Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A tres puntos de la permanencia

El Hércules saldrá del descenso a Tercera si gana este mediodía (12.00) al Ebro en Zaragoza tras el empate de Mestalla y Ejea

Los canteranos Pedro Torres y Abde, novedades en la lista.

Los canteranos Pedro Torres y Abde, novedades en la lista. José Navarro

El Hércules vuelve a tener una oportunidad de oro para encontrar una salida del negro túnel que le lleva a Tercera División. El conjunto alicantino abandonará hoy los puestos de descenso a la cuarta categoría del fútbol español si es capaz de ganar en su visita (12.00) al CD Ebro tras el empate cosechado ayer entre dos rivales directos por la permanencia, Mestalla y Ejea, que igualaron a uno en la ciudad deportiva del filial valencianista.

Juega ya sin red el Hércules a falta de 11 jornadas para el final de esta nefasta temporada y con la imperiosa necesidad de romper su pésima racha de cuatro jornadas consecutivas sin marcar ni ganar. El equipo blanquiazul no suma un triunfo desde el pasado 2 de febrero cuando sorprendió a domicilio al entonces líder Sabadell (1-2). Es el único triunfo en los nueve últimos partidos y el entrenador Antonio Moreno -que suma tres empates sin goles desde que sustituyó en el banquillo a Vicente Mir- es muy consciente de que el equipo necesita imperiosamente marcar y volver a ganar «para que los jugadores se suelten» y dejen de estar atenazados.

Con los delanteros con la pólvora mojada desde hace casi 400 minutos -Benja y Jona suman cuatro goles y el refuerzo de invierno Nikos Vergos sólo uno-, Moreno repesca hoy al extremo marroquí de la cantera Abde, de 18 años, y al también canterano y mediocentro Pedro Torres, autor del último gol de los blanquiazules hace más de un mes en la Nova Creu Alta, que no pudo jugar por sanción en la anterior jornada en casa ante el Andorra (0-0).

Puede que el centrocampista de Santa Pola, de 21 años, sea de nuevo titular este mediodía en el Pedro Sancho de Zaragoza, junto a Yeray y Diego Benito en el centro del campo, habida cuenta de que Moreno anunció cambios en la alineación y en el plan de juego del equipo para buscar más profundidad y mordiente en ataque. Tampoco descarta alinear de salida juntos a Jona y Benja, dos arietes bajo sospecha por su escasa eficacia goleadora este curso. El técnico se ha dejado en Alicante a Olavide, casi inédito desde que llegara en enero, y no puede contar con los lesionados Sergio Jiménez y Felipe Alfonso.

Frente a la mala racha de los blanquiazules -con el agua al cuello tras cinco entrenadores, tres directores deportivos y 29 futbolistas en apenas siete meses de competición-, el CD Ebro ocupa una cómoda undécima posición con 36 puntos -12 más que los alicantinos- tras sumar dos victorias y dos empates en las cuatro últimas jornadas, que les han permitido alejarse del descenso y quién sabe si aspirar a algo más en este último cuarto de la Liga.

El conjunto aragonés, en el que milita el exdelantero blanquiazul Stephane Emana, intentará hacer valer el «factor campo» al disputarse el partido en el estadio Pedro Sancho de Zaragoza, donde jugará por primera vez el Hércules. El recinto tiene capacidad para 2.500 espectadores y es de césped artificial, una superficie que no se le da nada bien a los blanquiazules, que sólo han ganado 15 partidos en campos de hierba sintética de los 42 que han disputado en esta etapa en Segunda B, con 14 derrotas y 13 empates.

El técnico arlequinado Manolo Sanlúcar tiene a toda su plantilla disponible para recibir a los alicantinos. «Somos un mejor equipo que el que jugó en el Rico Pérez en la primera vuelta [3-0 para el Hércules] porque hemos ido creciendo en todos los aspectos», destacó Sanlúcar.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats