30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Batacazo y lesión de Acuña (2-1)

El Hércules cae con justicia en Villarreal, pierde la tercera plaza y al delantero paraguayo a los dos minutos de su reaparición

7

Villarreal B - Hércules: Las imágenes del partido

Drama absoluto del Hércules en el «día D». El conjunto alicantino cayó ayer en Villarreal ante el filial amarillo en una dolorosa derrota que le saca de las tres primeras plazas que dan acceso a la lucha por el ascenso y billete directo a la nueva Liga Pro, al tiempo que perdió al delantero paraguayo Javier, El Toro, Acuña, que se lesionó en la rodilla derecha cuando sólo llevaba dos minutos sobre el campo tras casi tres meses lesionado. Con este batacazo en el tercer partido en el banquillo del tercer técnico Manolo Díaz, el cuadro blanquiazul ya no depende de sí mismo para acabar entre los tres primeros a falta de dos jornadas para el final de la primera fase y el proyecto deportivo vuelve a tambalearse.

Apostó por la normalidad Manolo Díaz en el «once» para un partido decisivo, pero no le dio resultado la fórmula y sumó su primera derrota como entrenador blanquiazul. De entrada, Acuña y Moyita en el banquillo; y tres novedades previsibles: Moisés de vuelta al eje de la defensa y Javi Pérez y Jesús Alfaro en lugar de los lesionados Raúl Ruiz y Pedro Sánchez.

Tras unos minutos iniciales de tanteo, con mucha briega y disputa en el centro, el conjunto alicantino evidenció sus problemas para trenzar juego en el centro. Faltó claridad y fluidez en la construcción y sobraron demasiadas pérdidas en el inicio de la jugada, en algunos casos peligrosas. Sólo Appin daba señales de vida entre los blanquiazules, que, no obstante, fueron los primeros en avisar en una buena triangulación en el minuto 20 -la única del primer tiempo- entre Álex Martínez y Borja, cuyo centro lo cabeceó alto y fuera Benja cuando estaba en una buena posición.

A partir de ahí tomó el control con claridad el filial amarillo, muy bien conducido por Agüero y Lozano en el centro y lanzado con la velocidad de Hassan, que torturó a Javi Pérez en varias ocasiones; a campo abierto y en el «cara a cara». A su vez, Arana obligó a Falcón a realizar una gran estirada para enviar a córner en el minuto 26 cuando el partido ya tenía claro color local frente a la impotencia del conjunto alicantino, muy perdido y desorientado; sin pausa para jugar, ni fuerza para ganar balones divididos o imponer su mayor experiencia ante los chavales del «submarino».

Esa superioridad del Villarreal B se materializó el minuto 37, a resultas de una falta a favor del Hércules en terreno amarillo. El rechace del lanzamiento de Álex Martínez lo aprovechó la defensa del filial con un envío largo a Hassan que aprovechó el joven francés, de sólo 19 años, para marcar un golazo: ganó la larga carrera ampliamente a Javi Pérez, se plantó ante Falcón y le salvó con mucha clase y un sutil toque con la izquierda.

Tras la floja primera mitad, Manolo Díaz dejó en el banquillo a un intrascendente David Sánchez para dar entrada al Toro Acuña, que volvió a vivir el terrible calvario de las lesiones. Cuando el delantero paraguayo sólo llevaba dos minutos sobre el campo, al caer tras un salto se le giró la rodilla derecha y, entre gritos y gestos ostensibles de dolor, fue sustituido el mismo día que reaparecía tras casi tres meses ausente por una lesión de peroné. En el primer partido del curso también se rompió la fascia plantar y el percance de ayer obliga a ser pesimistas sobre una nueva baja de larga duración.

Entró en «shock» el equipo alicantino tras la lesión del Toro, pero intentó arreglarlo con la vuelta en su lugar del «cerebro» Moyita, que siempre garantiza posesión, calidad y criterio en el manejo del balón. Tuvo que emplearse a fondo de nuevo Falcón ante Arana para impedir el 2-0 y el Hércules comenzó a creer en el empate. Entraron Abde y Buenacasa por Alfaro y Borja y el joven marroquí provocó en el minuto 75 una falta en el borde del área que convirtió en el empate Álex Martínez con un espectacular lanzamiento directo a la escuadra de Filip con la izquierda y desde el perfil de un diestro.

Se animó el Hércules con el empate y empezó a jugar más minutos en el terreno del Villarreal, pero un nuevo despiste defensivo, al igual que en el 1-0, le condenó de mala manera. Andrei se encontró un pasillo abierto por el costado izquierdo de los blanquiazules, que le ofrecieron un agujero enorme para el pase filtrado a Álex Millán y la sentencia del delantero ante la salida de Falcón. Quiso reaccionar el equipo de Manolo Díaz, pero se quedó sin fuerzas ni oportunidades para remediar un batacazo que amenaza al proyecto de Carmelo del Pozo y que le obliga a ganar los dos últimos partidos ante el Atlético Levante y La Nucía y a esperar resultados de terceros.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats