Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ramírez vincula su continuidad como inversor al modelo de club que elija Ortiz

El socio del empresario se mantiene firme en su intención de no formar parte del día a día

Juan Carlos Ramírez fuma en el palco del Rico Pérez. | ALEX DOMÍNGUEZ

Mientras se apagan los rescoldos de la multitudinaria protesta en contra de los 21 años de administración Ortiz en el Hércules, va pintándose con trazo grueso el primer boceto de lo que debe ser el club a corto y medio plazo. Lo principal en ese punto es saber quién o quiénes serán los compañeros de viaje que ayudarán al constructor a cargar con el peso económico de la entidad, que continuará bajo su control salvo vuelco muy poco probable de los acontecimientos.

El primero en esa lista sigue siendo Juan Carlos Ramírez, que hace dos meses que decidió apartarse del día a día de la SAD, a la que sigue ligado a través del paquete accionarial que posee por medio de la sociedad limitada Zassh Tecnológica, cuya titularidad comparte al 50% con la familia Ortiz. El empresario de origen vasco no tiene intención de romper el acuerdo que mantiene con el magnate alicantino, de hecho, liga su continuidad al modelo de gestión que elija el dueño.

Ambos socios no hablan cara a cara desde hace tiempo, sus comunicaciones se reducen a mensajes telefónicos, pero la cordialidad entre los dos no se ha resentido pese a la distancia. Ramírez acatará la decisión de Ortiz, respaldará lo que decida cuando este tenga claro qué Hércules pretende tras la caída a la cuarta categoría del fútbol español.

El exdueño de Toyota en la provincia considera –igual que Ortiz– que la inversión en el nuevo proyecto debe ser proporcional a la categoría en la que competirá el Hércules el próximo curso. También estaría dispuesto a librarse de su paquete accionarial si todas las partes llegan a la conclusión de que es la solución más conveniente.

Ampliación de capital

El 30 de junio está fijada la junta general de accionistas del Hércules, que en su orden del día prevé un aumento de capital social de 4,3 millones mediante la emisión de otras tantas acciones para compensar los créditos, o sea, las inyecciones de liquidez de ambos para cumplir con todos los pagos del equipo e impedir con ello que la SAD genere deuda, algo que provocaría que el administrador concursal instara a la liquidación de forma automática.

Si Ortiz encuentra nuevos compañeros de viaje, Ramírez no ocasionará problemas y pondrá fin a su ciclo blanquiazul de manera amistosa. Pero para que eso se concrete definitivamente, el constructor ha de tener claro qué quiere hacer con las acciones, con todas ellas. Dos de sus colaboradores le han puesto en contacto con dos posibles interesados en entrar a formar parte de la gestión, pero Enrique Ortiz muestra reparos a las condiciones que ambos le exigen para ayudarle a correr con los gastos de la temporada.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats