El Valencia-Mestalla ha arruinado este domingo el estreno de Alejandro Esteve como nuevo entrenador del Hércules. El conjunto alicantino no ha pasado del empate (1-1) en el Rico Pérez en su tercera jornada consecutiva sin ganar después de una pésima segunda mitad tras adelantarse en el primer tiempo con gol de Moyita. Con este nuevo tropiezo tras el despido de David Cubillo, el equipo blanquiazul cae a la tercera plaza de la tabla y se ve superado por el Alcoyano, que ha protagonizado la gran sorpresa de la jornada al imponerse en el campo del líder Ibiza (0-1).

Alejandro Esteve se estrenó con una revolución en el equipo que le dejó el destituido David Cubillo. Repitió la defensa, pero cambió de lleno la "sala de máquinas" con Jon Erice y Armando en el doble pivote, le dio la titularidad a Pedro Sánchez en la banda derecha y adelantó a la media punta a Moyita. Tan noticiables fueron las novedades como las ausencias: dejó en el banquillo al hasta ahora insustituible mediocentro Appin y envió a la grada a otro titular habitual como el extremo alicantino Borja Martínez y al centrocampista santapolero Pedro Torres, que había jugado de inicio los dos partidos anteriores.

Alejandro Esteve debuta en el Hércules con un triste empate ante el Mestalla

Los cambios en el "once" también tuvieron continuidad en el campo y en el dibujo del equipo blanquiazul, en el que Erice se incrustó por delante de los centrales para armar el juego a partir de un 4-1-4-1 y en el bloque alto presionó muy arriba con tres hombres: Pedro Sánchez, Buenacasa y Alfaro. Comenzó a jugar el Hércules mucho tiempo en campo rival, pero con poca profundidad y con algún despiste como el de Erice en el minuto 3, que le entregó el balón a William y su mano a mano con Falcón se marchó fuera por poco tras una larga carrera.

Se repuso del susto el equipo de Esteve por medio de Moyita, que en su regreso al "once" volvió a ser el más participativo y la brújula del juego blanquiazul. Remató el sevillano desde lejos cerca del palo derecho de Unai y se multiplicó para coser el fútbol del conjunto alicantino, que vio como el filial valencianista nivelaba las fuerzas tras el primer cuarto de hora y volvió a avisar con un peligroso centro de William al que no llegó por poco el exherculano Emaná.

Y en plena fase de dominio alterno llegó el gol del Hércules en el minuto 39. A la antigua usanza, con la presión intensa de Buenacasa a la defensa rival, que le permitió robar cerca del área y asistir a Pedro Sánchez, cuyo potente disparo lo rechazó a ras de hierba Unai para que Moyita volviera a demostrar su gran clase. El "10" controló con calma y la puso por alto para salvar al portero y los dos defensas que tapaban la puerta bajo los palos para anotar su primer gol como blanquiazul y hacer bueno el nuevo plan de Esteve.

El recital de Moyita continuó cinco minutos después con un extraordinario pase corrido a Buenacasa para dejarle mano a mano con Unai. El delantero se la jugó con un tiro cruzado y el portero valencianista le adivinó la intención cuando bien pudo asistir a Jesús Alfaro, que seguía la jugada a su izquierda, la banda por la que arrancó el partido ante la ausencia de Borja Martínez.

Las buenas sensaciones del Hércules en la primera parte desaparecieron por completo tras el descanso. El conjunto alicantino recayó en errores anteriores y casi desapareció del partido, lo que premitió al equipo de Óscar Fernández hacerse con el mando del partido. 

Los blanquiazules dieron síntomas de falta de fuerza y energía, pese al carrusel de cambios introducido por Esteve, y el conjunto visitante se aprovechó tras una muy buena jugada de Fran Pérez, el hijo de Rufete, por la banda derecha que cabeceó a la red de Falcón Gosálbez para anotar el empate.

Perdido, sin fuelle y con Moyita sustituido por molestias físicas, el Hércules fue incapaz de crear peligro en la segunda parte y enseño bandera blanca para confirmar la crisis del equipo una semana después del despido del entrenador David Cubillo.