Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UN GOL AL ARCOIRIS

Un trilero en el Tossal

Manifestación contra Ortiz

Manifestación contra Ortiz

En un rincón del Tossal, bajo uno de sus numerosos pinos, monta su chiringuito acompañado de sus compinches, de su gancho. Una mesita de las de la playa de toda la vida, tres cubiletes y una bolita. Empieza el show, cambiando con rapidez inusitada la bolita de cubilete en cubilete sin parar de hablar, de sembrar el desconcierto entre los potenciales primos, víctimas, congregados a su alrededor y los observadores del timo más genuino de las calles españolas. El trilero da comienzo a su función. Todos los roles están repartidos. Comienza perdiendo con el gancho para atraer al incauto, al lila, poco a poco atrae su atención, su ambición, y termina por limpiarle el bolsillo. Veinte años ejerciendo y todavía hay cándidos que creen en sus promesas, en sus soluciones. Póngales nombres a los fulleros que acertarán.

El máximo accionista del Hércules viendo su popularidad por los suelos, a la afición pidiendo su cabeza, utiliza la vieja táctica de intentar apaciguar rebeliones comprando voluntades. Recurre al truco más utilizado en política para que nada funcione, crear una comisión, un chiringuito rodeado de boato. El CSH. El Consejo Social Herculano. Tres conceptos en uno, órgano de gobierno de orientación perteneciente a la sociedad y de la familia herculana. Casi nada. Que bueno es nuestro presidente que nos lleva de excursión. Uno por peña, todos contentos, los veteranos, y un secretario para levantar actas. Tras ver atónitos como el gobierno pasa de las recomendaciones e informes del Consejo de Estado, cree de verdad la propiedad que con la creación de ese Consejo Social puede revertir la situación de animosidad en contra de su gestión, o más bien pretende crear cortinas de humo para que se hable de otra cosa que no sea de lo importante: Irse. Hartazgo de una afición y una ciudad. Si no fuera por la tristeza que emana del herculanismo sería para echarse a reír a carcajadas. Ni la tienen ni la conocen.

El desatino va a más. Con tal de no dar su brazo a torcer, retuerce la lógica, y se saca otro as de la manga. Un showman que distraiga a la afición, a los medios y si se tercia a Alicante entera. Un presidente frustrado a serlo del Barça, a gestionar el club alicantino. De intentar presidir una de las entidades deportivas más importantes del mundo a dirigir, como manager general, figura que nunca triunfo en el futbol español, los destinos de un club de provincias venido a menos en la cuarta división nacional. Nos hemos vuelto locos todos, o aquí hay gato encerrado, y como salga de estampida más de uno va a tener que requerir los servicios de urgencias médicas. Se puede saber a qué juega el señor Freixa, azote del madridismo. Del sabem a que jugem, como lema de su derrotada candidatura a ¿sabem que fem al Hércules, nano?Un componente de las directivas culés que han llevado a la ruina al Barça pretende salvarnos del abismo. Ver para creer. Un efecto óptico, otro engaño visual, u otro listo que se suma al despropósito con aquello de que a río revuelto, ganancia de pescadores. Pero de quién es el anzuelo, y la plomada, e incluso la caña.

Faenas de aliño para marear a la afición encabronada. Para que todo siga igual, mueve los muebles de la casa. Crea un caos de noticias, de sorprendentes decisiones, de falsas expectativas, mientras sigue manejando a su antojo el poder que le dan sus acciones, las que no está dispuesto a vender, que es lo único que demanda la afición, la ciudad. Erre que erre, sigue a lo suyo. Otros terceros que vienen y van, otro más como fueron Pina y compañía. Otro timo más. Y en estas aparecen desde la opacidad compradores por dos euros, haciéndose cargo de las deudas millonarias claro. La CAM por un euro, el Hércules por dos. Qué clase de gestores hemos tenido. ¡¡Santa Faz Divina!!

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats