Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grito de redención para el Hércules

El Hércules afronta esta noche su primer partido de todo o nada de la temporada sabiendo que si hoy pierde frente a un rival directo, el año que viene estará en la cuarta categoría del fútbol español

Tano, Romain,Pastorini, Abde -semiescondido- y Pedro Sánchez invitan a sus compañeros a festejar un gol en el Rico Pérez.

Tano, Romain,Pastorini, Abde -semiescondido- y Pedro Sánchez invitan a sus compañeros a festejar un gol en el Rico Pérez. Alex Domínguez

Llega un día en que ya no quedan más. Ese día es hoy. El primero de un año que se recordará por múltiples desastres, muchos futbolísticos. El Hércules tiene ante sí la ocasión de irse a dormir dependiendo de sí mismo, de poder tener el control de eso otro tan perturbador que es el futuro. Para que eso suceda, solo le vale un resultado: la victoria. Un empate le mantiene con un hilo de vida, pero de una asistida con fecha de caducidad que no irá más allá del domingo con casi toda seguridad.

La derrota abriría la puerta a un mundo desconocido, intransitado, inhóspito, destructivo. Perder es morir. Caer a la cuarta categoría del fútbol nacional es alejarse cada vez más del fútbol profesional, arrojarse al vacío sin red ni paracaídas. Si la plantilla blanquiazul no quiere ligar su nombre al despropósito más sonrojante en la historia de una entidad casi centenaria, deberá sacudirse de encima las dudas y las cuitas e irse decididamente a por el Lleida.

Especular nunca es el camino. Sin Kévin Appin, que no volverá a vestir la blanquiazul –como mínimo, esta temporada–, Armando y Moyita están obligados a equilibrar el juego alicantino para no convertirlo, como sucedió frente al Cornellà, en un traslado anodino de la pelota de banda a banda sin ninguna profundidad y a una velocidad impropia de la calidad de los jugadores herculanos.

Manolo Díaz tendrá que recobrar el concepto colectivo que le dio excelente resultado contra el Llagostera. Aprovechar las diagonales de Abde y Pedro Sánchez para ganar superioridad por los laterales. Regresa Raúl Ruiz. Será titular. No está al 100%, pero es ahora o nunca. Su recambio, por si se resiente antes de hora, será Tano Bonnín, que también ha recibido el alta. Si el dominicano al final no juega, será una gran noticia, así de extraño es todo.

El otro cambio en el once que valora el preparador madrileño afecta al ataque. La capacidad que demostró Buenacasa el sábado, su energía, al entrenador del Hércules le gustó más que las dificultades para encontrar movilidad entre líneas de Pastorini. El Lleida no defiende tan bien como el Cornellà, pero el hecho de que a los catalanes sí les valga el empate, puede agudizar su gusto por el trabajo de contención. Dos delanteros también es una fórmula apetecible cuando prevés potenciar el juego por fuera y los centros al área en un 4-4-2 clásico.

El resto de bloque es claro, con Moisés Romain y Álex Martínez acompañando a Raúl atrás; Pedro Sánchez y Abde flanqueando a Moyita y Armando; y Manu Garrido como principal referencia ofensiva.

Es el momento de sacar todo lo que cada cual lleva dentro. No hay margen de maniobra. Un tropiezo resultaría insalvable, de ahí que la intensidad y la concentración se antojen determinantes. Cometer fallos de marca como los que firmó Javi Pérez hace cinco días, o el despiste en la defensa de un saque de esquina al filo del descanso esa misma tarde mandan al Hércules a un pozo de cieno del que le será muy complejo salir en el corto y el medio plazo.

Enfrente, el Lleida de Manuel Casas, «Molo, vive preso de una paradoja siniestra que hace que a su equipo, sobre el papel, le venga mejor empatar que ganar en Alicante. Si sale victorioso, los blanquiazules viajarían a Llagostera sin ninguna motivación y los ilerdenses necesitan que los gerundenses pinchen en la última jornada para que ellos puedan ingresar en la Pro superando a La Nucía en el Camp d’Sports. Es retorcido, pero casi todo lo es en esta temporada. El preparador del cuadro leridano llegó anoche a Alicante con las ausencias del mediocentro Chavero, el central Fall, el lateral izquierdo César Soriano y el extremo diestro Álvaro González, todos potenciales titulares. No se puede fallar más, si se falla, adiós.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats