Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ANÁLISIS

Abde, el niño prodigio del Hércules

El extremo marroquí del Hércules de 19 años acapara la atención de clubes de superior categoría y su futuro como blanquiazul es cada vez más complicado pese a tener dos temporadas más de contrato y una cláusula de 2 millones

Abde, el miércoles, durante el partido ante el Llagostera en el Rico Pérez.

Abde, el miércoles, durante el partido ante el Llagostera en el Rico Pérez. ALEX DOMÍNGUEZ

Qué sería ahora mismo del Hércules si los entrenadores hubieran confiado antes en Abde en esta complicada y extraña temporada. El extremo de 19 años ya forma parte de la agenda de equipos de Primera y Segunda División tras su espectacular irrupción en los tres últimos partidos en los que ha jugado como titular. Tres partidos y tres victorias. Ya no es casualidad la buena senda alcanzada desde la aparición del canterano. El talento de Abde comienza a traspasar fronteras y pese a tener dos temporadas más de contrato no va a resultar sencillo poder retenerle al finalizar esta campaña. El jugador tiene una cláusula alta para la categoría de 2 millones de euros, pero nadie es capaz de asegurar que su futuro seguirá ligado a la camiseta blanquiazul cuando acabe la temporada del Hércules. Muchos fueron los ojeadores de clubes importantes los que presenciaron el encuentro del miércoles en el Rico Pérez y a buen seguro que el nombre de Abde ha aparecido en sus informes tras su monumental partido.

El talento del extremo marroquí le lleva a ser un futbolista de una extraordinaria explosividad, una asombrosa capacidad de regate y cada vez está más centrado sobre el terreno de juego conteniendo su ímpetu juvenil. Ante la UD Llagostera realizó su mejor actuación de esta temporada con un sinfín de acciones que llevaron de cabeza a los defensores catalanes. Recibe constantes elogios de sus compañeros conscientes de que tienen ante sí una nueva perla con un futuro prometedor.

Con sólo 17 años, el joven marroquí debutó con el primer equipo el 3 de diciembre de 2019 en el Rico Pérez ante el Olot (0-0) con Jesús Muñoz en el banquillo blanquiazul. Pero en esa decepcionante temporada, en la que el equipo se salvó de descender a Tercera por el parón de la pandemia, sólo jugó otros tres partidos, apenas 65 minutos, y ninguno de ellos como titular, al tiempo que compaginaba la Segunda B con el filial de Tercera que entrenaba entonces Antonio Moreno.

Convertido esta temporada en jugador de la primera plantilla, ha sido el tercer técnico, Manolo Díaz, quien le hizo debutar, con desigual fortuna, en la derrota en La Nucía (2-1) el pasado 21 de marzo, pero en todas sus apariciones Abde ya dejaba muestras de su potencial para refrescar y agitar el ataque de este Hércules tan penalizado por la lesión de Acuña. Jugador aún en fase de maduración, el primer entrenador David Cubillo sólo le dio minutos ante la Peña Deportiva en el Rico Pérez (1-0) y en la victoria sobre el Orihuela (2-0), en la que marcó su único gol hasta el momento. Los otros diez partidos de este curso los ha jugado con Manolo Díaz y los tres últimos como titular con una destacadísima actuación. El técnico madrileño le ha dado por fin la esperada oportunidad a Abde. Nadie mejor que él para sabe conducir al canterano por el camino correcto. Carmelo del Pozo habló con el jugador en diciembre y evitó que se marchara a otro equipo en busca de los minutos que no tenía en Alicante. La confianza fue mutua y ahora el Hércules tiene un valor que va creciendo por momentos.

Abde lleva un gol esta temporada, el que le anotó al Orihuela en la primera vuelta con Cubillo en el banquillo. El joven jugador acapara elogios y ya es una pieza imprescindible para el entrenador de cara a las cuatro «finales» que quedan para luchar por la Liga Pro y evitar el descenso a la cuarta categoría del fútbol español. De momento, el camino se ha encarrilado y mañana se podría dar un paso más en el encuentro en Badalona (19.00).

La mejor racha

El equipo no enlazaba tres victorias consecutivas desde hace dos temporadas

El Hércules logró ante el Llagostera su tercera victoria consecutiva, no lograba enlazar más de dos triunfos desde hace dos años. La última ocasión en la que el equipo alicantino sumó tres victorias fue en el tramo final de la temporada 2018-19, en la que rozó el ascenso de la mano del técnico Lluis Planagumà, cuando ganó de forma consecutiva cuatro partidos ante Sabadell (2-0), Peralada (0-1), Conquense (1-0) y Barcelona B (0-2). Esa misma temporada, el Hércules también sumó una racha idéntica de cuatro jornadas consecutivas ganando en los cuatro primeros partidos del campeonato, en lo que fue su mejor arranque de siempre en la categoría. La pasada temporada el equipo solo fue capaz de enlazar dos victorias consecutivas, logradas por Jesús Muñoz en el banquillo, ante Ebro (3-0) y Cornellá (1-2).

La defensa, impoluta

De la seguridad de Moisés y Tano al crecimiento del portugués Romain Correia

El Hércules ha encontrado el equilibrio en su sistema en el momento más importante de la temporada donde está el juego el descenso a la cuarta categoría. Uno de los datos más importantes del último tramo de la temporada es el crecimiento de Romain Correia. El central portugués se ha asentado en el equipo titular y su actuación está siendo sobresaliente. Llegó en diciembre tras la marcha de Íñiguez y ha aprovechó la lesión de Moisés para demostrar sus cualidades en el centro de la defensa. La retaguardia blanquiazul está siendo uno de los puntos más destacados de la segunda parte de la temporada junto al equilibrio en el juego.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats