Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hércules, contra los elementos

El conjunto blanquiazul regresa mañana al césped artificial, superficie en la que solo ha ganado 15 partidos de los 42 disputados desde la temporada 14/15

Benja durante el encuentro disputado en Cornellà en el mes de octubre.

Benja durante el encuentro disputado en Cornellà en el mes de octubre. LOF

Pocas alegrías ha dado al Hércules el césped artificial desde la temporada 2014-2015 que milita en Segunda División B. De 42 partidos que ha disputado el conjunto blanquiazul sobre material sintético, solo ha conseguido 15 victorias, unas cifras que hablan de la dificultad que encuentra el equipo cuando juega en una superficie a la que no está habituado. Ante el Ebro el Hércules volverá a jugar sobre caucho en el estadio Pedro Sancho, un recinto inédito para el conjunto blanquiazul y que espera estrenar con una victoria que le dé oxígeno.

A estas alturas ya da igual la superficie. El cuadro de Antonio Moreno debe ganar como sea para evitar un descenso que cada vez se vislumbra más complicado pese a que la distancia con la zona de permanencia se ha reducido a dos puntos.

En esta etapa en la categoría de bronce el Hércules se ha dejado más de la mitad de los puntos puestos en liza. Ha disputado 42 encuentros en superficie sintética, en los que ha cosechado 58 puntos de 126 posibles, un 46% del total.

La entidad blanquiazul se examinará de nuevo mañana sobre césped artificial con el recuerdo de su última victoria sobre terreno sintético. Fue en la jornada 10 ante el Cornellà, con Jesús Muñoz en el banquillo, y el Hércules consiguió la victoria por 0-1 con gol de Jona. Por lo menos, el recuerdo es dulce, aunque en aquel momento (octubre) el equipo alicantino ya ocupaba puestos de peligro en la clasificación.

Pese a disputarse el encuentro de mañana sobre césped artificial, el Hércules ha entrenado toda la semana en el Rico Pérez. En esta ocasión, Moreno ha optado por no variar el escenario de los entrenamientos como sí hicieron otros técnicos que decidieron trasladar al equipo a las instalaciones de Montemar, Ciudad Deportiva e incluso Tossal.

Tras el duelo de mañana en Zaragoza ante el Ebro, al Hércules todavía le quedarán dos partidos más en césped artificial. Serán los dos últimos desplazamientos de la temporada en el feudo del Badalona y del Ejea, rivales muy directos en la lucha por la permanencia.

En la temporada 17-18 los blanquiazules solo ganaron dos encuentros (Llagostera y Saguntino) de los nueve que disputaron.

En la 16-17, en la que tampoco se consiguió disputar el «play-off» de ascenso a Segunda División, el Hércules solo perdió un partido de ocho y venció en escenarios ahora hostiles como el Son Malferit del Atlético Baleares. El año anterior, con Manolo Herrero y Vicente Mir, no cayó derrotado en ninguna de sus ocho visitas a campos de césped artificial, a pesar de que en sus cinco primeros compromisos (Eldense, Cornellà, Badalona, Baleares y Pobla de Mafumet) solo pudo empatar.

En su reestreno en Segunda B, en agosto de 2014, el Hércules fue «vacunado» en la primera jornada de campeonato por el Eldense en un Pepico Amat de césped artificial. Tras aquel batacazo, los blanquiazules encadenaron cuatro desplazamientos a superficie sintética con triunfo (Xàtiva, Hospitalet, Baleares y Cornellà), pero caerían después en casa del Huracán y del Badalona. El único campo de hierba artificial en el que el Hércules ha salido victorioso en todas sus visitas en Segunda B fue La Feixa Llarga, casa del Hospitalet, a quien los blanquiazules vencieron consecutivamente en las temporadas 14-15, 15-16 y 16-17. Por contra, donde no ha sido capaz de sacar nunca tres puntos ha sido en los dos campos del Badalona (Montigalà y el Municipal), donde el Hércules empató en tres ocasiones y perdió en dos. Ahora todo tiene mayor relevancia, ya que el Hércules se está jugando el descenso a Tercera División por primera vez en su historia. Solo vale ganar y da igual contra quién y sobre qué superficie. En Zaragoza el conjunto de Moreno afronta un duelo vital.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats