30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hércules CF: Inconsistencia y lesiones, dos plagas

El Hércules solo ha ganado uno de los seis partidos ante rivales directos, es el cuarto peor de la segunda vuelta y queda a merced de terceros - Las bajas de jugadores clave como Pedro, Raúl, Acuña y Moyita desnudan las carencias de la plantilla

Jugadores y sanitarios
atienden a Acuña en Villarreal
 tras su lesión. MEDITERRÁNEO

Jugadores y sanitarios atienden a Acuña en Villarreal tras su lesión. MEDITERRÁNEO

La dramática derrota de Villarreal, por mucho que el técnico Manolo Díaz se empeñe en quitarle gravedad, ha puesto de relieve los males de un Hércules que en el momento clave de la temporada se ha quedado a a merced de terceros para intentar cumplir el objetivo elemental de acabar entre los tres primeros clasificados. El equipo, cuarto peor del grupo en la segunda vuelta con una sola victoria en los siete últimos partidos, volvió a ser inconsistente ante el filial amarillo y se vio muy lastrado por las bajas de jugadores clave como Pedro Sánchez y Raúl Ruiz, además de por la dolorosa lesión de Acuña. Hasta que reapareció Moyita el conjunto blanquiazul fue incapaz de imponerse y llevar la iniciativa, pero dos groseros despistes defensivos le condenaron a la angustia de no depender ya de sí mismo para alcanzar al menos la tercera plaza. En la hora crucial del curso, la plaga de las lesiones ha dejado al descubierto las carencias de una plantilla limitada, algo pusilánime e incapaz de sobreponerse a las ausencias de futbolistas determinantes.

Desplome y decadencia

Una sola victoria en 2021 y en los siete últimos partidos con hasta tres entrenadores en el banquillo

El Hércules se ha caído de mala manera en la segunda vuelta, en la que sólo ha sumado una victoria ante el Ibiza (1-0), tres empates (Orihuela, Mestalla y Alcoyano) y otras tantas derrotas en Villarreal, Santa Eulalia y Atzeneta. Con tres entrenadores en este período -Manolo Díaz, Alejandro Esteve y David Cubillo-, los blanquiazules sólo han marcado cinco goles y han encajado ocho para situarse como el cuarto peor equipo de la segunda ronda de esta primera fase del campeonato. Ninguno de los tres técnicos ha sido capaz de frenar la decadencia del equipo, lo que pone directamente ya el foco en el vestuario y en su capacidad. En sus enfrentamientos con los tres rivales directos por el podio del grupo -Ibiza, Villarreal B y Alcoyano- el conjunto alicantino sólo ha ganado uno, ante el líder balear en el Rico Pérez. Perdió en la visita a la isla (1-0), al igual que el pasado domingo (2-1), empató con el filial sin goles en la primera vuelta, el mismo resultado que en los dos partidos ante los de El Collao. Ante los rivales de más enjundia, el Hércules no ha estado a la altura de su exigencia por plantilla, presupuesto y ambición.

Ausencias determinantes

Solo Moyita reactivó en Villarreal a un equipo que echó mucho de menos a Pedro Sánchez y Raúl

El parón liguero le sentó definitivamente mal al Hércules. Tras ganar bien al líder Ibiza, se presentó en Villarreal con la necesidad de puntuar, como mínimo, para seguir dependiendo de sí mismo, pero el plan de partido no le funcionó a Manolo Díaz, que echó mucho de menos las dos últimas ausencias por lesión muscular, esa plaga sin fin que está martirizando a este equipo. La baja de última hora del extremo-interior Pedro Sánchez dejó huérfanos de liderazgo y de juego a los blanquiazules frente a un rival que controló la posesión y manejó el partido a su antojo en la mayor parte del choque. El de Aspe fue el mejor ante el Ibiza a la hora de pedir el balón, de asociarse, llevar la iniciativa y plantear un duelo de igual a igual. Naufragó la alternativa planteada por Díaz con una línea de tres mediapuntas -Alfaro, David Sánchez y Borja- por delante de Armando y Appin que no dieron réplica a los chavales de Miguel Álvarez y se vieron superados casi la primera hora. Sólo la entrada de Moyita tras la lesión de Acuña cambió el curso del partido en la segunda parte. El «10» le dio mucho más sentido y continuidad al Hércules, que pasó a jugar en el campo del rival y a llegar con cierto peligro. También ayudó la entrada del joven Abde, agitador del ataque, al que le falta pausa, pero que siempre aporta velocidad y sorpresa. También pesó la baja de Raúl en el lateral derecho. Su sustituto Javi Pérez siempre ha cumplido con holgura, pero el sábado sufrió mucho, como todo el equipo, ante el francés Hassan. No le paró en defensa y aportó poco en ataque el joven sevillano.

Desatención y desajuste

Otros dos errores defensivos que cuestan puntos de gran valor

No sólo Javi Pérez flaqueó el sábado. Contra pronóstico, los dos centrales Moisés García -titular por el portugués Romain- y Tano, que han rendido a buen nivel durante el curso, también ofrecieron muestras de nerviosismo y falta de concentración desde los primeros minutos. En Orihuela el equipo encajó un gol en el 10’ en un saque de falta y en Villarreal la derrota llegó por una laguna en el flanco izquierdo blanquiazul entre el centro de la defensa, que no tapó a Millán, el centro del campo y la entrada a destiempo de Abde, que dejó el camino libre a Andrei para conducir sin marca y filtrar el pase del 2-1. Peor aún fue el despiste del 1-0 cuando el Hércules botó una falta a favor y el rechace de la defensa amarilla al borde de su área se convirtió en un envío largo a Hassan, que corrió 50 metros con el balón sin que Javi Pérez lo detuviera, aunque fuera con falta. El resto del equipo estaba mal colocado, sin escalonarse y sin vigilar un posible contragolpe. La desatención defensiva le ha costado al Hércules puntos clave en Ibiza ante el líder, en Orihuela y en Villarreal. Lo que empezó siendo una virtud del grupo, la seguridad en la contención, también se ha convertido a la hora de la verdad en un hándicap, como las lesiones, para este equipo inconsistente.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats