Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hércules más «celeste»

Del Pozo, preparador físico del Alicante en la 07-08, ha sumado este verano al proyecto blanquiazul a otros tres integrantes con pasado en Villafranqueza: el jugador Pedro Sánchez, el entrenador de porteros Chema Giménez y el delegado Benito Marín

Pedro Sánchez y Carmelo del Pozo, en la presentación del primero.

Pedro Sánchez y Carmelo del Pozo, en la presentación del primero.

El ambicioso plan de este renovado Hércules contiene a cuatro integrantes del rival más serio que tuvo el club blanquiazul azul en la ciudad. La séptima tentativa por el ascenso a Segunda División del Hércules se ha nutrido de cuatro elementos con pasado en el Alicante. El primero de ellos, el de más renombre y sobre el que gira este nuevo Hércules, un Carmelo del Pozo que llega del Deportivo de La Coruña pero que uno de sus primeros pasos tras su retirada (había sido portero en Segunda B y Tercera) fue como preparador físico del Alicante, con José Carlos Granero como entrenador.

Aquella temporada, la 07-08, el Alicante consiguió el ascenso a Segunda División, pero Del Pozo se marchó mediada la temporada para ejercer el mismo rol en todo un Betis, todo un salto de gigante. Esos meses en el club celeste le sirvieron para tejer una gran relación con el entonces delegado del Alicante, un Benito Marín que años atrás había sido un clásico de las alineaciones del club durante los años noventa. Marín compatibilizó su trabajo en una entidad bancaria con la de delegado y así lo hizo durante años, también en el filial del Hércules y más recientemente con el Intercity. Este verano Del Pozo, una vez estampó su firma con el club blanquiazul, descolgó el teléfono y le ofreció el puesto de delegado del remozado Hércules.

Fueron los dos primeros exalicantinistas en aterrizar, pero no los únicos. Del Pozo, guardameta que defendió la portería del Benidorm y la Gimnástica Segoviana, entre otros equipos, puso su punto de mira en el puesto de entrenado de porteros. Decidió dar un giro (en qué parcela no loha hecho) y optó por no renovar a Miguel Ausina, que dejaba el club con una gran labor a sus espaldas. Su sustituto fue Chema Giménez, exportero del Hércules en esta etapa en Segunda B e histórico guardián del mejor Alicante de la historia, con Antonio Solana en la presidencia y compartiendo el Rico Pérez con un Hércules que no se lo perdonó.

La última pieza hasta el momento del nuevo Hércules ha sido la joya de la corona, la llegada del extremo Pedro Sánchez, procedente del Albacete y con un currículum amplísimo en la Segunda División. Pedro, natural de Aspe, fue la perla de la cantera del Alicante y Carmelo lo conocía desde entonces. Debutó con el conjunto celeste en la 06-07 y durante los meses que estuvo Del Pozo en la entidad celeste Pedro fue un habitual de los entrenamientos, aunque no fue hasta el año siguiente, en Segunda División, cuando el aspense despuntó. Tanto, que al año siguiente ya estaba jugando en el Real Murcia, que se lo quitó al Hércules, que ahora lo ha adherido a la causa blanquiazul con casi 34 años.

Ahora hay un miembro exalicantinista en cada uno de los sectores: dirección deportiva, cuerpo técnico, plantilla y delegado. En ese cambio radical en todos los estamentos deportivos del Hércules, Carmelo optó por cortar de raíz la continuidad de José Végar, segundo entrenador del club e incluso primero durante una semana la pasada campaña. Végar, con casi 300 partidos en Segunda División, fue canterano del Alicante (conocido en un principio como Schuster) y jugó en varias etapas en el club de Villafranqueza, que este año casi retorna a Tercera.

SERGIO JIMÉNEZ SE VA Y DEJA HUECO PARA LA GUINDA DEL PROYECTO


El Hércules llega a un acuerdo con el jugador para rescindir el año que le quedaba y a Del Pozo le queda una ficha libre


El Hércules desbloquea la última pantalla, la negociación enrocada desde hace mes y medio con Sergio Jiménez. El centrocampista cartagenero, tras un verano entero de tiras y aflojas, dejó de pertenecer ayer al Hércules, adonde llegó en el pasado mercado invernal.

El futbolista, de 27 años, apenas participó en lo que se pudo jugar de segunda vuelta y su paso por el Rico Pérez fue una sucesión de molestias musculares y cambios al descanso. El mediocentro, firmado por la comisión deportiva que lideró Juan Carlos Ramírez tras el adiós de Portillo en diciembre, disputó cuatro partidos como blanquiazul, todos como titular, y sólo pudo completar uno.

Sergio Jiménez, fichado del Recreativo de Huelva, que se enfrentó al Hércules a finales de año en la Copa del Rey, estampó su firma en Alicante para una temporada y media, pero este verano Del Pozo le comunicó a su llegada que no contaba con él, del mismo modo que con Jona y Yeray, y ninguno de los tres comenzó la pretemporada.

Los dos primeros ya hace semanas que no están en el Hércules y con la reciente salida de Sergio Jiménez el Hércules dispone de una ficha libre para firmar a lo que debe ser la guinda del proyecto que dirige desde el banquillo David Cubillo. El club busca un jugador polivalente para el ataque.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats