Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ortiz devuelve el órdago: «Si el Ayuntamiento no me apoya, le doy las llaves del Hércules»

El club pide una reunión con Luis Barcala y el constructor asegura que está dispuesto a irse, si no lo quieren, o seguir al frente, pero solo si hay una implicación de la ciudad en el proyecto

Luis Barcala y Enrique Ortiz, en el palco del Rico Pérez. Jose Navarro

Enrique Ortiz, propietario del Hércules, no solo está dispuesto a responder al envite del Ayuntamiento de Alicante –que ha mostrado a través del alcalde, Luis Barcala, y del resto de grupos municipales, su deseo de que el empresario deje el club que gestiona desde 1999 tras la catástrofe consumada este fin de semana con el descenso a la cuarta categoría del fútbol español–, sino que lo devuelve aumentando la apuesta y planteando lo que, a la postre, resulta un órdago: «Si el Ayuntamiento no me apoya, le doy las llaves», es el resumen puesto ayer en boca del constructor por interlocutores cercanos al mismo.

Ortiz, según fuentes de su entorno, no quiere desafiar a la Corporación municipal, pero hace un planteamiento que no carece de lógica: si se dice que el Hércules es patrimonio de la ciudad, no es posible que siga siendo gestionado por un empresario al que, quien ostenta la representación de esa ciudad –el Ayuntamiento–, y singularmente su alcalde, ha restado «toda credibilidad» para continuar y contra el que está alentando una manifestación para que se vaya. En ese sentido, la cuestión es clara: si la Corporación no quiere que siga, Ortiz se irá, sin reclamar ningún tipo de deuda, pero alguien tendrá que hacerse entonces cargo de la entidad blanquiazul.

El Hércules pidió formalmente ayer una reunión al primer edil, encuentro al que pretende –si se concede– acudir Ortiz para explicar claramente cuál es su postura. El constructor cree que la gestión económica del equipo ha sido positiva, entre otras cosas porque se ha ido haciendo frente puntualmente a las deudas que la entidad tenía con la Administración y se han invertido, sin retorno alguno, más de 70 millones de euros desde finales de la década de los noventa del siglo pasado.

Solo está temporada, según el club, se han gastado 4,5 millones contra unos ingresos de prácticamente cero euros, y el pasado ejercicio la cifra sobrepasó los 3 millones. Sin embargo, deportivamente el club está en el peor momento de su historia, muy lejos de las categorías profesionales. Ortiz planteará al Ayuntamiento de Alicante que, si considera necesaria su marcha, no pondrá ningún impedimento e, incluso, que condonará la deuda de más de seis millones de euros que asegura que la entidad mantiene con él. Y que si el alcalde, o la Corporación en pleno, es capaz de aglutinar a un grupo de empresarios para que se hagan cargo del equipo de la ciudad, él pondrá la misma cantidad que aporte el que más invierta, pero quedándose al margen tanto de la propiedad como de la gestión.

Lo que, según fuentes cercanas al empresario, no se entendería es que se mantuviera al frente del equipo mientras el Ayuntamiento alienta manifestaciones en su contra, por lo que, en ese caso, abandonará la entidad «dejando las llaves» a la Corporación para que haga con el club lo que estime conveniente. «Ortiz cree que si en 1999, con el equipo al borde de la desaparición, fueron los grupos municipales del PP y del PSOE, especialmente el primero, con una gestión directa en aquel momento de Zaplana, presidente de la Generalitat, y Alperi, alcalde de Alicante, los que le pidieron que se hiciera cargo del club, ahora no tendría sentido quedarse si esos mismos partidos y el resto de los que forman parte de la Corporación quieren que se vaya», declararon fuentes próximas al constructor. Según las mismas fuentes, Ortiz está dispuesto a seguir, pero reclama una implicación de todos los sectores de la ciudad, incluido el Ayuntamiento, en el apoyo al equipo. «Si el Hércules es un emblema de Alicante, no puede ser que todo el mundo se desentienda».

Declaración Institucional

El camino iniciado por el alcalde Barcala el martes –recibiendo a miembros de cuatro agrupaciones de aficionados de las diez que se congregan en el estadio–, sigue hoy con la lectura, y posterior aprobación unánime en el Pleno, de una Declaración Institucional en la que todos los grupos reconocen que son sensibles a la demanda de cambios en la SAD de una porción de la hinchada.

En el segundo punto de la DI, (que incluye cuatro), se dice que el Ayuntamiento «exhorta a los actuales propietarios de la entidad a actuar de forma generosa y responsable en la defensa de los intereses» del club. El tercero revela que la Corporación «desea trasladar a la propiedad la necesidad de que cuente con la afición para la búsqueda conjunta de soluciones ante la negativa marcha del equipo y la institución deportiva».

Mientras todo esto sucede, el empresario, dijeron esas fuentes, no piensa vender el club, salvo que fuera a empresarios que hubieran demostrado su solvencia y su relación con Alicante. En ese sentido, resta cualquier validez a supuestas ofertas aparecidas en las últimas horas por parte de inversores que ni siquiera han querido que sus nombres se hicieran públicos.

Manifestación permitida

Por el contrario, sí considera que si el Ayuntamiento apoya manifestaciones contra él (ya está aprobada la del domingo, a las 11 de la mañana, con salida en Los Luceros), no será necesario que esta llegue a celebrarse porque, antes, prefiere ceder el club a la Corporación para que ella decida qué hacer con él, y no enfrentarse con la misma, algo que, de acuerdo con su entorno, «no tendría sentido alguno».

El Hércules vivirá en 2022 su centenario. Esta crisis, sin embargo, pone en riesgo que llegue a cumplir el siglo si el Ayuntamiento no quiere que Ortiz siga al frente de la entidad blanquiazul sin que hayan surgido empresarios que quieran y puedan hacerse cargo de ella.

Seis peñas se desligan de la protesta del domingo

A través de un comunicado, seis peñas, Hijos de Zeus, Herculanos Sin Fronteras, Guerreras Herculanas, Sentimiento Blanquiazul, El Altet y El Penalti, se han desligado de acción de protesta liderada por Unidad Herculana y Asociación de Herculanos fijada para el domingo en contra de la gestión de Enrique Ortiz como dueño del club. «Nuestra voz y opinión no pueden ser suplantadas por miembros que actúan de forma independiente a las mismas y que no han sido elegidos democráticamente por ninguno de sus miembros», aseguran en su escrito conjunto.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats