Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cinco puntos para la redención

Si el Hércules alcanza o supera esa cifra en las tres jornadas que le restan conseguirá matemáticamente estar el año que viene en la Liga Pro. Siempre que no pierda ningún partido en casa, llegará a la última jornada dependiendo de sí mismo

La plantilla del Hércules abraza a Manu Garrido, con el balón, autor del importante tanto del empate en Badalona. | LOF

La plantilla del Hércules abraza a Manu Garrido, con el balón, autor del importante tanto del empate en Badalona. | LOF

Dos caminos. Uno corto y otro largo. Ambos válidos, pertinentes, plausibles. El objetivo es claro: sumar al menos cinco puntos de los nueve que aún le quedan al Hércules por disputar. Si lo consigue, no tendrá que mirar de reojo a nadie, dispondrá de eso tan esencialmente maravilloso que es ser dueño de tu propio destino.

El cierre de campaña –viniendo de donde se viene– es, a pesar de lo complejo, mucho más amable de lo que se podía imaginar después del lamentable cierre de primera fase que rubricaron los blanquiazules. Da igual el orden. Con dos empates y una victoria le vale al proyecto de Carmelo del Pozo para estar el curso que viene en la Primera División RFEF (apodada Liga Pro).

Pese al vértigo que pudiera generar mirar la clasificación, si el Hércules no pierde en sus siguientes dos citas –ambas en el Rico Pérez– dará igual qué resultados cosechen sus rivales, el conjunto de Manolo Díaz llegaría a la última jornada dependiendo de sí mismo. Pero claro, en este caso, el más inquietante, el más agónico, únicamente le valdría la victoria sobre el caucho maltratado del campo municipal de Llagostera.

El equipo conserva la segunda plaza por dos centésimas en el coeficiente clasificatorio que todavía es válido

decoration

Y por si ese escenario no fuera lo bastante trágico de por sí, el Hércules tendría enfrente a un contrincante que podría llegar con idéntica urgencia vital. Al conjunto gerundense le restan dos jornadas, la primera de ellas, este domingo, en La Nucía. El resultado de ese envite acotará aún más las probabilidades blanquiazules, para bien o para mal.

Lo más rápido

El tránsito menos estresante para la SAD propiedad de Enrique Ortiz pasa por enlazar dos triunfos en cinco días. Vencer en las visitas consecutivas de Cornellà y Lleida al Rico Pérez certificaría el ingreso inmediato en la Pro. Hacerlo significaría que los blanquiazules no pierden como locales en la segunda fase... y eso es mucho decir para un proyecto que esta temporada ha sido de todo, menos regular. El calendario se comprime. La supervivencia de la entidad en vísperas de su centenario está íntimamente ligada al desenlace de un curso insólito en todos los sentidos posibles.

Cuadro con los datos y el camino que le queda a cada equipo hasta el final de la competición. P. R.

La madre de todas las batallas se libra este mismo sábado. La igualdad es infinita. Cinco entidades, todas con su particular historia oscurantista, pugnan por alguna de las dos plazas que permiten el simulacro de ascenso que propugna la Federación. Lo hace para dotar de una grandeza que no tiene a la invención de una categoría en mitad de una epidemia planetaria con la ruina amenazando con engullirlo todo, al fútbol no profesional antes que a ningún otro

Cuatro mil personas puede meter en el estadio la directiva blanquiazul y esta vez, sin la voracidad recaudatoria de Juan Carlos Ramírez en la toma de decisiones, parece dispuesto a conseguirlo. Ha rebajado los precios, ha dado facilidades, el horario es aceptable (sábado, 18 horas) así que es fácil presuponer que el respaldo de los fieles será lo único que seguro no fallará.

El Hércules ha conservado este fin de semana la segunda plaza por dos centésimas en el coeficiente clasificatorio, que se obtiene de dividir los puntos obtenidos entra las jornadas disputadas. El dato no valdrá cuando todos alcancen las 26. Hay dos modos de llega a la Pro, apuesten por uno.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats