hecho, lo asumo. Mi nivel está siendo bastante más bajo del que debería dar y es un reto que me apunto. Quiero sacar al mejor Pablo y así ayudar al Hércules.

¿Durmió mal después del rapapolvo de la afición tras la derrota contra el Badalona?

De normal duermo poco después de un partido porque estoy bastante activado. Además, si cuando pierdes cuesta conciliar el sueño, imagínate esta temporada. Duele ver así al club y al equipo, a los compañeros. No estoy durmiendo bien pero lo vamos a cambiar.

¿Fue esa bronca su peor momento como futbolista?

Puede ser uno de ellos, sí. Al final es un choque de realidad, hace meses estábamos llenando el campo con la gente volcada y ahora estamos en una situación desagradable y te sientes culpable. Hay que intentar que lo que pasó nos sirva de estímulo para espabilar y no para hundirnos.

Las cuentas pasan por ganar 10 partidos en la segunda vuelta.

Si te soy sincero, el míster no ha hablado de la segunda vuelta. Estamos centrados en el día a día, hay que competir y pienso que no nos va a ayudar pensar en cuántos partidos hay que ganar.

¿Qué ha aportado Vicente Mir al vestuario?

Un poco más de alegría, seguro que poco a poco se va a notar en el juego del equipo. Hay que creer en él a muerte porque es el jefe y el líder, es la única manera. Debemos remar todos en la misma dirección y estar al 200% creyendo en sus ideas. Estoy seguro de que va a estar mucho tiempo con nosotros.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats