Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Federación retrasa tres horas el Hércules-Lleida, que se disputará a las ocho

Competición acepta las alegaciones presentadas por ambos clubes de manera conjunta para evitar disputar el decisivo encuentro en el momento de más calor

Los jugadores del Hércules celebran un gol de Abde.

Los jugadores del Hércules celebran un gol de Abde. Alex Domínguez

Satisfacción a medias, pero satisfacción. El Hércules ha conseguido que la Federación Española de Fútbol (RFEF), poco dada a variar sus dictámenes, haya cedido ante el deseo del club blanquiazul de retrasar lo más posible el encuentro contra el Lleida del próximo miércoles, 19 de mayo. La entidad, que presentó al comité de Competición un pliego de alegaciones firmado también por el cuadro ilerdense, ha logrado que la cita, crucial a todos los niveles posibles, se retrase tres horas.

En lugar de a las cinco de la tarde, el partido, penúltimo de los alicantinos esta temporada y último del equipo como local este curso, pasa a disputarse a las ocho de la noche, un horario que sortea la franja de más calor y facilita la presencia de público en las gradas, siendo como es, una jornada entre semana... vital para el proyecto.

En el último precedente similar, ante el Llagostera, el Hércules se vio obligado a regalar invitaciones a los integrantes de su fútbol formativo para no dejar libre buena parte de las 2.000 localidades que la conselleria le permitió poner a la venta. En esta ocasión serán el doble. La baja incidencia de contagios covid ha llevado al Consell a relajar algunas restricciones, entre ellas la de acceso a los recintos deportivos.

Es un triunfo a medias, pero es un triunfo. El Hércules ya vio como Competición rechazaba la solicitud de jugar el envite frente al Lleida –aplazado en su momento por la detección de contagios por coronavirus en el cuadro catalán–, una semana después de la fecha fijada para el final de la Liga, aunque dentro del mismo mes. No hubo manera, y eso que la reclamación herculana se justificaba por el amontonamiento de partidos sin apenas tiempo de recuperación en el tramo clave de la Liga.

La RFEF desestimó la propuesta asumiendo que el agravio que sufrían los alicantinos era forzoso y motivado por un imprevisto que no puede ser anticipado y que puede afectar a todos los clubes, antes o después. El Hércules aceptó la resolución a regañadientes, pero en aquella derrota se cimentó la victoria siguiente.

Hércules, esta vez sí, ha sido respaldado en su demanda federativa por el club catalán, algo que no estuvieron dispuestos a hacer ni Llagostera ni Badalona. El primero se negó a adelantar 72 horas su viaje a Alicante a pesar de que en la fecha propuesta por el Hércules no tenía programado ningún partido (descansaba), y el segundo aprovechó el daño causado a los blanquiazules para ahondar más en él adelantando el enfrentamiento entre ambos todo lo posible para dejar casi sin descanso a la plantilla de Manolo Díaz).

El final e curso está a la vuelta de la esquina. En menos de 8 días, el bloque alicantino vivirá tres encuentros sin vuelta atrás. Necesita sumar 5 puntos. Si los consigue, empezará el que viene en la Liga Pro. La primera batalla, aunque sea en los despachos, ya está ganada.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats