30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DELANTERO DEL HÉRCULES

Sergio Buenacasa: «He desaprovechado una gran oportunidad en el Hércules, pero marcaré goles importantes aquí»

El «9» blanquiazul ha hecho borrón y cuenta nueva tras su disgusto ante el Ibiza por malograr tres claras ocasiones en la recta final. Aunque hace autocrítica y propósito de enmienda para mejorar, afirma que el fútbol es «mucho más que los goles» y está seguro de que será importante para este equipo

El delantero del Hércules Sergio Buenacasa, ayer, en el estadio José Rico Pérez.

El delantero del Hércules Sergio Buenacasa, ayer, en el estadio José Rico Pérez. ALEX DOMÍNGUEZ

Sergio Buenacasa (Zaragoza, 19 de abril de 1996) ha marcado dos goles con el Hércules en 15 partidos y él mismo asegura que «podría llevar perfectamente seis o siete». No se flagela por las oportunidades falladas, asegura que el vestuario es una «piña» y destaca que Manolo Díaz ha cambiado la mentalidad de un equipo que hasta la llegada del nuevo técnico «se metía mucho atrás» y no mandaba en los partidos.

¿Más animado esta semana para dejar atrás su decepción tras el partido ante el Ibiza?

Sí; eso se pasa desde el día siguiente. Me sé la teoría sobre cómo afrontar y superar errores. Intento mejorar y que me afecte menos porque tampoco le sacas ningún beneficio a llegar jodido a casa y estar así dos horas en el sofá. No pude evitar estar dolido tras ese partido porque sabía que el equipo habría tenido más tranquilidad y seguridad si hubiera marcado mis ocasiones y porque un delantero vive de eso. Me fui jodido pero ya el lunes en el entrenamiento siguiente levanté cabeza y no hay tiempo para mirar atrás.

¿Cómo convive con esa frustración de tener muchas oportunidades, generar bastantes de ellas y no anotarlas?

Es una situación distinta para mí porque otros años he hecho más goles con menos oportunidades. Siempre digo que prefiero tenerlas y fallarlas que no tenerlas porque lo importante muchas veces es generarlas. Si eres capaz de hacerlo, quiero creer que ya entrarán. Y con esa mentalidad voy. Es cierto que es difícil para un delantero saber que estás perdiendo oportunidades y que en algún caso han costado puntos al equipo; y eso es lo que más duele y más te echas en cara. Obviamente, quiero meter todas las acciones, mi equipo lo sabe. Si ahora cuesta más que entren, tengo que seguir trabajando para conseguirlo. No hay otra opción.

Sí que cuenta con el reconocimiento a su trabajo y a su capacidad para propiciar ocasiones para usted y sus compañeros...

Sí; compañeros, gente del club y aficionados me han mandado cantidad de mensajes estos días y les estoy muy agradecido por ese apoyo a un jugador de su equipo que se fue jodido de ese partido. Eso demuestra el sentimiento de la gente y es un orgullo para mí. Y los compañeros y gente del club me intentan animar, para que lo mejore... Y que los mensajes sean positivos porque a todos los compañeros les pueden pasar situaciones parecidas. Se trata de hacer piña entre todos.

Al final, el pan del delantero, su razón de ser es el gol...

Sí; es así, aunque nunca me ha gustado ser un delantero que sólo mete goles, siempre he intentado hacer mucho más. Pero la realidad es que, al final, lo que marca a un delantero son las cifras; y es lo que te piden. Cada vez el fútbol se basa más en las estadísticas, goles, minutos... Quizás se pierda esa esencia de todo lo que genera un jugador, que va mucho más allá que el gol, aunque soy el primero que se castiga cuando no meto las ocasiones. El fútbol es mucho más.

¿Tiene la sensación de que ha dejado pasar una oportunidad por esos dos goles en 15 partidos en ausencia de Acuña y Benja?

Sí, por supuesto. Si en lugar de dos, llevara seis o siete goles, que podría llevar fácilmente, mi situación personal en el equipo sería otra. Tú al final ves a un delantero de referencia que te acaba jugadas y hace goles y eso se traduce en puntos. A nivel personal tendría más confianza. Si hubiera transformado las ocasiones de partidos anteriores, quizás el día del Ibiza habría tenido la cabeza fría para hacer gol... Todo son rachas. Creo en ellas y ahora, haga lo que haga, parece que no va a entrar, pero en cuanto entre una cambiará.

Marcó 14 goles hace tres temporadas con el Barakaldo y luego le ha costado bastante más ver puerta. ¿Por qué?

De los dos últimos años, estuve prácticamente uno y medio lesionado. y el año pasado en la segunda vuelta con el Málaga tampoco tuve protagonismo y entraba 20 minutos. Me baso en este año y en esta situación nueva de tener tantas ocasiones y estar jugando, pero quiero valora cosas positivas como encontrarme bien físicamente. Todavía quedan partidos y pienso que esos goles que no he metido aún pueden llegar y que van a ser importantes para el Hércules. Aún no soy capaz de explicarme por qué este año me está costando más hacer goles cuando en toda mi vida no he tenido tanta dificultad.

¿Qué ha cambiado en el Hércules con Manolo Díaz?

Para empezar, la presión. Es lo primero que nos metió en la cabeza. Éramos un equipo que esperábamos mucho atrás; íbamos ganando y nos encerrábamos; nos metíamos mucho atrás y así te sometes al rival, te crean mucho más y no eres dueño del partido. Esa mentalidad la hemos cambiado con Manolo porque nos hace apretar arriba y tras esa presión jugar hacia delante. Así fue ante el Ibiza y eso nos permite ser más dueños del partido y proponer más. Conforme pasan las semanas el equipo se encuentra mejor, se irá entonando y teniendo más claros los conceptos.

¿Cómo define a su equipo?

Como una piña. Nos ha tocado pasar buenas y malas situaciones; cambios de entrenadores; y en todas hemos estado juntos y eso se va a ver reflejado a final de temporada. A otro equipo que ha pasado por estas situaciones le podría costa más levantar cabeza. Y nosotros lo hemos hecho y lo vamos a hacer porque vamos todos de la mano a por el objetivo. Y creo que somos una de las mejores plantillas de la categoría. Vamos mejorando; hay fondo de armario y entre quien entre lo hace bien. El equipo rinde siempre.

Ha jugado en el Mallorca y el Málaga, clubes con alta exigencia. ¿Nota una presión similar en el Hércules, aunque esté en una categoría inferior?

Para el aficionado del Hércules es complicado porque cada año arrastran más peso y más rabia de no ver a su equipo en el sitio que le corresponde, pero es muy complicado subir en esta categoría, y este año más. El jugador de este club sabe a lo que viene. La presión se nota menos, obviamente, porque el campo está vacío. La afición del Hércules y este club son exigentes. Cada día hay que ganar y eso es positivo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats