30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cabeza Negra

Encuentros en la segunda fase

Enrique Ortiz

Enrique Ortiz

Supongamos que, al principio de esta temporada, usted llega desde Marte sin conocer nada del Hércules y su circunstancia, y un grupo de representantes del Frente Popular Herculano le pide su opinión sobre los gestores del club. Así que, hace números, compara presupuestos y plantilla con otros clubes de la misma categoría, y al final, responde convencido: «Lo han dado todo». El problema es que el que parece llegar desde Marte cada año es Ortiz, que, impregnado de ese espíritu tan alicantino de lo efímero, temporada tras temporada se empeña en hacer borrón y cuenta nueva, incapaz de generar la más mínima base sobre la que crecer.

Camino de celebrar las bodas de plata en la jefatura del estado blanquiazul, el rastro que va dejando tras de sí es desolador: cientos de jugadores de insoportable levedad, que apenas ocuparan una línea en la Herculepedia; decenas de entrenadores de usar y tirar, despedidos cuando apenas comienzan a distinguir entre Soto y Gadea; y un puñado de directores deportivos de toda procedencia y calado; todo ello además, aderezado con varios concursos de acreedores, sospechas de partidos amañados, líos en la cantera, o la aparición de personajes exóticos como los Roig, Quique Pina o García Pitarch. No sé a qué espera Netflix.

Aquellos polvos hacen que estemos hoy más que nunca al borde del abismo, y salvo que, en esta segunda fase, los Carmelo’s boys dejen de mirar alternativamente su ombligo y el móvil, estamos abocados a celebrar el centenario en la Terra Ignota de la cuarta división.

Con todo y con eso, lo más triste es que no hay alternativa. Descartada la curva de aprendizaje del propietario, solo queda suspirar por la aparición de algún mirlo blanco con ganas de dejar huella en la tierra que le vio nacer, o que le acogió, que tanto da. Claro, que algún marciano nos dirá que siempre nos queda la opción de cambiar de equipo. Bendita inocencia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats